You are currently browsing the tag archive for the ‘audiencia’ tag.

Este post fue publicado primero en Inserte una ficha, pero creo pertinente también compartirlo aquí porque tiene relación con el periodismo y las nuevas audiencias.

En el 2004, el programa 60 Minutes de la CBS presentó un reportaje en el que utilizaban varios documentos – los reportes Killian – con los que se ponía en tela de juicio el servicio militar de George W. Bush. Fue poco antes de las elecciones presidenciales de aquel año, en las que el retoño de George Bush se enfrentaba al senador demócrata John Kerry.

Bully1.jpg

A las pocas horas de emitido el informe, blogs y foros en Internet refutaban con argumentos y datos especializados los documentos presentados por uno de los más importantes programas periodísticos de los Estados Unidos. Semanas después, la CBS tuvo que disculparse, admitiendo que los documentos que dijo eran verdaderos en realidad resultaron falsos. No los quiero aburrir más, ya que este es un blog sobre videojuegos, pero utilizo esta larga introducción sobre un hecho relacionado con la labor periodística porque, luego de ver dos reportajes sobre un mismo videojuego en la televisión peruana, les confieso que, como periodista, no puedo más que sentir pena.

Ambos informes, uno del 4 y otro del 5, tratan sobre el videojuego Bully y quiero, como gamer que soy, refutar algunos de los datos expuestos por mis colegas periodistas de televisión.

El reportaje de América Noticias dice que Bully es “la novedad entre escolares y adolescentes”. Pues les cuento que el videojuego de Rockstar salió en el 2006 para Playstation 2 y el 2008 para Wii, Xbox 360 y PC. Quien medianamente disfruta del ocio electrónico sabe que los videojuegos a Lima llegan casi en la misma fecha en la que salen en EE.UU. así que Bully ya se vendía, en original y/o pirata, por aquella época. Este dato pudieron haberlo encontrado mis colegas googleando “Bully video game wikipedia”, y, de haberlo hallado, se habrían preguntado si podían asegurar tan fácilmente que un juego salido hace cuatro años – tomo como referencia la versión para PC – podría aún ser “novedad”.

Otro dato que pudo traer abajo el calificativo de “novedoso”: los menores de edad gamers les encantan los juegos más recientes o aquellos que están de boca en boca o los que son muy masivos. Ejemplos: Left 4 Dead 2, PES 2012, Audition Latino, Counter Strike Extreme y un corto etecé. Pueden darse una vuelta por alguna cabina para verificar lo que les digo o por Polvos Azules para ver qué es “novedad” videojueguil. Por último, preguntarle a un familiar suyo de esa edad.

En ninguno de los reportajes informan que Bully no es un videojuego para niños, que es uno para adultos, publicado por Rockstar, compañía conocida por la saga Grand Theft Auto en la que, en líneas generales,  asumes el rol de un ladrón que tiene que escalar posiciones en el bajo mundo. La desarrolladora estadounidense siempre ha hecho este tipo de trabajos y, quienes seguimos de cerca la información sobre la industria del ocio electrónico, sabemos a que atenernos cuando Rockstar lanza un videojuego. Yo en este momento estoy jugando Red Dead Redemptionel mejor juego del 2010 no solo para los lectores de este blog sino para la prensa especializada – y su historia es ADULTA: un exasaltante en los salvaje oeste al que obligan a capturar a sus excompinches porque, en caso de no colaborar, su familia pagará las consecuencias.

reddeadredemption_marston4_800x600.jpg

“Pedro, ¿de qué vale el dato de que es un juego para adultos, si aquí no se respeta el hecho que un título sea para público infantil? Al final todos los juegan”. Pues sí, no me voy a rasgar las vestiduras. Pero vamos, esa información habría puesto en contexto a los padres de familia que vieron los reportajes. O sea, y esto es algo que insisto incluso con mi familia: los padres y/o tutores deben saber qué es lo que sus hijos juegan ya sea en casa o en la calle.

