You are currently browsing the tag archive for the ‘algoritmos’ tag.

Ante cada acontecimiento, el flujo informativo en la red es tan abundante, que la selección de la información es un acción imprecindible dentro de una redacción periodística. Sin embargo, lo que se debe entender de manera clara es que este flujo informativo no es, mayormente, de data nacida en los medios de comunicación, sino en la propia audiencia.

Una noticia produce: videos, posts, fotos, tuits, retuits, actualizaciones de estado, enlaces, recomendaciones, calificaciones, comentarios, entre otra muchas formas de contenidos de Internet. Muchos de estos producidos y compartidos por la audiencia en una viralización infinita. La cuestión es cómo sacar provecho a toda esta data creada a gran velocidad y cantidad. La selección y el profesional de la selección se vuelve impresidible en una redacción periodistica. Es en este espacio donde nace el ‘Data Curator’

“Un curador es quien selecciona obra y la pone en escena en un museo o galería”. En el plano digital la labor esta basado en la selección, rediseño, remixeo y presentación del elemento informativo en una nueva puesta en valor.

Tal como lo describe Francis Pisani en un artículo publicado en el diario Clarín: “La curaduría puede recurrir a los algoritmos, a la web semántica y a la inteligencia artificial para ofrecernos un contenido susceptible de cautivarnos más, pero resulta mucho mejor cuando se beneficia de la capacidad de discernimiento humana”.

En la experiencia creada, a partir de Reportuit de Perú.21 (proyecto en el que participe en su concepción),  uno de los puntos fundamentales es el papel del productor de noticias: un agregador humano con sentido periodístico que busca, elige y presenta noticias a partir de la información creada por cualquier persona en una plataforma como Twitter (sin descartar otras redes sociales como Facebook o YouTube).

Tal como lo describe Pablo Mancini en Amphibia: “A mayor abundancia informativa, mayor necesidad de selección” y ante esta saturación de data una buena selección puede ser hasta más valiosa que la producción de contenidos originales.

La idea fundamental es encontrar un discurso periodístico a partir del discurso ciudadano. Es decir poner en valor y difundir en un medio digital información ya publicada por una persona en una red social o plataforma. Tal como cita Pisani: “Li Pariser, autor de “La burbuja de los filtros”, subraya la supremacía del hombre (todavía) sobre las computadoras : porque anticipa, arriesga, tiene visión de conjunto, aprecia el valor de las cosas independientemente del tráfico que suscitan”

Además hay que tener en cuenta que curar información en el plano de la red es compartirla, de alguna manera. Esto quiere decir que los prosumidores al momento que comparten una foto, video o enlace en su cuenta de Twitter y Facebook ya está haciendo una selección previa. Y no hay mejor espacio de filtro y selección que la de un hashtag creado por un usuario de Twitter, por ejemplo.

Es en este espacio donde el data curator trabaja. En la curaduría de la curaduría. En la selección profesional de información nacida en la audiencia. Audiencia participativa y seleccionadora.

Nota aparte:  Y  para que quede claro,  periodismo ciudadano en Internet no es pedir que la audiencia te mande fotos, textos y videos para que el medio en su inmesa bondad la publique.  Periodismo ciudadano en la red es la selección, curaduría y agregación de contenidos ya publicados por la audiencia en la red y puesta en valoren un medio por un periodistas-curador.

Cuando me pidieron hacer un  artículo de fin de año para el blog Clase de Periodismo pensé: cómo sería escribir este recuento si lo hiciera dentro de 10 años. ¿De qué evoluciones estaría hablando? ¿En qué escenario estarían los medios tradicionales? ¿Cual sería el papel de la audiencia en un espacio cada vez más digital? Aquí un ensayo de cuáles, creo yo, serán los temas alrededor de la industria del periodismo que se discutirán dentro de una década. Acá les dejo el artículo completo que  salió publicado en CDP.

26 de diciembre del 2021. Es momento de hacer un recuento de la evolución del periodismo durante de este año, decadente para el mercado impreso, pero de consolidación para el digital. Estos son las 5 puntos a destacar de este 2021:

1.- El lanzamiento en el Perú del primer diario generalista en papel digital descartable. La aparición de “Perú Post” ha comprobado todo el alcance de este nuevo formato multimodal al consolidar su tiraje en más de 100.000 periódicos vendidos diarios. Tras algunos primero fallos en sus actualizaciones, el papel digital ha demostrado toda su versartilidad en la recepción de la señal HSPPZ+ (6G) en chip descartable. El cobro del periódico por horas de activación, acceso a la información premium y personalización, ha abierto todo un nuevo modelo de negocios. Además, la anticipación máxima de las necesidades de los lectores interactivos está permitiendo la aparición de la publicidad contextual, ‘custumizada’ y personalizada.

