You are currently browsing the category archive for the ‘Teorías’ category.

 

Un alumno estaba absorto y quizás indignado ante mi clase. ¡Una clase sobre “memes”!. En realidad, a mí me parecía también muy banal hablar sobre estos carteles de colores con letras y rostros grandilocuentes que pululan en las redes sociales, pero yo sabía a donde quería llegar, aunque no conocía el camino. Cómo me pasa siempre en las clases, a través de mi expresión oral encontré la luz de esa ruta. Comencé a entender la memética.

Durante la etapa impresa, viéndolo bajo el prisma del ‘Paréntesis Gutenberg’, el conocimiento, creación o noticia, tenía como fin llegar a un receptor. Este consumidor recibía esta información filtrada y la atesoraba como tal. Una información pulida y terminada que satisfacía su necesidad de información, en un mundo donde la escases de data era el habitad.

Sin embargo, con la irrupción de Internet, en pleno umbral post Gutenberg, la audiencia fue aprendiendo a interactuar con el conocimiento, a responder ante la información. Es así como estos antiguos lectores comenzaron a dejar comentarios y calificar las publicaciones, en una primera instancia, y crear y publicar en una segunda etapa. Es en este instante en donde el consumidor se transforma en un prosumidor.

Pero, la luz, de las que les hablé, viene acá:  ahora la audiencia no solo quiere producir contenido, para que otros usuarios interactúen. El deseo mayor es que este conocimiento se transforme. Que esta información mute a través de los cientos de remixeos o sampleos que utilicen otros prosumidores. Es ahí donde nacen los memes.

Los memes son la primigenia de la transformación de la información. Es la etapa post Gutenberg, en donde la información emitida es un primer input de lo que será una transformación permanente de esta data, hasta lograr nuevas versiones mejoradas del conocimiento primario. Los artistas, músicos y escritores, al mejor estilo ‘open source’, comenzarán a buscar que sus creaciones muten y se transformen y sean parte de la colectividad, como pasa con los memes.

 

Los memes son la clara representación del nuevo conocimiento colectivo, sincronizado, veloz y en permanente transformación.
Muy pronto, artista y hasta periodistas querrá que su creación sea un meme. Que sea el disparador de tendencias virales, con un origen difuso pero con una transformación permanente.

Cuando me pidieron hacer un  artículo de fin de año para el blog Clase de Periodismo pensé: cómo sería escribir este recuento si lo hiciera dentro de 10 años. ¿De qué evoluciones estaría hablando? ¿En qué escenario estarían los medios tradicionales? ¿Cual sería el papel de la audiencia en un espacio cada vez más digital? Aquí un ensayo de cuáles, creo yo, serán los temas alrededor de la industria del periodismo que se discutirán dentro de una década. Acá les dejo el artículo completo que  salió publicado en CDP.

26 de diciembre del 2021. Es momento de hacer un recuento de la evolución del periodismo durante de este año, decadente para el mercado impreso, pero de consolidación para el digital. Estos son las 5 puntos a destacar de este 2021:

1.- El lanzamiento en el Perú del primer diario generalista en papel digital descartable. La aparición de “Perú Post” ha comprobado todo el alcance de este nuevo formato multimodal al consolidar su tiraje en más de 100.000 periódicos vendidos diarios. Tras algunos primero fallos en sus actualizaciones, el papel digital ha demostrado toda su versartilidad en la recepción de la señal HSPPZ+ (6G) en chip descartable. El cobro del periódico por horas de activación, acceso a la información premium y personalización, ha abierto todo un nuevo modelo de negocios. Además, la anticipación máxima de las necesidades de los lectores interactivos está permitiendo la aparición de la publicidad contextual, ‘custumizada’ y personalizada.

La nueva forma de distribución en quioscos del periódico digital -basado en la entrega de papel digital en blanco, y su activación, a través del perfil de Facebook- demuestra que la distribución tradicional también puede tener espacio para la personalización usuario por usuario. El periódico digital descartable ha puesto en jaque a la competencia de los medios tradiciones que distribuyen sus contenidos en las ‘ultratablets’ ( tablets ultraligeras). El formato descartable, no retornable y de papel flexible (se puede doblar y meter en el bolsillo) abre el mercado de los usuarios de la calle y en tránsito. A los usuarios de los micros, baños, cafés y restaurantes. Usuarios que no tienen acceso inmediato a un terminal en formato tabloide y que sufre con la lectura en Supersmarth (celulares de última generación).