Con respecto al bullying, no niego que ese fenómeno exista en los colegios, pero asegurar tan fácilmente que este videojuego incentiva este tipo de conducta antisocial en los colegios me recuerda a cuando decían que el FPS Doom y Marilyn Manson eran los culpables de la matanza de Columbine. Sugiero leer esta genial respuesta del cantante a tamaño desatino. O también darle una revisada a este texto de Gustavo Vila sobre violencia y videojuegos.

bully2.jpg

No quiero pontificar con este post, solo quiero llamar la atención sobre lo mal que a veces hacemos nuestro trabajo. Parece que algunos colegas no se dan cuenta, o -lo que es peor- no quieren darse cuenta que la relación entre audiencia y medios de comunicación ha cambiado hace mucho tiempo. Muestra de ello es que los bloggers sí tomaron nota de los yerros que contenían ambos reportajes y no fueron tan condescendientes a la hora de criticar a ambos canales (Leer este texto de Wilson Podcast o los comentarios en el fanpage de Inserte una ficha en Facebook aquí y aquí).

Si seguimos insistiendo en que nadie se va a quejar o no nos damos cuenta de este tipo de errores y enmedamos, como bien dicen mi buen amigo César Soplín, los periodistas vamos a ser reemplazados por robots.

Pedro Rivas Ugaz

Anuncios

Cada vez que digo que en el nuevo periodismo (el de Internet) el medio se debe anticipar a las necesidades de los usuarios, la audiencia siempre me mira con cara de….”¿Cómo hacer eso, ni que fueramos brujos?”.  Sin embargo, siempre respondo lo mismo: ¿Se han dado cuenta que los titulares de Facebook siempre de manera “mágica”  te dan  todas las actividades, opiniones y actualizaciones de las personas que en verdad te interesan?

¿Cómo logra esto Facebook? Con un algoritmo (el edgerank) que evalúa a quién calificas, con quién chateas, a quien comentas, que fotos ves, a quien te suscribes y viceversa. Es así que la red social construye tus “titulares”, únicos y distintos a los de cualquier otro usuario. Además Facebook  te da la opción para que las actualizaciones “más recientes”, queden por defecto tras leer los titulares. Entonces, por qué un periódico en Internet no podría comportarse de la misma manera con sus titulares e información minuto a minuto.

El primer punto es la personalización de las noticias. La jeraquización no solo puede ser el privilegio de los periodistas, sino debe darse paso a  la participación de los usuarios en esta construcción. Para lograr conocer los gusto de los usuarios, es indispensable el uso de las redes sociales como Facebook y Twitter.  Los medios en Internet deben lograr que su audiencia se conecte a estas redes para navegar en sus sitios.

La idea es que un algoritmo pueda cruzar la información entre los que son lectores del medio y los que participan de estas redes sociales. El robot podrá determinar que tipo de noticias son las más calificadas, comentadas y compartidas en Facebook o Twitter. Además con el usuario identificado se podrá conocer porque noticias navega más y en cuáles se queda más tiempo. Es así que podemos construir una lista de titulares personalizados que respondan a los perfiles particulares de cada usuario.

El seguir creyendo que son los periodistas los únicos que pueden jeraquizar es arcaico en un mundo que pide personalización.

Otro punto clave también es la anticipación. El conocer a nuestro público ya no solo puede ser visto en términos de hacer un ‘focus group’ o un análisis de lectoría. Ahora estas investigaciones son en tiempo real y minuto a minuto. El saber cuál es la noticia más leída, comentada y recomendada o cuánto tiempo ha estado un usuario en nuestro sitio, es parte del conocimiento que se tiene que tener para la construcción de una  portada en tiempo real.  Toda esta información ayudará a anticipar las necesidades de nuestra audiencia. Pero esta anticipación no puede darse por el “olfato” de un periodista, sino con una aplicación algorítmica , que siga el comportamiento de cada usuario que ingrese al sitio de noticias.