La nueva forma de distribución en quioscos del periódico digital -basado en la entrega de papel digital en blanco, y su activación, a través del perfil de Facebook- demuestra que la distribución tradicional también puede tener espacio para la personalización usuario por usuario. El periódico digital descartable ha puesto en jaque a la competencia de los medios tradiciones que distribuyen sus contenidos en las ‘ultratablets’ ( tablets ultraligeras). El formato descartable, no retornable y de papel flexible (se puede doblar y meter en el bolsillo) abre el mercado de los usuarios de la calle y en tránsito. A los usuarios de los micros, baños, cafés y restaurantes. Usuarios que no tienen acceso inmediato a un terminal en formato tabloide y que sufre con la lectura en Supersmarth (celulares de última generación).

Estos periódicos digitales descartables compiten directamente con los periódicos de papel que tienen los mercados C y D. La ventaja de “Perú Post” sobre estos tipos de impreso es su precio variable. Un diario impreso vale 0.50 neosoles, mientras que un diario digital descartable -que te da las misma cantidad de información, pero personalizada- puede costar 0.40 neosoles, teniendo en cuenta que la data será personalizada por usuario, según su ubicación, historial de lectura, interacción de Twitter y gustos de Facebook, además con la posibilidad de tener información expandible y profundizada en función (con un costo extra).

2.- Los medios tradicionales y su apuesta por las ‘ultratablets’. Grupos como El Comercio y La República han consolidados sus periódicos generalistas en las ‘ultratablets’, tras la crisis del 2018, en donde la industria del papel entró en quiebra debido al calentamiento global y y la prohibición de la tala de árboles en el Perú (gracias a la suscripción del acuerdo de Kyodo V). Sin embargo, los medios tradicionales, tercos en su posición del pago por noticias, han seguido el ‘Modelo Murdoch’ a rajatabla logrado sus primeras ganancias.

Ellos han decidido mantener su posición de “descelanzados” (sin hipervínculos de ingreso pero sí de salida) pero han cedido a la personalización parcial al estar integrados a las redes sociales. Sin embargo mantienen el modelo tradicional de presentación de noticias bajo el criterio periodístico y con personalizaciones solo en zonas parciales del diario en las secciones fijas pero con tags: “Deportes” y “Tecnología”. Su gran avance en la interacción con los usuarios ha sido su apertura a la zona de “secciones de usuarios”, en donde las tendencias en Twitter son las que crean las secciones -tags para la actualización en tiempo real-.

Asimismo, su integración a los streamings en vivo, gracias a los canales de televisión de los grupos de medios ”, hace que su oferta multimedia en vivo, por noticia, sea más profesional pero menos amplia que la de los medios de Internet, que dejan este trabajo al streaming ciudadano.

3.- Los impresos populares. El uso de papel reciclado para los periódicos en formato minitabloide ha funcionado tan bien que han consolidado un amplio mercado en las zonas populares del país. La reapertura de las antiguas imprentas (cerradas tras la crisis del 2018) y su modificación para trabajar en este nuevo tipo de papel, ha ayudado para la rápida ampliación del tiraje a un bajo costo (80.000 periódicos diarios a 0.50 neosoles por cada uno). Este formato tradicional basado en la información pasada, con dos horas de desactualización, ha funcionando muy bien en las zonas marginales, en donde el acceso a los celulares, tablets o simples computadoras es aún limitado.

Sin embargo, la consolidación de este formato papel ha levantado polémica pues, según algunos parlamentarios, va en contra del derecho a la información. El darle a los lectores información de ayer es desinformar a la población, indican los congresistas. El debate que circula ahora es adaptar nuestra ley a las nuevas tendencias mundiales con legislaciones basada en el “derecho a la información actualizada”, tal como ya lo tiene España y Chile.

4.- La hegemonía de los medios nativos de Internet. Medios como La Mula, Politiko, Huffington (versión Perú), Google News y TerraLink ha ingresado en una cruenta lucha por los prosumidores. La búsqueda de nuevas variables que alimenten a los algoritmos, de personalización de noticias, ha hecho que estos medios comiencen a ofrecer grandes espacios de anticipación noticiosa que permiten que los usuarios accedan a información no indicada en sus perfiles de Facebook.

Asimismo, la competencia del tiempo real a llegado a nuevos niveles con la inscripción de reporteros en vivo ciudadanos. La señal 6G está permitiendo transmisiones HD en vivo vía Supersmart (celulares). Estás transmisiones se están reproduciendo en grandes cantidades y las webs están buscando a los mejores reporteros ciudadanos para  pagarles y contar con una cobertura en tiempo real casi planetaria. La modalidad es la geoubicación de estos reporteros (vía GPS) en todas las regiones y distritos del país, de tal manera que la cobertura en video y en tiempo real sea casi total.

