periodista2

Lo que nos debe quedar claro, a estas alturas del camino, es que en estas épocas de web 2.0 las empresas que han tenido éxito tuvieron que renunciar a alguno de sus principios esenciales en el mundo físico y escribal. Acá algunos ejemplos:

Wikipedia renunció al control editorial central y se la entregó a los usuarios, Napster renunció a la idea del catálogo musical único, para reemplazarlo por los playlist de millones de usuarios, Google renuncio a los grandes clientes y optó por los pequeños anunciantes a través del Adsense (hasta que compró Doubleclick) y Amazon renunció a contar con un establecimiento físico y optó por un exposición de libros casi infinita en la red.

Entonces ¿A qué debe renunciar el periodismo para intentar tener éxito en la web 2.0?

1.- Debe renunciar al ser el único que jerarquice la información. Ahora los usuarios, el tiempo, o hasta un robot algorítmico, pueden también hacerse cargo de ese trabajo. Ejemplos como Digg nos han enseñado que los usuarios también pueden decidir su portada. También están los blogs y Twitter que nos han aleccionado que ahora la información más importante es la última publicación. Mientras que Google News, con su algoritmo, nos ha entregado una nueva portada de noticias definida por un robot.

2.- Debe renunciar a la alerta informativa. La información de último momento, antes patrimonio de la radio y la televisión en vivo, ahora es propiedad de los usuarios a través del Twitter y el Facebook. Ni la red de periodistas en calle más grande del mundo podrá con la cobertura que realiza cualquier persona con un celular multimedia y una conexión a Internet.

3.- Debe renunciar al acceso exclusivo a la información. Antes los periodistas tradicionales eran profesionales privilegiados que podían llegar a información exclusiva, en un mundo de escasez. Ahora con la red, cualquier persona puede acceder a documentos públicos, fuentes de información, hemerotecas, bases de datos, videotecas, entre otros muchos tipos de información de acceso público, a través de Internet. Ahora los periodistas tienen que ser expertos navegadores en un mar de información.

4.- Debe renunciar a ser los únicos privilegiados de publicar noticias. Ahora los periodistas deben entender que lo que ellos definían como lectores, televidentes u oyentes, ahora son usuarios, y aún más que eso, son ‘prosumidores‘: productor y consumidor de información. Ahora los blogs son una fuente inagotable de información noticiosa creada en muchos casos, no por periodistas, sino por usuarios.

5- Debe renunciar a la exclusividad de una noticia en un medio. Parte de la cultura de la información en Internet está en el compartir y redefinir la información permanentemente. Las noticias deben ser para compartir siempre. El periodista debe ambicionar que su noticia sea linkeada, retwitteada, googleada, indexada, recomendada y hasta copiada en cualquier otro medio o plataforma (respetando siempre la fuente de la noticia). La noticia debe trascender a su propio medio de publicación.