La portada de una web de noticias puede llegar a ser cambiada más de 200 veces en solo 8 horas. ¿Existe un editor capaz de lograr conflagar los gustos e intereses de todos los lectores en una portada que durará 10 minutos? Es así que ya no solo debemos pensar en clasificaciones del tipo: lo más votado o lo más visto, sino personalizar la portada usuario por usuario.  Facebook ya lo hace con las noticias sociales, por qué no hacerlo con las noticias de interés público.

Hace unos días leía que se cerró la última fábrica de máquinas de escribir. La primera nota que publique en un desparecido periódico deportivo (quebró) la hice en una máquina de escribir en 1998. Fue la única oportunidad que utilice este romántico aparato, y lo que más recuerdo, es que lamenté no haber atendido las clases de mecanografía de mi colegio.

Esto de la máquina de escribir lo relacioné inmediatamente con la frase de Jeff Jarvis, de su último post: “La tradición no es un modelo de negocios”. Una reflexión punzante y devastadora sobre la realidad de los medios tradicionales y sus intentos de subsistir en la nueva realidad que plantea Internet. Las cosas nunca más serán ‘como en los viejos tiempo’.

Los periódicos intentan pensar que el super negocio del siglo XX puede funcionar en este nuevo ciclo. Y no hablo del ejercicio periodístico, sino del modelo de negocios en la industria del periodismo. En el mundo virtual las reglas de la realidad no funcionan por las siguientes razones:

– La audiencia: estos antiguos lectores, oyentes y televidentes ahora son más públicos que nunca. Público porque publica. Ya no tienen ese accionar pasivo, sino ahora ellos producen. La hegemonía de los medios tradicionales de dictar lo que era noticia, o no, ya no existe. Ese oligopólico se abrió al libre mercado de la información. Con solo 140 caracteres, cualquier persona se puede tirar abajo una primicia impresa.

– Plataformas no medios: la audiencia ahora participa de manera activa, ya no solo en medios de comunicación, sino en plataformas de comunicación. Sitios que le permite participar, y más que participar, producir. Ahora el público es el protagonista de la información. No más formatos sino audiencias. YouTube, Flickr, Digg, Wikipedia, Facebook y Twitter (entre muchos otros) han puesto en portada al público.

– Medios sociales: Con esta audiencia activa ahora las noticias son hiperlocales, hipersociales e hiperpersonales. Noticias mundanas que corren por el flujo social de estas redes. La información ahora tiene que convivir con el intercambio social y activo que ejerce la audiencia. Las noticias ahora tienen que ser más sociables e intervenir en las conversaciones de las personas.

– Noticias comunes: las noticias ahora son commodities fáciles de reemplazar. La noticia es noticia, más allá de las cabeceras de los medios tradicionales. La audiencia siempre logrará encontrar la noticia que busca. La boda real de Guillermo y Kate está en todos los medios del mundo y Google News te ayuda a ubicarla y ordenarla.

– La fragmentación publicitaria: la larga cola (Lonng Tale) ha hecho que plataformas como Google y Facebook hayan apostado por los pequeños anunciantes, que en su gran masa son un mercado valioso. La autogestión publicitaria en Internet ha hecho que los anunciantes no solo tengan 5 canales de televisión o 20 periódicos o 50 radios. Ahora tienen cientos de sitios donde publicitar de manera personalizada gracias a palabras claves o los gustos de la audiencia.

– La economía de los enlaces: lo que vale en la red no solo es el contenido y los espacios sino también los enlaces. Los links son la arquitectura de la red. Los muros de pago no son una opción en un mundo de conexiones y enlaces.

– Medios no formatos: los medios ya no son más determinados por su formato. Ya no solo son periódicos, radios o televisión, son una cabecera que puede informar en cualquiera de sus plataformas. Los medios trascienden los formatos. Los medios ahora son convergentes tanto entre sus propios formas como con la audiencia.

