You are currently browsing the tag archive for the ‘periodistas’ tag.

Imagen

El diez es fragmentario, aislado y solitario.  Es Riquelme trotando la cancha como si la gloria, la hinchada, los compañeros y la vida, no dependieran de su jugada.  La única jugada.  Andando la cancha. Con ligereza, con estilo. Casi flotando sobre el césped. En diagonal, el ídolo de Boca, se acerca a su compañero y le pide la pelota.  La recibe.  Y con esa mirada en la espalda, la toca con el borde derecho del botín izquierdo poniendo el pie a 3 centímetros del suelo y  en un ángulo de 48 grados exacto para que el balón rebote con su chimpún y con una potencia media perfecta haga una rosca magnífica. Una curva que es una elipsis en realidad, para que el balón corra y corra y llegue a su destino. El destino de todas las pelotas que salieron del pie de Riquelme. El destino del pase gol. El balón cruza en diagonal 25 metros, entre 3 jugadores y dos líneas de 4. El delantero quedó solo. Riquelme lo mira. Su trabajo es una obra de arte perfecta y efímera, que sólo será valorada si ese balón se convierte en tres letras unidas y gritadas.

No importa los otro nueve jugadores de campo que corren, retorna, presionan, incitan, hostigan faulean, tocan, proyectan, traban, destruyen, cortan, cruzan y cierran. Solo importa el ballet suave y lento y cadente (y decandente) de Riquelme, Zidane, Valderrama, Cueto, Maradona y Bochini. Solitarios del campo. Seres aislados y hostigados.  Acosados por la marca y por la insistencia para que marquen. Especialistas del toque, la rabona, el taco y el sombrero. Nada de lo que hacen es mediocre o mediano. Simplemente lo hacen perfecto. El pase largo en curva, el pase corto en diagonal. A tres dedos, con el empeine o con la parte interna. De bolea, contrabote y de cuchara. No saben jugar mal. Y sin embargo, son solitarios en la profundidad de su conocimiento del fútbol. Son intermitentes pues no siempre tiene el balón e inexistentes cuando se tiene que recuperar la pelota.

El genio es una luz solitaria en una cancha oscura. El 10 es esporádico  y oscilante en su brillo. El 10 conoce muy bien la mitad del fútbol, pero del resto, poco o nada.  El genio es perseguido, acosado, aislado y  presionado. Es arrinconado a las bandas, o empujado casi hasta la defensa. El 10 tiene que buscar espacios en la primera línea de volantes y esconderse como un mediocampista de marca. El creador tiene que vestirse como un extremo y usar su velocidad para desbordar. El enlace se tiene que contentar con meter goles y tocarla poco. Ser un segundo delantero a destajo. Un pasador y estorbo de la defensa rival. Ahí está Pirlo y sus pases kilométricos, Messi y sus diagonales desmedidas, Cassano y su regate cerca del arco y el pobre Baggio y sus segundos tiempo demoledores.

El 10 ve como los volantes mixtos nacen y renacen en la cancha mientras su raza ya está en vías de extinción. Los mixtos que crean medianamente bien, que quitan muy bien y que están en muchas zonas del campo. Ellos son las nuevas estrellas del fútbol moderno. Los Busquets, los Gerards, los Xavis, los Farfán. Los talentosos que decidieron trabajar, marcar, trajinar y regresar.  Los medianamente buenos en todo. La medianía los vuelve rápidos, colectivos, solidarios, ubicuos. La medianía hace de los mixtos expertos en nada y especialistas en todo.  Son los que juegan 90 minutos cada tres días. Los que nunca faltan en las dos áreas. Los que presionan y salen limpio.  Los multitalentos que cabecean bien, patean bien, marcan bien y arman bien. No son genios pero son generosos. Comparten su trajín y perpetúan su raza.

Los 10 en su profundidad y genialidad son discontinuos, aislados, mono talentosos, creativos,  sorprendentes e inspirados. Pero nunca previsibles. Son tan buenos que no sabemos cuándo aparecerán y menos dónde lo harán. Los mixtos son dinámicos, estudiosos, previsibles, planeados y obedientes. Son tan predecibles para entrenador que son perfectos para la táctica y el orden. La medianía les da velocidad y permanencia en el juego.