Asimismo, estos medios han consolidado las redacciones flexible y móviles con un mínimo de editores en una sola oficina y con una gran cantidad de colaboradores externos y periodistas ciudadanos multimedia. Este procedimiento de pago por artículo ha logrado que las redacciones se mantengan con un modelo de negocios freemiun con información gratuita (basada en la superficialidad noticiosa) para el mercado publicitario y el cobro por noticias solo por el lanzamiento de exclusivas (investigaciones profundas y exhaustivas).

Además, la multidistribución de estos medios, vía ultratablets, smartphones, computadoras, Post de Noticias (quioscos virtuales) y smarthTVs hacen que sean los medios-plataformas masivos más consumidos por la audiencia. Estas plataformas noticiosas buscarán expandirse sin duda este año que vienen los periódicos digitales descatables. Plataforma perfecta para los medios nativos de Internet que les ayudará a masificar aún más su información multimedia.

5.- Usuarios al ataque. El streaming HD en vivo, los videos subidos por smartphones, las fotos panorámicas en alta y la programación de la televisión amateur cada vez obtiene más protagonismo en la red. Las vidas transmitidas se vuelen una programación de la televisión en Internet y los noticieros basados en el rastreo de las transmisiones ciudadanas crean un nuevo espacio noticioso basado en la producción de información creada por la audiencia. Cualquier usuario se transforma en estrella tras 5 minutos de fama con vivo viral y tiene su propio programa en directo lanzado desde su cuarto.

Las noticias más crudas que nunca: miles de fotos de un acontecimiento, cientos de videos desde distintos ángulos de un hecho, transmisiones en vivo de una noticia. Un tiempo real trepidante donde solo es válida la noticia en el instante, sin filtros ni mediaciones. La noticia ciudadana es la que ejerce la hegemonía de la instantaneidad y ubicuidad máxima y el mayor competidor del periodismo profesional. Y los grandes distribuidores son las redes públicas sociales y también las sociales privadas que viralizan la información en los distintos círculos y niveles de privacidad de los usuarios. El reto de esta información es acceder a cada uno de los círculos sociales hasta tener la totalidad de la audiencia. La clave para el 2022 es lograr explotar este flujo informativo de la audiencia, para su profesionalización.

Cada vez que digo que en el nuevo periodismo (el de Internet) el medio se debe anticipar a las necesidades de los usuarios, la audiencia siempre me mira con cara de….”¿Cómo hacer eso, ni que fueramos brujos?”.  Sin embargo, siempre respondo lo mismo: ¿Se han dado cuenta que los titulares de Facebook siempre de manera “mágica”  te dan  todas las actividades, opiniones y actualizaciones de las personas que en verdad te interesan?

¿Cómo logra esto Facebook? Con un algoritmo (el edgerank) que evalúa a quién calificas, con quién chateas, a quien comentas, que fotos ves, a quien te suscribes y viceversa. Es así que la red social construye tus “titulares”, únicos y distintos a los de cualquier otro usuario. Además Facebook  te da la opción para que las actualizaciones “más recientes”, queden por defecto tras leer los titulares. Entonces, por qué un periódico en Internet no podría comportarse de la misma manera con sus titulares e información minuto a minuto.

El primer punto es la personalización de las noticias. La jeraquización no solo puede ser el privilegio de los periodistas, sino debe darse paso a  la participación de los usuarios en esta construcción. Para lograr conocer los gusto de los usuarios, es indispensable el uso de las redes sociales como Facebook y Twitter.  Los medios en Internet deben lograr que su audiencia se conecte a estas redes para navegar en sus sitios.

La idea es que un algoritmo pueda cruzar la información entre los que son lectores del medio y los que participan de estas redes sociales. El robot podrá determinar que tipo de noticias son las más calificadas, comentadas y compartidas en Facebook o Twitter. Además con el usuario identificado se podrá conocer porque noticias navega más y en cuáles se queda más tiempo. Es así que podemos construir una lista de titulares personalizados que respondan a los perfiles particulares de cada usuario.

El seguir creyendo que son los periodistas los únicos que pueden jeraquizar es arcaico en un mundo que pide personalización.

Otro punto clave también es la anticipación. El conocer a nuestro público ya no solo puede ser visto en términos de hacer un ‘focus group’ o un análisis de lectoría. Ahora estas investigaciones son en tiempo real y minuto a minuto. El saber cuál es la noticia más leída, comentada y recomendada o cuánto tiempo ha estado un usuario en nuestro sitio, es parte del conocimiento que se tiene que tener para la construcción de una  portada en tiempo real.  Toda esta información ayudará a anticipar las necesidades de nuestra audiencia. Pero esta anticipación no puede darse por el “olfato” de un periodista, sino con una aplicación algorítmica , que siga el comportamiento de cada usuario que ingrese al sitio de noticias.