Estos periódicos digitales descartables compiten directamente con los periódicos de papel que tienen los mercados C y D. La ventaja de “Perú Post” sobre estos tipos de impreso es su precio variable. Un diario impreso vale 0.50 neosoles, mientras que un diario digital descartable -que te da las misma cantidad de información, pero personalizada- puede costar 0.40 neosoles, teniendo en cuenta que la data será personalizada por usuario, según su ubicación, historial de lectura, interacción de Twitter y gustos de Facebook, además con la posibilidad de tener información expandible y profundizada en función (con un costo extra).

2.- Los medios tradicionales y su apuesta por las ‘ultratablets’. Grupos como El Comercio y La República han consolidados sus periódicos generalistas en las ‘ultratablets’, tras la crisis del 2018, en donde la industria del papel entró en quiebra debido al calentamiento global y y la prohibición de la tala de árboles en el Perú (gracias a la suscripción del acuerdo de Kyodo V). Sin embargo, los medios tradicionales, tercos en su posición del pago por noticias, han seguido el ‘Modelo Murdoch’ a rajatabla logrado sus primeras ganancias.

Ellos han decidido mantener su posición de “descelanzados” (sin hipervínculos de ingreso pero sí de salida) pero han cedido a la personalización parcial al estar integrados a las redes sociales. Sin embargo mantienen el modelo tradicional de presentación de noticias bajo el criterio periodístico y con personalizaciones solo en zonas parciales del diario en las secciones fijas pero con tags: “Deportes” y “Tecnología”. Su gran avance en la interacción con los usuarios ha sido su apertura a la zona de “secciones de usuarios”, en donde las tendencias en Twitter son las que crean las secciones -tags para la actualización en tiempo real-.

Asimismo, su integración a los streamings en vivo, gracias a los canales de televisión de los grupos de medios ”, hace que su oferta multimedia en vivo, por noticia, sea más profesional pero menos amplia que la de los medios de Internet, que dejan este trabajo al streaming ciudadano.

3.- Los impresos populares. El uso de papel reciclado para los periódicos en formato minitabloide ha funcionado tan bien que han consolidado un amplio mercado en las zonas populares del país. La reapertura de las antiguas imprentas (cerradas tras la crisis del 2018) y su modificación para trabajar en este nuevo tipo de papel, ha ayudado para la rápida ampliación del tiraje a un bajo costo (80.000 periódicos diarios a 0.50 neosoles por cada uno). Este formato tradicional basado en la información pasada, con dos horas de desactualización, ha funcionando muy bien en las zonas marginales, en donde el acceso a los celulares, tablets o simples computadoras es aún limitado.

Sin embargo, la consolidación de este formato papel ha levantado polémica pues, según algunos parlamentarios, va en contra del derecho a la información. El darle a los lectores información de ayer es desinformar a la población, indican los congresistas. El debate que circula ahora es adaptar nuestra ley a las nuevas tendencias mundiales con legislaciones basada en el “derecho a la información actualizada”, tal como ya lo tiene España y Chile.

4.- La hegemonía de los medios nativos de Internet. Medios como La Mula, Politiko, Huffington (versión Perú), Google News y TerraLink ha ingresado en una cruenta lucha por los prosumidores. La búsqueda de nuevas variables que alimenten a los algoritmos, de personalización de noticias, ha hecho que estos medios comiencen a ofrecer grandes espacios de anticipación noticiosa que permiten que los usuarios accedan a información no indicada en sus perfiles de Facebook.

Asimismo, la competencia del tiempo real a llegado a nuevos niveles con la inscripción de reporteros en vivo ciudadanos. La señal 6G está permitiendo transmisiones HD en vivo vía Supersmart (celulares). Estás transmisiones se están reproduciendo en grandes cantidades y las webs están buscando a los mejores reporteros ciudadanos para  pagarles y contar con una cobertura en tiempo real casi planetaria. La modalidad es la geoubicación de estos reporteros (vía GPS) en todas las regiones y distritos del país, de tal manera que la cobertura en video y en tiempo real sea casi total.

Asimismo, estos medios han consolidado las redacciones flexible y móviles con un mínimo de editores en una sola oficina y con una gran cantidad de colaboradores externos y periodistas ciudadanos multimedia. Este procedimiento de pago por artículo ha logrado que las redacciones se mantengan con un modelo de negocios freemiun con información gratuita (basada en la superficialidad noticiosa) para el mercado publicitario y el cobro por noticias solo por el lanzamiento de exclusivas (investigaciones profundas y exhaustivas).

Además, la multidistribución de estos medios, vía ultratablets, smartphones, computadoras, Post de Noticias (quioscos virtuales) y smarthTVs hacen que sean los medios-plataformas masivos más consumidos por la audiencia. Estas plataformas noticiosas buscarán expandirse sin duda este año que vienen los periódicos digitales descatables. Plataforma perfecta para los medios nativos de Internet que les ayudará a masificar aún más su información multimedia.