El conocimiento profundo de algo es una utopía y eso no lo saben los número 10.  Aun creen en la locura de pensar que podrán lograrlo. Que podrán adquirir el conocimiento máximo. Que lograran la jugada perfecta, el juego perfecto, la performance ideal. Que serán los mejores que alguna vez existieron,  con un talento único e inigualable. Ellos no saben ser alguien en la superficialidad. No creen en la experiencia y menos en el compartir su talento. No se ubican en la velocidad y son egoístas en el momento de repartir.

En este mundo de la información sin límite los que triunfan son los superficiales, que encuentra a gran velocidad lo que quieren.  Los medianos, que no son geniales pero son confiables. Los mixtos que saben hacer regularmente todo bien. Los velocistas que adquieren mas y mas conocimiento y están ávidos de aprender. Los multitareas que comparten su conocimiento para que otros, como ellos, aprendan mucho y más rápido.

El fútbol es una mala imitación de la vida. Un remedo fácil de nuestra existencia. Un espejismo turbio de nuestra realidad.

Pensemos en nuestra profesión ahora. Recordemos la clásica proclama de ¡Yo soy redactor!, que se escucha en cada nueva redacción integrada cuando le piden a un periodista tomar una foto. El grito “Yo solo tomo fotos” de cada fotógrafo sublevado que quieren obligarlo a hacer videos. El “Yo trabajo para el periódico” de los redactores valientes  que no quieren publicar en la web. En el cronista que se arrancaría los dedos antes de subir un tuit de 140 caracteres o del reportero que se desangraría antes de intentar transmitir en vivo con su celular.

La profundidad fue el hábitat de los periodistas. Ellos: los filtros de la realidad, los grandes contadores de los sucesos. Debían ser profundos, acuciosos, y detallistas a más no poder. No había espacio para la selección porque no había de donde escoger. Solo un dato único y escondido en las profundidad de una fuente.

El periodista siempre fue un 10. Un creador. Un talentosos de la investigación profunda. Un publicador que se ganó el ser arrogante en base a la exclusiva. ¿Podrán estos periodistas sobrevivir en un mundo de velocidad, superficialidad y medianía?

Yo creo que un hombre de prensa puede ser un periodista multitalento, un comunicador que abrace las tradiciones de la profesión pero con las nuevas técnicas del mundo digital.

Anuncios

Cada vez más redacciones periodísticas convergen en distintos medios del mundo, pero aún, muchos periodistas y medios de comunicación, se preguntan: ¿Cuáles son los beneficios de integrar las distintas redacciones de un grupo de medios en una sola redacción integrada? ¿Solo sirve para reducir planillas? ¿Se logra un proceso productivo más eficiente?

A mi entender, la integración de redacciones periodísticas solo puede funcionar si a su vez hay una convergencia  multidisciplinaría de otros departamentos que son parte del proceso productivo de un medio de comunicación online y offline ¿A qué me refiero? A la integración de los departamentos de diseño, programación, comercialización y periodístico.

Un grupo de medios debe comprender las siguientes integraciones:

Periodistas – programadores

Los dilemas de los medios periodísticos en Internet parten no solo en términos de producción noticiosa sino también en la compresión de la arquitectura de una web y la interpretación de la Internet. Periodistas y programadores deben trabajar de la mano en: la creación de algoritmos para la organización de las noticias y  la creación de administradores de noticias con lógica periodística que ayuden a integrar el trabajo de los medios que convergen.

Además y de manera primordial los periodistas deben aprender la lógica del código abierto, de la libre autoria, del hacker, como bien lo describe Mancini en su último libro (Hackear el periodismo) . Un trabajo basado en la creación colectiva permanente, abiertos a los cambios y al remixeo de información,
en  una labor de beta infinita (periodistas post Gutenberg)

Periodistas – diseñadores – programadores

Durante los últimos años el trabajo de diseñadores y programadores se ha ido integrado dado el vínculo que existen entre ambos departamentos en la creación de una web. Sin embargo los periodistas han intentado mantenerse al margen de este trabajo de creación, dado su vínculo a la labor en los diarios impresos en donde los diagramadores son los que se hacen cargo de todo el trabajo de presentación de la noticia.

Con esto no quiero decir que los periodistas aprendan a diseñar o programar (es mucho pedir, quizás en un futuro) pero si que intervengan en las labores de organización de la información en un sitio de noticias. Los periodistas deben entender de tags, de links, de palabras claves.

No solo en términos periodísticos sino también en términos de Google, buscadores y sistemas de organización taxonómica. Los periodistas deben estar inmersos en saber cómo presentar las noticias y cómo organizarlas en esta maraña infinita de información que es la red.