La portada de una web de noticias puede llegar a ser cambiada más de 200 veces en solo 8 horas. ¿Existe un editor capaz de lograr conflagar los gustos e intereses de todos los lectores en una portada que durará 10 minutos? Es así que ya no solo debemos pensar en clasificaciones del tipo: lo más votado o lo más visto, sino personalizar la portada usuario por usuario.  Facebook ya lo hace con las noticias sociales, por qué no hacerlo con las noticias de interés público.

Acá les dejo el video de la entrevista que me hizo el egresado de la PUCP Miguel Sánchez Flores, quien está haciendo una interesante investigación, para su tesis, sobre la producción noticiosa de el diario El Comercio vs Elcomercio.pe.  El trabajo en progreso de su investigación se puede ver en su blog Periodismo Buffet.

dubujoperiodistas

Por mucho tiempo una de las grandes potestades de los periodistas ha sido decidir cuál es la noticia más importante del día. En épocas de los diarios impresos, definir qué tema era portada, una nota abridora o una breve, dependía exclusivamente del criterio de los periodistas. Sin embargo, en estas épocas de Internet, esta potestad ha sido relegada, por los criterios de tiempo, gustos de los usuarios y selección algorítmica.

Recuerdo que cuando llegué a trabajar en Clarín.com, en el 2006, acababan de cambiar el diseño, a uno que ordenaba las noticias de manera cronológica. Un día visité el diario impreso y uno de los periodistas del papel, cuando supo que era de la web, me dijo indignado, “Es una catástrofe lo que han hecho ¿Cómo los periodistas no va a decidir lo que es noticia?”.

No entendía muy bien su arrebato Para mí era un paso natural en Internet, ordenar de manera sucesiva las noticias, pero para un periodista de papel era inconcebible. La idea de Clarín.com era imitar el orden informativo de los blogs, en donde la última noticia es la más importante. Idea clara y simple si pensamos que la gente está conectada de manera permanente (no veo que nadie reniegue con el orden de los twitts de Twitter o de los estados de Facebook).

Aún así, los de la web de Clarín.com crearon una “trampa” a la cronología, que era el estado “en vivo” de las noticias. Esto permitía que el periodista responsable de la home mantuviera una nota arriba mientras transcurría el hecho. Actualmente, Clarín.com regresó a la jerarquización periodística. No pudo con su origen impreso.

Sin embargo, el ordenar cronológicamente las noticias solo ha sido el comienzo del fin de la jerarquización periodística en web. Ahora también existe una definición de la noticia más importante a través de criterios sociales. Actualmente los usuarios decidan cuáles son las noticias del día, como en sitios tipo Digg y Menéame, en donde la gente recomienda y califica las informaciones que termina apareciendo en la home.

Ahora las principales plataformas siempre tienen en cuenta a los usuarios para definir que va en portada (Soitu.es es un buen ejemplo periodístico). Sin ir muy lejos, en YouTube uno puede ordenar las búsquedas por “lo más comentado”, “lo más visto”, “lo más calificados” o la simple clasificación cronológica.

Además de estas múltiples formas de organización de noticias hay otros criterios de jeraquización que son los definidos por algoritmos de búsqueda y selección, como Google News, en donde no trabaja ni un periodista. Los agregadores de noticias son el nuevo terror de los medios de comunicación tradicional.

Newser por ejemplo es un agregador, en donde la noticia más importante es rastreada en toda la red por un robot, que decide a través de un algoritmo cuáles son las noticias más importantes del instante. Además hay que sumarle que estos agregadores de noticias no crean notas propias sino toman links de los contenidos, fotos y videos de otros sites que son empaquetados por periodistas que editan las notas extraidas por el robot.

Y si usted señor periodista quiere dedicarse a otra profesión porque ya no puede decidir cuál es la noticia más importante del día, o del instante en el caso de la web, mejor no le hablo de Daily Perfect.

Este site, que presentó Pedro en este mismo blog, puede causar urticaria en muchos hombres de prensa escrita. La jerarquía de las noticias es determinada en función a una “huella digital” que ha dejado el usuario cuando navega, participa y crea contenido, es decir noticias más que personales. Solo es necesario que coloque su nombre y saltarán los temas y noticias por usted (no funciona tan bien como suena, pero ya sucederá).

Entonces, ¿dónde queda el sagrado criterio de los periodistas para determinar el orden de importancia de las noticias? Bueno, quedará como uno de los tantos criterios que tiene una página web de noticias para organizar su información. Nada más.

Post relacionados:

Amphibia: Hablamos con Michael Wolff de Newse.com

La ilustración la encontré en el blog 233Grados y es de Jesús Martínez del Vas

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”