5.- Usuarios al ataque. El streaming HD en vivo, los videos subidos por smartphones, las fotos panorámicas en alta y la programación de la televisión amateur cada vez obtiene más protagonismo en la red. Las vidas transmitidas se vuelen una programación de la televisión en Internet y los noticieros basados en el rastreo de las transmisiones ciudadanas crean un nuevo espacio noticioso basado en la producción de información creada por la audiencia. Cualquier usuario se transforma en estrella tras 5 minutos de fama con vivo viral y tiene su propio programa en directo lanzado desde su cuarto.

Las noticias más crudas que nunca: miles de fotos de un acontecimiento, cientos de videos desde distintos ángulos de un hecho, transmisiones en vivo de una noticia. Un tiempo real trepidante donde solo es válida la noticia en el instante, sin filtros ni mediaciones. La noticia ciudadana es la que ejerce la hegemonía de la instantaneidad y ubicuidad máxima y el mayor competidor del periodismo profesional. Y los grandes distribuidores son las redes públicas sociales y también las sociales privadas que viralizan la información en los distintos círculos y niveles de privacidad de los usuarios. El reto de esta información es acceder a cada uno de los círculos sociales hasta tener la totalidad de la audiencia. La clave para el 2022 es lograr explotar este flujo informativo de la audiencia, para su profesionalización.

Cada vez que digo que en el nuevo periodismo (el de Internet) el medio se debe anticipar a las necesidades de los usuarios, la audiencia siempre me mira con cara de….”¿Cómo hacer eso, ni que fueramos brujos?”.  Sin embargo, siempre respondo lo mismo: ¿Se han dado cuenta que los titulares de Facebook siempre de manera “mágica”  te dan  todas las actividades, opiniones y actualizaciones de las personas que en verdad te interesan?

¿Cómo logra esto Facebook? Con un algoritmo (el edgerank) que evalúa a quién calificas, con quién chateas, a quien comentas, que fotos ves, a quien te suscribes y viceversa. Es así que la red social construye tus “titulares”, únicos y distintos a los de cualquier otro usuario. Además Facebook  te da la opción para que las actualizaciones “más recientes”, queden por defecto tras leer los titulares. Entonces, por qué un periódico en Internet no podría comportarse de la misma manera con sus titulares e información minuto a minuto.

El primer punto es la personalización de las noticias. La jeraquización no solo puede ser el privilegio de los periodistas, sino debe darse paso a  la participación de los usuarios en esta construcción. Para lograr conocer los gusto de los usuarios, es indispensable el uso de las redes sociales como Facebook y Twitter.  Los medios en Internet deben lograr que su audiencia se conecte a estas redes para navegar en sus sitios.

La idea es que un algoritmo pueda cruzar la información entre los que son lectores del medio y los que participan de estas redes sociales. El robot podrá determinar que tipo de noticias son las más calificadas, comentadas y compartidas en Facebook o Twitter. Además con el usuario identificado se podrá conocer porque noticias navega más y en cuáles se queda más tiempo. Es así que podemos construir una lista de titulares personalizados que respondan a los perfiles particulares de cada usuario.

El seguir creyendo que son los periodistas los únicos que pueden jeraquizar es arcaico en un mundo que pide personalización.

Otro punto clave también es la anticipación. El conocer a nuestro público ya no solo puede ser visto en términos de hacer un ‘focus group’ o un análisis de lectoría. Ahora estas investigaciones son en tiempo real y minuto a minuto. El saber cuál es la noticia más leída, comentada y recomendada o cuánto tiempo ha estado un usuario en nuestro sitio, es parte del conocimiento que se tiene que tener para la construcción de una  portada en tiempo real.  Toda esta información ayudará a anticipar las necesidades de nuestra audiencia. Pero esta anticipación no puede darse por el “olfato” de un periodista, sino con una aplicación algorítmica , que siga el comportamiento de cada usuario que ingrese al sitio de noticias.

La portada de una web de noticias puede llegar a ser cambiada más de 200 veces en solo 8 horas. ¿Existe un editor capaz de lograr conflagar los gustos e intereses de todos los lectores en una portada que durará 10 minutos? Es así que ya no solo debemos pensar en clasificaciones del tipo: lo más votado o lo más visto, sino personalizar la portada usuario por usuario.  Facebook ya lo hace con las noticias sociales, por qué no hacerlo con las noticias de interés público.

El fin de semana me topé con la columna de Mario Vargas Llosa, titulada  “Más información menos conocimiento”, en donde el escritor peruano mostró su preocupación sobre la transformación del lector en papel, en un mero navegador de Internet.  Esta columna es especialmente interesante pues la escribe uno de los máximos representantes mundiales de la imprenta. Él es Premio Nobel de Literatura 2010, y como tal, demuestra su inmenso miedo por lo que está acarreando el ser digital.