Periodistas – publicistas

Periodistas y publicistas deben integrar sus trabajos para encontrar juntos un nuevo modelo de negocios para los medios en la web. Deben idear nuevas formas de atraer a los anunciantes para publicitar en el sitio. Esto como parte de lo que ya escribí sobre usar la lógica de Google y Facebook para crear un nuevo modelo de negocio para los medios en Internet.

Los periodistas deben estar vinculados a las creaciones de campañas y auspicios. Deben ser los primeros en vincular las noticias con la publicidad y los tags con los anuncios. Deben ser capaces de organizar campañas con anticipación de eventos programados y  producir noticias que puedan tener vínculos con la publicidad, sin intromisión de la línea editorial.

Periodistas tradicionales  y ciberperiodistas 

Esta integración es la que todos llevan a cabo pero siempre de manera inversa. La web siempre es la que se integra al periódico, canal de televisión o radio. Nunca son estos grandes medios que comienzan a girar en torno a la web, como debería ser la transición natural. La web es, entre muchas cosas, un multimedio integrado, en si mismo, que es capaz de organizar, en su procesos productivo, a diversas medias. (Mirar el ejemplo de The Guardian que dará prioridad a la web sobre el papel)

Antes de una integración de la redacción del periódico con la redacción de la web (por ejemplo) debe haber una consolidación del segundo en su proceso de producción noticiosa. Primero desintegrado para luego ser integrado. La redacción web primero tiene que trabajar y consolidar  su convergencia  con los departamentos de programación, diseño y publicidad, antes de lograr converger sus labores con las redacciones tradicionales.

Todos los contenidos que generan un periódico, una radio y un canal de TV pueden ser administrados y distribuidos por una plataforma web. La web es una plataforma multimedial y multidisciplinaria que podrá transformar al periodismo cuando estos hagan un divorcio amigable con los modelos impresos de “las redacciones” (hasta el nombre lo describe claramente). Los medios de comunicación y los periodistas deben integrar su labor  para ser parte de una plataforma productiva multimedia pero también multidisciplinaria.

La imagen del inicio es de una infografía (cortesía de Cobertura Digital)  de La Nación de Argentina, que describe su propia integración de redacciones.

Desde hace dos años dicto un Taller de Periodismo Digital en la Universidad Católica. Es un curso de noveno ciclo. En mi clase paso de la parte teórica, sobre Internet y su influencia sobre el periodismo, hasta un lado práctico con aplicaciones. Sin embargo, este curso de 6 horas semanales no basta para todo lo que no se enseñó durante cinco año de carrera (2 de generales y 3 de especialización)

El dilema de las universidades esta en que no están logrando formar profesionales para el futuro, sino tan solo para el pasado. Las facultades están en una verdadera crisis en cuanto a la formación de profesionales. Los egresados en periodismo salen a una realidad para la que no fueron preparados.

Acá detallo las razones de esta crisis:

1- Primero, las facultades preparan a los estudiantes para ejercer el periodismo en un mundo donde la información era supuestamente escasa, y sin embargo, con Internet ahora existe una sobreabundancia de la información. En una época en el que utilizamos Google para lograr ubicar la información, los periodistas tienen que ser recolectores, curadores y agregadores de información.

2- Los estudiantes son preparados para ser los únicos capaces de publicar noticias en medios masivos. Pero ahora cualquiera puede publicar en blogs y microblogs y hacerlo masivo con la viralización vía redes sociales. El cartel de “enviado especial” y “en exclusiva” se vuelve risible por las herramientas como Twitter, Blogger y Youtube, en donde cualquier personas puede publicar noticias.

3- A los estudiantes les inculcan el entender a la opinión pública como un supuesto imaginario, cuando la audiencia ahora está ahí: activa, participativa y productiva. Ahora la opinión pública es tangible gracias a las redes sociales. La audiencia es viva y hay que analizarla permanentemente.

4- A los nuevos periodistas se le hace entender que sus noticias está dirigidas a lectores, oyentes y televidentes. Sin embargo, ahora esta audiencia se ha transformado en prosumidores, un público que consume y produce información. Que recibe pero entrega. Nunca más un lector pasivo.

5- A los estudiantes se les forma para ser un periodista de prensa, televisión o radio, pero no se les indica que ahora deben ser periodistas multiplataforma con varias habilidades centradas en un solo objetivo: la noticia.

