Por qué las facultades de periodismo no forman profesionales para el futuro

Desde hace dos años dicto un Taller de Periodismo Digital en la Universidad Católica. Es un curso de noveno ciclo. En mi clase paso de la parte teórica, sobre Internet y su influencia sobre el periodismo, hasta un lado práctico con aplicaciones. Sin embargo, este curso de 6 horas semanales no basta para todo lo que no se enseñó durante cinco año de carrera (2 de generales y 3 de especialización)

El dilema de las universidades esta en que no están logrando formar profesionales para el futuro, sino tan solo para el pasado. Las facultades están en una verdadera crisis en cuanto a la formación de profesionales. Los egresados en periodismo salen a una realidad para la que no fueron preparados.

Acá detallo las razones de esta crisis:

1- Primero, las facultades preparan a los estudiantes para ejercer el periodismo en un mundo donde la información era supuestamente escasa, y sin embargo, con Internet ahora existe una sobreabundancia de la información. En una época en el que utilizamos Google para lograr ubicar la información, los periodistas tienen que ser recolectores, curadores y agregadores de información.

2- Los estudiantes son preparados para ser los únicos capaces de publicar noticias en medios masivos. Pero ahora cualquiera puede publicar en blogs y microblogs y hacerlo masivo con la viralización vía redes sociales. El cartel de “enviado especial” y “en exclusiva” se vuelve risible por las herramientas como Twitter, Blogger y Youtube, en donde cualquier personas puede publicar noticias.

3- A los estudiantes les inculcan el entender a la opinión pública como un supuesto imaginario, cuando la audiencia ahora está ahí: activa, participativa y productiva. Ahora la opinión pública es tangible gracias a las redes sociales. La audiencia es viva y hay que analizarla permanentemente.

4- A los nuevos periodistas se le hace entender que sus noticias está dirigidas a lectores, oyentes y televidentes. Sin embargo, ahora esta audiencia se ha transformado en prosumidores, un público que consume y produce información. Que recibe pero entrega. Nunca más un lector pasivo.

5- A los estudiantes se les forma para ser un periodista de prensa, televisión o radio, pero no se les indica que ahora deben ser periodistas multiplataforma con varias habilidades centradas en un solo objetivo: la noticia.

6- Se egresan periodistas formados para que ellos decidan qué es noticia, cuando esta no es la única posibilidad de jerarquizar. Esta labor ahora es compartida con la audiencia y hasta con valores algorítmicos.

En Medios Digitales de El comercio buscamos curadores de información, especialistas en redes sociales, videorreporteros, editores de flujos informativos y productores de noticias multimedia. Todos puestos de trabajo que no tienen una formación en una universidad, sino que se forman en la práctica del trabajo diario. La universidad forma: redactores de periódicos, reporteros de televisión, cronistas de revistas y reporteros de radio.

Las noticias ahora son veloces, superficiales y superabundantes. La data commodity nos inunda y el ejercicio superprofesional de las noticias es muy necesario. Las investigaciones exclusivas, las crónicas de buena pluma, las fotos abridoras y los reportajes impactantes son más valiosos que nunca para lograr información premium. Sin embargo todos estos géneros adquieren valor, si comprendemos que el periodismo ha cambiado.

Tal como lo describe Jean Francois Fogel y Bruno Patiño en su libro “La prensa sin Gutemberg” “Internet no significa un soporte más; significa el final del periodismo tal y como se ha vivido hasta ahora”. Entonces las facultades de comunicación tienen que cambiar.

En un ensayo de Sala de Prensa escribí algo más sobre el tema: Internet y la Transformación del Periodismo

Anuncios

10 comentarios sobre “Por qué las facultades de periodismo no forman profesionales para el futuro

  1. Fin de periodistas que solo esperan los cables y de aquellos que dicen “pero yo no se editar videos”.

    Y si uno se resiste a entrar en la red por lo menos hay que aprender a escribir de la forma que comunica Internet. Que la lectura de algo te lleve a las imágenes vivas y que las letras suenen en la cabeza como si la radio te lo contara.

  2. Estas en lo cierto. En las provincias la situación es peor. Lo he demostrado con números en el libro “Ciberperidosmo en Perú” que el 70% de las facultades de comunicación peruanas no estimaban los cursos relacionados con el periodismo digital. Pero lo más preocupante es que desde 2005, cuando investigaba los planes de estudio, hasta 2010, como indicas, no se ha progreso en este sentido.
    Creo que la inercia en renovar las currículas, las trabas administrativas y la falta de los profesores que no temen a las nuevas tecnologías son sólo algunos de los inconvenientes que se puede mencionar.

  3. Aplausos de pie y me quito el sombrero. Ojala fuera tan fácil hacer entenderle a la universidad que estamos en plena etapa de cambio y que ellos están preparando profesionales que no van a salir al mundo mañana sino en un par de años y cuando lo hagan van a tener que aprender casi desde cero como están funcionando los medios, una lucha por la supervivencia donde el que queda en pie es el que más facilidad tiene para adaptarse; El próximo documental de Animal Planet: “¿Cómo sobrevive un periodista?”

  4. Por ahora las universidades no piensan mucho en esto. Les cuesta genera cambios en su andamiaje tradicional y elaborar programas lo suficientemente dinámicos para que cambien materias y contenidos año a año (así es como necesitamos que sea en el mundo digital).

    Por otro lado, aún persiste una alta resistencia y confrontación, entre incluir o no, más cantidad de contenidos “técnicos” (de algún modo nos piden definir el aprendizaje de aplicaciones y herramientas desde lo más conceptual a lo más practico).

    Por suerte, siempre los docentes le encontramos la vuelta para trastocar un poco esos programas e incluir estos temas que tanto nos interesan en las clases del año lectivo.

    sls!

  5. De acuerdo con todo lo expuesto, a excepción de una cosa. La opinión pública en el Perú — y creo que tal vez ningún otro país, pero no quiero pecar de generalizar este concepto — no puede medirse a través de las redes sociales. Sí, es cierto que un creciente 25% de los peruanos accedemos a Internet ya sea en cabina o en casa, dudo que podamos decir que la opinión pública es “tangible” en las redes sociales.

    Si bien no digo que tenemos que ignorarla, tampoco creo que debería tomársela como último pináculo de la corriente de opinión. La opinión pública tendrá una corriente predominante, guiada por ciertos actores sociales — incluido un sector de la ciudadanía — pero no creo que debamos reducir su existencia los que participan en dichas redes.

    Por otro lado, estoy de acuerdo con el hecho de que la abundancia de noticias obliga a que los futuros periodistas sepan seleccionar sus fuentes en Internet, para curar información y obtener un producto noticioso de ello, apoyado de su propia investigación. Un aplauso a este artículo, que muestra muchas de las carencias que aunque muchos alumnos — incluyéndome — discuten y critican, no muchos se atreven a emitir una opinión al respecto. Ojalá que no se vaya de la facu para cuando lleve su curso.

    Saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s