Este miedo es compresible y entendible. Viene de una persona dedicada a la máxima expresión gutenberiana: la literatura. Una persona nacida y criada bajo el paradigma de lo impreso. El genio máximo de las letras, la tinta y el papel. No solo por su extraordinaria manera de escribir y contar una historia, sino por su gran olfato e interpretación comercial para encontrar el intereses de sus lectores.

Él es un genio del texto, sin lugar a duda. El ha encontrado puentes y atajos literarios permanentes con una redacción hipertextual y  no secuencial sin igual. Es el maestro de la construcción literaria impresa, y como tal no entiende a cabalidad qué es lo que está pasando en el mundo de la palabra digital. Mario está justo en la cumbre del “Paréntesis Gutenberg” tal como lo describe Lars Ole Sauerberg en su teoría.  ¿Qué son 500 años impresos en 100 mil de cultura oral?

Vargas Llosa ubica el fenómeno digital y lo detecta en sus consecuencias, pero no en sus causas y vertebralidad. Para el escritor la escritura de consumo en Twitter y Facebook   es  “pensar como monos” y las nuevas formas de adquisición de conocimiento son solamente la construcción de un aprendizaje perezoso y superfluo. Lo que él ve como una revolución, no lo es. Es una mutación, tal como lo describe Alejandro Baricco en su libro ‘Los Bárbaros’. Los nativos digitales ya existen y respiran con branqueas en este  mar de información, como si fuera su propia atmósfera. El escribir con símbolos y letras extraviadas, es su lenguaje, y la Internet , es su archivo infinito de tesoros intelectuales inmediatos.

Por eso, lo que él llama “picotear en la información” es la nueva forma de adquisición del conocimiento para estos mutantes digitales.  Es cierto, la erudición se ha ido perdiendo para dar paso a la superficialidad, a la velocidad y la trayectoria de los conocimientos enlanzados. El conocimiento ahora es colectivo y en permanente cambio, como en Wikipedia. La erudición ha sido dejada de lado, para darle paso al multitalento. Un ser de multiples habilidades pero sin especialización.

Cuando Vargas Llosa dice “cuanto más inteligente sea nuestro ordenador, más tontos seremos” no está entendiendo que nosotros hacemos inteligente a Internet. Que la red somos todos nosotros compartiendo conocimiento.  Youtube no sería lo que es sino subiéramos videos, Wikipedia no sería la gran enciclopedia, si nosotros no introdujéramos conceptos y Google no encontraría las cosas tan rápido y con tanta precisión, si nosotros no calificáramos la información con nuestros enlaces.

Vargas Llosa, en representación de la más alta curia impresa, ha entendido por fin que Internet no solo es una herramienta. Como alguna vez muy bien describió Jeff Jarvis, en una entrevista a El País de España, Internet es “sociedad, un espacio donde nos conectamos con los demás; con información, con acciones, con transacciones”. La red no es un lugar finito, ni terminado. Es un progreso de trabajo permanente. Es por eso que un escritor nunca entenderá a cabalidad el conocimiento en construcción publicado en Internet. Una publicación que nunca será perfecta. Que nunca estará terminada.

Mario Vargas Llosa, en el momento que advierte sobre los cambios cognitivos que está implicando Internet, nos trata de advertir que: todo lo que está al otro lado del muro o el paréntesis de lo impreso es incivilizado, es barbárico. Lo que no es textual y tradicional es parte del mundo salvaje, del mundo digital y superfluo. Un nuevo mundo que no cree en derechos de autor y menos en la profundidad del conocimiento. Tal como lo dice Baricco, el gran miedo del imperio (los impresos) no es ser invadido por los bárbaros mutantes, sino ser contagiados por ellos. Convertirse en uno de ellos. Mario, como líder del imperio, no tiene miedo a ser invadido por estos ignorantes digitales, sino que su reinado de lectores sea contagiado de estas formas de comportamiento superficiales e inocuos.

Es por estas razones que Vargas Llosa está equivocado. Estos nativos digitales no lideran una revolución, sino una mutación. Ni un cataclismo nuclear lo traerá abajo, y en eso sí tiene fundamento su columnna.  La invasión de los bárbaros digitales está en camino y es imparable. Es el destino que nos depara en las nuevas formas de entender y comprender el mundo. Con un nuevo conocimiento más rápido, superficial y compartido. Donde los derechos de autor desaparecen y donde los genios ganadores de nóbeles se extingen en detrimento de la genialidad colectiva.