6- Se egresan periodistas formados para que ellos decidan qué es noticia, cuando esta no es la única posibilidad de jerarquizar. Esta labor ahora es compartida con la audiencia y hasta con valores algorítmicos.

En Medios Digitales de El comercio buscamos curadores de información, especialistas en redes sociales, videorreporteros, editores de flujos informativos y productores de noticias multimedia. Todos puestos de trabajo que no tienen una formación en una universidad, sino que se forman en la práctica del trabajo diario. La universidad forma: redactores de periódicos, reporteros de televisión, cronistas de revistas y reporteros de radio.

Las noticias ahora son veloces, superficiales y superabundantes. La data commodity nos inunda y el ejercicio superprofesional de las noticias es muy necesario. Las investigaciones exclusivas, las crónicas de buena pluma, las fotos abridoras y los reportajes impactantes son más valiosos que nunca para lograr información premium. Sin embargo todos estos géneros adquieren valor, si comprendemos que el periodismo ha cambiado.

Tal como lo describe Jean Francois Fogel y Bruno Patiño en su libro “La prensa sin Gutemberg” “Internet no significa un soporte más; significa el final del periodismo tal y como se ha vivido hasta ahora”. Entonces las facultades de comunicación tienen que cambiar.

En un ensayo de Sala de Prensa escribí algo más sobre el tema: Internet y la Transformación del Periodismo

periodista2

Lo que nos debe quedar claro, a estas alturas del camino, es que en estas épocas de web 2.0 las empresas que han tenido éxito tuvieron que renunciar a alguno de sus principios esenciales en el mundo físico y escribal. Acá algunos ejemplos:

Wikipedia renunció al control editorial central y se la entregó a los usuarios, Napster renunció a la idea del catálogo musical único, para reemplazarlo por los playlist de millones de usuarios, Google renuncio a los grandes clientes y optó por los pequeños anunciantes a través del Adsense (hasta que compró Doubleclick) y Amazon renunció a contar con un establecimiento físico y optó por un exposición de libros casi infinita en la red.

Entonces ¿A qué debe renunciar el periodismo para intentar tener éxito en la web 2.0?

1.- Debe renunciar al ser el único que jerarquice la información. Ahora los usuarios, el tiempo, o hasta un robot algorítmico, pueden también hacerse cargo de ese trabajo. Ejemplos como Digg nos han enseñado que los usuarios también pueden decidir su portada. También están los blogs y Twitter que nos han aleccionado que ahora la información más importante es la última publicación. Mientras que Google News, con su algoritmo, nos ha entregado una nueva portada de noticias definida por un robot.

2.- Debe renunciar a la alerta informativa. La información de último momento, antes patrimonio de la radio y la televisión en vivo, ahora es propiedad de los usuarios a través del Twitter y el Facebook. Ni la red de periodistas en calle más grande del mundo podrá con la cobertura que realiza cualquier persona con un celular multimedia y una conexión a Internet.

3.- Debe renunciar al acceso exclusivo a la información. Antes los periodistas tradicionales eran profesionales privilegiados que podían llegar a información exclusiva, en un mundo de escasez. Ahora con la red, cualquier persona puede acceder a documentos públicos, fuentes de información, hemerotecas, bases de datos, videotecas, entre otros muchos tipos de información de acceso público, a través de Internet. Ahora los periodistas tienen que ser expertos navegadores en un mar de información.

4.- Debe renunciar a ser los únicos privilegiados de publicar noticias. Ahora los periodistas deben entender que lo que ellos definían como lectores, televidentes u oyentes, ahora son usuarios, y aún más que eso, son ‘prosumidores‘: productor y consumidor de información. Ahora los blogs son una fuente inagotable de información noticiosa creada en muchos casos, no por periodistas, sino por usuarios.

5- Debe renunciar a la exclusividad de una noticia en un medio. Parte de la cultura de la información en Internet está en el compartir y redefinir la información permanentemente. Las noticias deben ser para compartir siempre. El periodista debe ambicionar que su noticia sea linkeada, retwitteada, googleada, indexada, recomendada y hasta copiada en cualquier otro medio o plataforma (respetando siempre la fuente de la noticia). La noticia debe trascender a su propio medio de publicación.

hipervinculos

Leía el artículo de Jeff Jarvis sobre, como AP tiene la intención de cobrar a quienes enlacen o citen sus contenidos, y me quedó muy claro que los medios tradicionales hacen todos los aspavientos para adaptarse al nuevo paradigma digital, pero en el momento que tocan su negocio, reaccionan con vehemencia, con medidas que solo producirán su propia destrucción.

