Desde hace dos años dicto un Taller de Periodismo Digital en la Universidad Católica. Es un curso de noveno ciclo. En mi clase paso de la parte teórica, sobre Internet y su influencia sobre el periodismo, hasta un lado práctico con aplicaciones. Sin embargo, este curso de 6 horas semanales no basta para todo lo que no se enseñó durante cinco año de carrera (2 de generales y 3 de especialización)

El dilema de las universidades esta en que no están logrando formar profesionales para el futuro, sino tan solo para el pasado. Las facultades están en una verdadera crisis en cuanto a la formación de profesionales. Los egresados en periodismo salen a una realidad para la que no fueron preparados.

Acá detallo las razones de esta crisis:

1- Primero, las facultades preparan a los estudiantes para ejercer el periodismo en un mundo donde la información era supuestamente escasa, y sin embargo, con Internet ahora existe una sobreabundancia de la información. En una época en el que utilizamos Google para lograr ubicar la información, los periodistas tienen que ser recolectores, curadores y agregadores de información.

2- Los estudiantes son preparados para ser los únicos capaces de publicar noticias en medios masivos. Pero ahora cualquiera puede publicar en blogs y microblogs y hacerlo masivo con la viralización vía redes sociales. El cartel de “enviado especial” y “en exclusiva” se vuelve risible por las herramientas como Twitter, Blogger y Youtube, en donde cualquier personas puede publicar noticias.

3- A los estudiantes les inculcan el entender a la opinión pública como un supuesto imaginario, cuando la audiencia ahora está ahí: activa, participativa y productiva. Ahora la opinión pública es tangible gracias a las redes sociales. La audiencia es viva y hay que analizarla permanentemente.

4- A los nuevos periodistas se le hace entender que sus noticias está dirigidas a lectores, oyentes y televidentes. Sin embargo, ahora esta audiencia se ha transformado en prosumidores, un público que consume y produce información. Que recibe pero entrega. Nunca más un lector pasivo.

5- A los estudiantes se les forma para ser un periodista de prensa, televisión o radio, pero no se les indica que ahora deben ser periodistas multiplataforma con varias habilidades centradas en un solo objetivo: la noticia.

6- Se egresan periodistas formados para que ellos decidan qué es noticia, cuando esta no es la única posibilidad de jerarquizar. Esta labor ahora es compartida con la audiencia y hasta con valores algorítmicos.

En Medios Digitales de El comercio buscamos curadores de información, especialistas en redes sociales, videorreporteros, editores de flujos informativos y productores de noticias multimedia. Todos puestos de trabajo que no tienen una formación en una universidad, sino que se forman en la práctica del trabajo diario. La universidad forma: redactores de periódicos, reporteros de televisión, cronistas de revistas y reporteros de radio.

Las noticias ahora son veloces, superficiales y superabundantes. La data commodity nos inunda y el ejercicio superprofesional de las noticias es muy necesario. Las investigaciones exclusivas, las crónicas de buena pluma, las fotos abridoras y los reportajes impactantes son más valiosos que nunca para lograr información premium. Sin embargo todos estos géneros adquieren valor, si comprendemos que el periodismo ha cambiado.

Tal como lo describe Jean Francois Fogel y Bruno Patiño en su libro “La prensa sin Gutemberg” “Internet no significa un soporte más; significa el final del periodismo tal y como se ha vivido hasta ahora”. Entonces las facultades de comunicación tienen que cambiar.

En un ensayo de Sala de Prensa escribí algo más sobre el tema: Internet y la Transformación del Periodismo