Enlace relacionado: La secuela de Los Bárbaros escrita por Alejandro Baricco en la revista The Wire en el 2026 (no es un error la fecha) .  “…es necesario recordar que la superficie es el lugar de la estupidez sólo para quien cree en la profundidad como lugar del sentido…”

PD: Seguro, de no ser por Internet, nunca hubiera podido publicar esta columna en respuesta a MVLL. Ahora todos tenemos voz y nuestras propias formas de distribución 😉

Acá les dejo la presentación que hice para la clase de titulación que dicto en la PUCP ‘Comunicaciones y Nuevos Medios’. Está gráfica ha sido construida en base al ‘Paréntesis Gutenberg’ de Lars Ole Sauerberg, muy bien explicada en sendos post por Alejandro Piscistelli y Carina Maguregui en sus respectivos blogs. A este esquema se le ha agregado los conceptos del libro ‘Los Bárbaros’ de Alejandro Baricco (por eso el título de mi blog 😉 ) y  ‘La Musa Aprende a Escribir’ de Eric A. Havelock. Además se le ha superpuesto un supraesquema creado por Eduardo Zapata y Juan  Biondi, explicado, en parte, en sus libros ‘Derribando Muros‘ y ‘La Palabra Permanente‘.

Ya que WordPress no me permite incrustar el Prezi acá les paso el url: http://prezi.com/zj9urmwiwclg/barbaros-post-gutenberg/

Hagamos un ensayo: Qué pasaría si los medios tradicionales siguieran el ejemplo de plataformas como Google y Facebook para encontrar su modelo de negocios. Un poco de historia.

Google tras su consolidación como el mejor buscador del mundo en el año 2000 entró en una disyuntiva. La Plata. Cómo hacer dinero sin transformarse en un árbol de navidad lleno de banners, al mejor estilo del portal Yahoo. Como debía ser, la idea no se le ocurrió a Google sino a otro sitio web llamado Overture.

Overture  comenzó a  vender palabras. Los términos de búsqueda o palabras claves eran el valor fundamental del nuevo modelo de negocio. Esas palabras le decía al anunciante que necesidad quería satisfacer un usuario.

La idea era contextualizar los resultados con publicidad. Los anunciantes ya no compraban espacios sino palabras. A Google le pareció tan buena la idea que la “tomó prestada” y creo ‘Adwords’ y ‘Adsense’.

Si un periódico siguiera este ejemplo lo primero que debería hacer es robar la idea del modelo de negocios de Google y obtener su propio y nuevo sistema de venta de publicidad. Acá algunas modestas propuestas:

Vender palabras o mejor vender tags: los periódicos tiene como gran ventaja la organización de su información taxonómicamente. Estos tags representan las noticias más producidas y demandas por la audiencia. Estos términos pueden ser vendidos a los anunciantes.

Algoritmo de tags: los medios deben invertir más en sus desarrolladores de sistemas para crear algoritmos que determinen cuales son los tags más efectivos y de mayor impacto para la audiencia. Un algoritmo que combinen los ‘trendig toppics de Twitter, términos más buscados en Google y noticias más comentadas y leídas en el medio. La idea es perfeccionar la construcción del tag, no solo con el instinto productivo del periodista, sino con la demanda e interacción de la audiencia.

Autogestión de la publicidad: los medios tradicionales, al igual que Google, deben no solo atender a los grandes clientes sino también a los nichos de pequeñas audiencias. Los periodicos ya lo hacen con la venta de clasificados en el impreso,  ahora lo tienen que hacer también en la web. Cualquier persona debe ser capas de gestionar un banner en un sitio web de un medio. La diferencia entre Craiglist y este modelo, es el tag. El banner debe aparecer solo en función a los tags relacionados a la temática del aviso.

Fomentar la conexión: se tiene que tener identificado al usuario que entra al medio ya sea a través de registros con comunidades propias como con los Connects de Facebook y Twitter. La idea es rastrear la navegación de los usuarios por todo el sitio web. Saber cuáles son los lugares que se visitan en un sitio de manera personalizada, para así lograr vender sesiones de usuarios y no solo espacios. La idea es que la publicidad que aparesca sea personal y ajustada a un usuario – consumidor (surround sessions). Además este rastreo ayudará al algoritmo a trabajar mejor la portada y los tags.

Finalmente, la ideas es comenzar a conceptualizar la publicidad en Internet de manera más personal, algorítmica y taxonómica. No solo pensar en espacios para vender, como los periódicos y las revistas. Publicidad más flexible y personalizada, que aparezca solo donde debe aparecer. Publicidad más accesible para darle a la audiencia una herramienta para autogestionarse en el medio. La audiencia como creadora y consumidora de publicidad.

Hace unos días leía que se cerró la última fábrica de máquinas de escribir. La primera nota que publique en un desparecido periódico deportivo (quebró) la hice en una máquina de escribir en 1998. Fue la única oportunidad que utilice este romántico aparato, y lo que más recuerdo, es que lamenté no haber atendido las clases de mecanografía de mi colegio.