Qué quiero decir. Quieren comportarse con los principios escribales en un mundo electronal (términos de Zapata y Biondi). Quieren creer que Internet no ha cambiado la concepción social, económica e intelectual del mundo. Los medios tradicionales no quieren aprender de los errores que llevaron a la debacle a la industria discográfica (a pesar del cierre de Napster). Otra vez quieren ser romanos en un nuevo mundo de bárbaros (de los de Baricco). Otra vez piensan que la mejor forma de preservarse es restringir el acceso al conocimiento.

Una de las características más notorias de los nativos digitales es que comparten su conocimiento. No lo guardan, ni lo atesoran. Parte de generar nuevo conocimiento está en compartirlo con enlaces. Y estos enlaces (cortados y comprimidos) son la piedra angular de Twitter. Usuarios que comparten su navegación de manera on line. Usuarios que quieren que otros conozcan lo que ellos han encontrado. Selectores humanos de información que resaltan los tesoros de la red.

El mandar un link por Twitter también es una nueva forma de exaltación del conocimiento aprendido. Es ufanarse de tu capacidad de navegación y de encontrar información válida. Por eso la importancia de que los periodistas adquieran un nuevo papel en este proceso de adquisición de información. Pues lo importante en este mar de información es ser un gran surfer, pero, por sobre todo, un gran pescador de información válida.

Ya quedó atrás los tiempos en que el conocimiento tenía que ser escondido en los sótanos de las iglesias (como ‘El nombre de la rosa’ de Humberto Eco). Hoy AP, con la escusa de respetar el copyright, se comporta de esta manera, al querer fiscalizar los enlaces de sus noticias con un software. Quiere ir contra el espíritu mismo de la red: la economía de los enlaces.

Los hipervínculos determinan la importancia de una página, gracias al Pagerank de Google; viralizan la información, con los links en los textos; y dan la oportunidad de reunir información de otras páginas en un solo espacio con los agregadores y selectores. No se puede intentar controlar la fuente de los enlaces, pues rompería todas las conexiones que tiene la red.

Lo que no entiende AP es qué significado tiene el conocimiento en esta nueva era digital. En Internet, el derecho de autor se define con un enlace y esa es la base del respeto a la propiedad. Un principio que tiene que ser comprendido con claridad por los medios y los periodistas.

Como explica Baricco en su libro Los Bárbaros, el conocimiento es ahora superficial y veloz; y no conoce de barreras y restricciones. Las personas son apreciadas por su capacidad de adquirir conocimiento con rapidez. Pero además se determina, como conocimiento, a la trayectoria para adquirirlo. Es decir, los hipervínculos que han determinado la experiencia para llegar al conocimiento.

Entonces, lo que quiere hacer AP es desconocer la adquisición del conocimiento en la red. Mientras los agregadores de noticias son los que mejor provecho sacan a la distribución de la información en Internet, los de la agencia norteamericana ven a estos agregadores como los grandes ladrones de la red.

Los medios tradicionales debe saber que la información en el nuevo mundo digital es: compartida, veloz, superficial y libre.

Notas relacionadas:

– Propuesta para AP: una ética de enlaces: Jeff Jarvis

La discografización del periodismo:  Pablo Mancini

El desesperado intento de AP por cobrar los links:  Soitu

Nota: ¿Se han dado cuenta cuantos enlaces hay en esta nota? Sería una fortuna pagar por todos.

gadget_man

Conversando con un par de amigos que trabajan en el campo del periodismo digital (Mancini y Cervera) llegamos a la conclusión de lo difícil que es conseguir un profesional de las comunicaciones con perfil digital.

Es muy arduo hallar un comunicador que sepa de periodismo, que entienda de navegación avanzada en Internet. Que sepa algo de flash, de gadgets, de mash ups, de video y de fotografía. ¿En que universidad forman un profesional con este perfil profesional?

Medio en broma, medio en serio, decíamos que sería ideal poner un aviso diciendo: “Se necesita un periodista modelo Blackberry Bold” o “Se necesita comunicador tipo Mac” o “Se necesita publicista estilo Palm Pre” todos con la advertencia: “Abstenerse profesionales Nokia N90”.

Cuando decíamos esto, no nos referíamos a periodistas que sepan manejar estos aparatos, sino a profesionales capaces de manejarse en multiplataformas con un estilo de navegación y compresión de la red de una manera determinada. Un diseñador de flujos de trabajo informativo con un estilo determinado del uso de las herramientas de Internet. Así de precisos nos gustaría ser en nuestros pedidos de búsqueda, pero, finalmente, nos contentamos con encontrar profesionales de la comunicación con una navegación medianamente experta.

Acá les dejo una lista de lo que yo busco de un periodista digital:

Periodistas precisos y veloces:
Se necesitan redactores que escriban rápido y bien. Que prácticamente sean capaces de redactar en limpio para poder publicar su información lo más velozmente posible en la web. Un periodista que escuche, escriba y evalúe la información a la vez, para publicar cuanto antes.

Periodistas con conceptos de jerarquización on line:
Profesionales que sean capaces de determinar que es noticia de manera on line. Que puedan corroborar información noticiosa del momento con una navegación especializada. Que puedan evaluar noticias de la televisión, radio, cables, redes sociales, blogs y foros, y determinar que es lo importante y que lo interesante, para la portada de una web.

Periodistas con sensibilidad interactiva:
Un hombre de prensa que produzca contenidos con la intención de buscar interacción con los usuarios. Que sea información que intente conversar con los navegantes, ya sea con comentarios, encuestas o pidiendo fotos y videos, para posteriores publicaciones.

Periodistas especialistas en herramientas en red:
Un profesional que sepa encontrar herramientas en Internet que puedan ser aplicadas a las noticias que se publican. Que conozca de gadgets, widgets, mush ups y hasta apis. Que sea capaz de armar un Google Maps con actualizaciones, que pueda componer videos y slideshows de fotos de otras plataformas o integrar un Twitter en la home de una web.

Periodistas especialistas 3.0
Un periodista que conozcan donde están los contenidos de los usuarios. Que tengan el olfato para poder llegar a las plataformas, en donde las personas están opinando, produciendo o denunciando. Qué sepan moverse en YouTube, Flikr, Twitter, Facebook, blogs y cualquier plataforma en donde los usuarios produzcan información.

Periodista multimedia
Un profesional que pueda manejarse en distintas medias y sepa interpretarlas. Un periodista que pueda manejarse en video, audio y fotos.

Finalmente lo que se quiere es un profesional multitalento, con un sentido común, creado en la convivencia en la red, ya sea un nativo o migrante digital. Un periodista que pueda manejarse en todos los campos dichos anteriormente con solvencia y de manera natural, en función de las noticias.

periodistaq

Teóricamente, en un mundo ideal, crear una redacción integrada parece algo práctico y viable, sin embargo la realidad profesional de los periodistas no permite que una integración sea tan simple.

Uno de las principales dificultades para integrar a una redacción es el perfil profesional que debe poseer este periodista. Acá algunos factores determinantes para cambiar los procesos de trabajo de un periodista tradicional:

– La rutina de trabajo: Los periodistas que tiene como fuente los diarios impresos están acostumbrados a trabajar con una hora de cierre. Sin embargo, la web no tiene cierre y requiere un trabajo de redacción constante. Ya no se puede acumular comisiones y escribir todo a último momento con el cierre encima. El cuadro de comisiones debe ser confeccionado para que el redactor primero escriba para la web y luego para el diario impreso.

– El uso de los recursos: El periodista debe entender que se debe aprovechar, de manera multimedia e hipertextual, todos los recursos informativos que maneja. Todos los elementos que manejar para la construcción de la noticia pueden ser utilizados en la web: si graba una llamada, subir el audio; si revisa un documento, colocarlo en PDF; si examina una página web, publicar el enlace; si hace una entrevista, grabar un video y subirlo a la web. Así, el proceso mismo de construcción de una noticia se ve reflejado en un sito online.

– Periodistas multitalentos y multitasking: Los periodistas ya no solo pueden ser redactores o reporteros, ahora deben fusionar el manejo textual con el multimedia. Deben manejarse tanto en el plano impreso, como el audiovisual. Deben ser capaces de grabar video y audios además de editar este material.

– La interacción con los usuarios: Los periodistas no pueden sentarse a escribir una nota pensando en un lector imaginario. Ahora existen variadas herramientas para medir la opinión de los usuarios como son los blogs, foros, encuestas y grupos de usuarios. Antes de escribir una nota se deben conocer las impresiones de los lectores a los que uno se dirige.