Esto de la máquina de escribir lo relacioné inmediatamente con la frase de Jeff Jarvis, de su último post: “La tradición no es un modelo de negocios”. Una reflexión punzante y devastadora sobre la realidad de los medios tradicionales y sus intentos de subsistir en la nueva realidad que plantea Internet. Las cosas nunca más serán ‘como en los viejos tiempo’.

Los periódicos intentan pensar que el super negocio del siglo XX puede funcionar en este nuevo ciclo. Y no hablo del ejercicio periodístico, sino del modelo de negocios en la industria del periodismo. En el mundo virtual las reglas de la realidad no funcionan por las siguientes razones:

– La audiencia: estos antiguos lectores, oyentes y televidentes ahora son más públicos que nunca. Público porque publica. Ya no tienen ese accionar pasivo, sino ahora ellos producen. La hegemonía de los medios tradicionales de dictar lo que era noticia, o no, ya no existe. Ese oligopólico se abrió al libre mercado de la información. Con solo 140 caracteres, cualquier persona se puede tirar abajo una primicia impresa.

– Plataformas no medios: la audiencia ahora participa de manera activa, ya no solo en medios de comunicación, sino en plataformas de comunicación. Sitios que le permite participar, y más que participar, producir. Ahora el público es el protagonista de la información. No más formatos sino audiencias. YouTube, Flickr, Digg, Wikipedia, Facebook y Twitter (entre muchos otros) han puesto en portada al público.

– Medios sociales: Con esta audiencia activa ahora las noticias son hiperlocales, hipersociales e hiperpersonales. Noticias mundanas que corren por el flujo social de estas redes. La información ahora tiene que convivir con el intercambio social y activo que ejerce la audiencia. Las noticias ahora tienen que ser más sociables e intervenir en las conversaciones de las personas.

– Noticias comunes: las noticias ahora son commodities fáciles de reemplazar. La noticia es noticia, más allá de las cabeceras de los medios tradicionales. La audiencia siempre logrará encontrar la noticia que busca. La boda real de Guillermo y Kate está en todos los medios del mundo y Google News te ayuda a ubicarla y ordenarla.

– La fragmentación publicitaria: la larga cola (Lonng Tale) ha hecho que plataformas como Google y Facebook hayan apostado por los pequeños anunciantes, que en su gran masa son un mercado valioso. La autogestión publicitaria en Internet ha hecho que los anunciantes no solo tengan 5 canales de televisión o 20 periódicos o 50 radios. Ahora tienen cientos de sitios donde publicitar de manera personalizada gracias a palabras claves o los gustos de la audiencia.

– La economía de los enlaces: lo que vale en la red no solo es el contenido y los espacios sino también los enlaces. Los links son la arquitectura de la red. Los muros de pago no son una opción en un mundo de conexiones y enlaces.

– Medios no formatos: los medios ya no son más determinados por su formato. Ya no solo son periódicos, radios o televisión, son una cabecera que puede informar en cualquiera de sus plataformas. Los medios trascienden los formatos. Los medios ahora son convergentes tanto entre sus propios formas como con la audiencia.

1- Su permeabilidad al cambio

En la película Boogie Nigths (Paul Tomas Anderson) hay un instante en que el cineasta Jack Horner recibe una propuesta de su productor: hacer películas en video y no más en film (era 1979) ¿Las razones? Su realización es más barata, no dependen de las salas de cine y tienen una distribución masiva a través de las videocintas. El director aborreció esa propuesta. Él era director de cine. Él contaba historias en película. Él no hacia videos caseros. Él quería a la gente sentada en una butaca y no depravados en la intimidad de un cuarto. La posición de Horner me hizo recodar la postura de muchos periodistas de esta década. “¿Vienes a mi casa a hablar de futuro?”

La industria de la pornografía tuvo su auge en los ochenta gracias a la videocinta. La películas porno perdieron salas de proyeccción pero ganaron consumidores directos. Con la aparición de Internet pasó lo mismo. Rápidamente  adoptó la red como suya. Era más íntimo y privado y su distribución aún más directa. Primero distribuyeron fotos, luego videos y ahora hasta video en vivo. La industria de la pornografía asume los cambios tecnológicos como una oportunidad para una nueva distribución con un mejor modelo de negocio. Mientras tanto, la industria del periodismo ve a la Internet como un obstáculo y un productor de crisis permanente.

2- Su sistema ‘Freemium’

El porno siempre supo cómo cobrar por sus contenidos y fue modificando sus sistemas en función de los cambios en la red. Primero todo era por pago. En un espacio donde casi todo era gratuito, la industria de la pornografía siempre cobraba por fotos y videos. Épocas de los programas para bajar y los pop ups interminables.

Con la aparición de YouTube y los videos streamings, la pornografía tuvo que adaptarse al cambio. La gente podía subir sus videos de manera gratuita, entonces debían encontrar una nueva solución. Ellos decidieron ofrecer fragmentos de video gratis y entregar toda la escena por pago. Con la aparición del HD, su oferta premium pudo surtirse más. Ahora diferencian los videos de baja y alta calidad. La teoría ‘Freemiun’ de Chris Anderson en su máxima expresión.  La pornografía es más grande en ganancias que los réditos combinados de compañías como: Microsoft, Google, Amazon, eBay, Yahoo! , Apple, Netflix y EarthLink. Vean los cifras de esta industria en Internet.

El periodismo intenta encontrar un modelo de negocio y el ‘Freemium’ es una gran opción. Cobrar por acceso a contenidos exclusivos manteniendo una franja gratuita de información noticiosa commodity. El problema es que el periodismo no sabe aún qué contenidos deben ser de libre acceso (Jeff Jarvis y su economía de enlaces) y cuáles por cobro (Murdoch y The Daily).

3- El ser profesional y amateur

Con la aparición de las páginas de videos gratuitos y con la posibilidad de subir contenidos por parte de los usuarios, aparecieron los videos no profesionales. Cualquier persona podía hacer su propia película porno. Es en ese momento que la industria de la pornografía abrió sus esquemas de producción a los videos amateurs. Comenzó a combinar en Internet los video profesionales con los caseros en una convivencia permanente.

En el caso del periodismo, se ha demorado mucho en valorar los contenidos creados por los usuarios. El entender que las noticias ciudadanas pueden convivir con las noticias de periodistas ha sido un trauma difícil de asumir. La aparición de los blogs, Youtube, Flickr y Twitter ha permitido una participación de los usuarios en las noticias que es difícil de adoptar por parte de los periodistas y los medios de comunicación, todavía en la actualidad.

4- Su tiempo real

Los primeros que usaron como negocio el video en tiempo real fueron las páginas webs porno. El ‘real time’ casero ha sido su mejor adopción. El video streaming en vivo es el siguiente paso para el periodismo, que intenta ser tan de último minuto como la radio y la televisión en vivo.

5- Su arquitectura de la información

La páginas webs creadas por la industria pornográfica son un ejemplo de distribución eficiente del contenido. Si miran con detenimiento los sites como los de CNN y Newser, se darán cuenta que están absolutamente inspirados en la presentación de contenidos audiovisuales de webs de pornografía gratuita.

La reclasificación de contenidos “por lo último”, “lo más rankeado”, “lo más comentado” son posibilidades para reagrupar un grid que puede presentar material audiovisual hasta en 24 recuadros.

Las recategorizaciones de los temas, la posibilidad de que los usuarios intervengan en los tags y la apertura a nuevas clasificaciones temáticas es lo que ofrecen las páginas webs pornos dentro de sus homes. Tienen una idea clara de que las nuevas distribuciones de contenido ofrecen una forma de navegación ordenada para los usuarios.

Las web de los periódicos siguen utilizando una categorización de contenidos basado en la jerarquización de los diarios impresos. Notas abridoras y notas secundarias son las homes de medios tradicionales como El Mundo, El País o el New York Times. El riesgo por una jeraquización basada en los gusto de los usuarios y con prioridad en el material audiovisual es una posibilidad que los medios deberían ir tomando en cuenta para una home. Una portada web de jerarquías flexibles e impactantes con una oferta múltiple y con remixeo (¿Algorítmico?) permanente del orden de los contenidos. Más parecido a YouTube que al periódico de la mañana.

¿Que debe aprender el la industria del periodismo de la industria de la pornografía? Su apertura al cambio, la permanente adaptación del modelo de negocios y la flexibilidad de su arquitectura informativa.

Hace unas semanas asistí a una conferencia sobre tecnología 3G y 4G, con el solo fin de preguntar ¿Cuándo llegará la tecnología LTE (4G) al Perú.? Durante las charlas entendí poco de señales, antenas, programas y servidores, pero algo comprendí, sin duda. Que el repotenciar la señal de Internet en modems y smarphones va impulsar aún más el video en vivo y el periodismo ciudadano.

Primero, el hecho que los smartphones tenga una señal de Internet más estable y con mayor ancho de banda permitirá que ya no solo se pueda tuitear texto y fotos, sino también videos. Mi imaginación comenzó a corren en cuanto supe a que velocidades podría llegar el ancho de banda de un celular con 4G. Velocidades realistas, no esas que dicen, pero no se cumplen. (Casi siempre las empresas de telefónica solo garantizan el 10% de la la capacidad de la señal)

Es decir 200 kbps de upload y 500 kbps de downloand, como promedio. Velocidad de Internet perfecta para grabar un video de un minuto y poder mandarlo vía twitter. Velocidad también perfecta para hacer video en vivo, vía Qik, para ya no solo pequeñas audiencias.