– Redacción con velocidad y precisión: Los periodistas deben tener una redacción para la web, que prepondere la velocidad, bajo un modelo muy parecido al trabajo de agencias. Una redacción precisa que informe de manera breve y directa los acontecimientos para la web. Los sitios online requieren redactores de reacciones rápidas en la publicación de noticias.

– Nuevas formas de evaluar las noticias: Los redactores deben comenzar a valorar la información en función a su urgencia. Noticias de alerta, noticia informativas de dominio público, primicias y análisis. Deben entender cuando una información puede ser brindada para la web y cuando buscarle un nuevo ángulo analítico y creativo para el impreso. No es lo mismo escribir para la web que para el impreso.

Finalmente, los periodistas deben entender que una plataforma no los hace un tipo de periodista (televisivo, radial o impreso). Internet no está determinando un nuevo tipo de periodista que trabajará exclusivamente en red, sino está determinando el cambio de la profesión en sí misma. Ahora los periodistas deben comprender que no trabajan para una plataforma sino para una marca informativa, más allá que su nota salga en un periódico, celular, televisión o web.

Acá les dejo una historieta que refleja  la coexistencia  de la prensa en papel y en línea del impreso  (sacado de Publishing 2.0).

eqwe306-7619991ewew20306-7385651 – ¡Vaya a nuestro sitio web!
– “Estos días los periódicos están entre la espada y la pared”

blogmariogarcia
Gracias a José Kusunoki (@jkusunoki) comencé a seguir a Mario García, uno de los consultores y diseñadores de diarios más importantes del mundo, a través de su espacio The Mario Blog.

Quienes dirigen medios impresos en el país deberían tomar nota de su último post Online First but Print Surprises.

Les dejo este extracto:

This phrase continues to resonate in my head. And I am so happy that editors worldwide consider it their mantra as they transition from a world in which the newspaper is king in terms of content flow, newsroom logistics and tradition, to a world where NEWS is what matters, then comes a consideration of the medium thru which it will be presented.

Esta frase continúa resonando en mi cabeza. Y estoy muy feliz que editores alrededor del mundo lo consideren su mantra mientras ellos hacen una transición de un mundo en el que el diario es rey en términos de flujo de contenidos, logística de redacciones y tradición, a un mundo en el que la NOTICIA es lo que importa y luego viene a consideración el medio en el que será presentada.

y este otro que, como bien dice Mario, debería estar como un gran aviso presente en algunas redacciones:

It is, to me, the final realization that we are in the news business, NOT in the newspaper business

Es, para mí, la comprensión final que estamos en el negocio de las noticias, NO en el negocio de los diarios.


El viernes 17 salió a la venta Depor, otra publicación del Grupo El Comercio, enfocado al público joven que le gusta el deporte. A diferencia de otras publicaciones similares, como El Bocón y Líbero, ‘el Depor’ como le llamamos por acá, está más cerca de “ser un online que produce un impreso que ser un impreso que digitaliza las noticias”, como bien anotó Pablo Mancini, de Amphibia.

libero
Y es que estas dos publicaciones, la primera del Grupo Epensa y la otra del Grupo La República, aún siguen en lo que algunos llaman periodismo digital 1.0, osea que la web sirva solo como soporte del medio tradicional y no más.

Es cierto, tanto Elbocon.com.pe como Libero.com.pe agregan algunos contenidos que no están en sus respectivos impresos así como algo de interactividad, sin embargo es muy poco lo que ambos hacen en comparación con otras publicaciones deportivas meramente digitales como Terra Deportes, Fútbol peruano y Deportes de Elcomercio.com.pe.

deporpe

Depor.pe, la web del Depor, sigue esta misma línea: una publicación online que informa sobre el acontecer deportivo y no tendrá miedo de soltar una primicia en lugar de “guardarla” para el día siguiente (típico pensamiento del medio tradicional).

Además, es el primer sitio del grupo ECO que incorpora la personalización de contenidos por parte del usuario, una de las tendencias fuertes del periodismo digital, y también el primero en el que el director posee un blog. Los mejores deseos para el equipo capitaneado por Daniel Títinger.

Este video le cae a pelo al post “Los periodistas y la crisis profesional que no quieren ver”, que escribió Diego en febrero. Solo hagan play.

Gracias, @mancini

ACTUALIZACIÓN 13/04/2009
Si quieres verlo con subtítulos, haz clic aquí.

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”