¿Se imaginan que significa todo esto? Periodismo ciudadano en video desde cualquier punto de la tierra. Ya no solo fotos, vía Twitpic, sino también videos. Testimonios audiovisuales de la audiencia desde el lugar de los hechos. Ya no esperar que se puedan subir los videos a YouTube, desde una computadora de escritorio, sino imágenes lanzadas desde un celular.

Y yendo aún más lejos, pequeñas transmisiones en vivo desde smartphones de diversos acontecimientos. Cientos de miradas en vivo y en directo de un mismo suceso. Periodismo ciudadano en vivo y en directo con video desde el lugar de los hechos.

Además ¿Han pensamos en el potencial que tiene la Internet 4G en el video en vivo? Las posibilidades, del nuevo video en vivo para los medios de comunicación, son casi infinitas. Ya no será necesario la transmisión vía microondas o satelital, sino solo una buena cobertura de Internet 4G, y el uso de plataformas como Livestream y Ustream, o algún desarrollo nativo de streaming.

Esta revolución ya se está viviendo con nuevos aparatos de transmisión 3G, que trabajan con varios modems, balancenado la señal de Internet, y con un sistema de encodeo de video basado en el h.264. Equipos, si bien de un alto costo, pero eficientes en su transmisión (Estos equipos lo usa en el Perú Willax TV). Sin embargo, con la llegada de la señal LTE no será necesario estos aparatos de alto costo, sino tan solo una laptop, un moden y una cámara. Un nuevo video en vivo: más movil, más viral y de facil acceso.

4G no solo revolucionará a los medios de comunicación sino también a la propia audiencia, que hará de la web un sitio aún más comunicativo, comunal y productivo. Es decir más 2.0 que nunca.

Finalmente, tras la conferencia, un funcionario de Claro me respondió. “Una nueva versión de la señal 3G (HSDPA Plus), podrías llamarla 3.75 0 3.99,  saldrá a inicios del 2011 y 4G (LTE) estará presente en el Perú en el 2012″.

Vean este video ¿futurista? y entendamos todo el alcance de la tecnología 4G o LTE

Hace unos días le daba vueltas a algunas ideas sobre modelos de negocios para medios tradicionales en Internet. Mi única conclusión es que los medios no aprenden la lección. No tengo una respuesta sobre cuál debe ser el modelo de negocio para un periódico en Internet, pues ya sería millonario, pero tengo algunas teorías.

Los métodos para rentabilizar que han buscado plataformas como Google y Facebook es por todos conocido. Haciéndole caso a la ‘Larga Cola‘ (Long Tail), ellos optaron por los pequeños nichos de mercado, con autogestión de los usuarios. La idea fue: todos podemos estar en la capacidad de anunciar en Internet, no solo los grandes.

Esta idea en los diario impresos no es nueva, pues existen  los clasificados. Sin embargo, en Internet este espacio no ha sido cubierto por los medios tradicionales, sino por plataformas como Craiglist (el terror de los medios en Estados Unidos). Los grandes medios apuntan a los grandes anunciantes con formatos tipo banner. Tratan de vender en Internet, cómo se vende en los periódicos y revistas: vender espacios.

¿Y que pasaría si los medios tradicionales en Internet también atiendes a los pequeños nichos de mercados, es decir a la larga cola? Podrían haber banners tipo Google Anuncios,  para que los usuarios tengan un espacio, autogestionado, con banners contextuales con las noticias, al mejor estilo de Google Adsense. O banners que respondan a los gusto de la audiencia, tipo los anuncios de Facebook.

Banners que aparezcan junto a una noticia de manera contextual, creado por personas comunes, que quiera anunciar en un medio en Internet. ¿Por qué no darle la oportunidad a los usuarios de crear sus propios anuncios en una web de un periódico tradicional, con un sistema de autogestión?

Otra idea es: ¿por qué seguir solo vendiendo espacios cuando se puede vender contenido? Lo que quiero decir es que no solo se deben ofrecer banners a los anunciantes, sino también tags, categorías, búsquedas y contenidos acompañados de auspicios como publicidad insertada en videos, al estilo YouTube. Es decir, Google ya nos enseñó que los tags son dinero, pues son una clara demostración de la producción periodística de un tema determinado y la representación de la información más consumida por un usuario.

Es momento de dejar de ver a las webs de noticias, como una revistas o periódicos, con espacios para vender, y ver sus posibilidades hipervinculadas, interactivas y multimedias.

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”