Durante varios años uno de los grandes errores de los medios de comunicación tradicionales en Internet, sobre el uso de información producida por los usuarios, ha sido esperar que su público le envíe información. Los medios es su gran arrogancia, pensaron que los usuarios los utilizarían para lanzar información producida de manera “amateur”.

Muchos proyectos de periodismo participativo siempre tenían como premisa el slogan “envíanos tus fotos”, “mándanos tus videos”. Estás eran las respuestas de los periódicos en Internet ante la apertura del “periodismo ciudadano”. Uno de los pocos espacios exitosos que encontraron los medios para lograr la participación de la audiencia fueron los comentarios, los que han evolucionado hasta lograr una integración con las redes sociales.

Sin embargo, los medios no se daban cuenta que la gente ya estaba participando, con información de todo tipo, a través de plataformas como blogs, YouTube, Twitter y Flickr. Las personas en su propia inteligencia y estupidez comenzaron a colgar todo tipo de materiales, desde los más banales hasta los más informativos.

Los medios comenzaron a quedar al margen de toda esta información creada por la audiencia por varias razones: por subestimarla, al creer que era información social y no noticiosa. Por devaluarla, al creer que la información lanzada no era profesional. Por ignorarla, al ni siquiera saber de su existencia y dinámica.

Como ya dije muchas veces, la profesión del periodismo está en franca mutación y una de estas modificaciones es entender como trabajar la información producida por la audiencia. La respuesta es fácil. Seguir haciendo periodismo para transformar esta información en reales noticias de interés. Es en este camino que en el equipo de Medios Digitales de El Comercio hemos creado ReporTube, un diario hecho 100% con YouTube (Mancini dixit).

¿Para qué esperar que la audiencia nos envíe videos si ya los cuelgan en YouTube? Esta es la premisa de este proyecto de videorreporterismo participativo. Lo que hace “ReporTube” es ser un selector, agregador y tag de videos ciudadanos de interés noticioso. En ReporTube trabajan dos productores de noticias (data curators) que busca, encuentra, integran y presentan información. Además estos productores de contenidos no piden que la audiencia les mande video, sino solicitan que les avisen cuando ya han publicado en YouTube (con un hasgtag, mail, o YouTube Direct).

Un caso similar es el que está reproduciendo Perfil de Argentina con “140” , un diario hecho 100% con Twitter. En este sitio la premisa es la misma que la anterior. Se produce tanta información noticiosa a través del Twitter que es imposible mantenerse ajena a esta. Funcionarios públicos, actores, cantantes y ciudadanos en general comienzan a usar tanto el Twitter en Argentina, que es necesario un agregador de contenidos basados en esta plataforma de 140 palabras. Para este proyecto se cuenta con un equipo de productores de noticias que buscan, reúnen e integran la información nacida en Twitter.

A partir de estos dos ejemplos, ¿Por qué no plantearnos una portada de un medio tradicional creada con el flujo informativo de la audiencia? Videos de YouTube, fotos de Twitpic y Flickr, categorías basadas en hashtags, noticias de último momento con información de Twitter y flujos noticiosos basados en blog. Una portada paralela a la creada por los periodistas, como un espejo ciudadano de las “noticias profesionales”

Cómo ven estos dos ejemplos son claras respuestas para delinear el camino que debe seguir el periodismo tradicional ante la consolidación de la información creada por la audiencia. El periodismo participativo o ciudadano, no lo construyen los usuarios sino los periodistas.

En estos días la experiencia alrededor de los contenidos creados por la audiencia, me han llevado más de una sorpresa. Con ReporTube hemos aprendido varias lecciones del llamado “Periodismo 3.0“.

1- La audiencia no te manda contenidos, por más que crees un blog de periodismo ciudadano y los usuarios se inscriban.

2- Los usuarios inscritos sí responden a las iniciativas que convoca un medio de comunicación.

3- Los usuarios suben contenidos en plataformas (YouTube, Wikipedia, Flickr, etc), al margen de los medios de comunicación

4- Los medios de comunicación en Internet tienen que salir a buscar los contenidos publicados por la audiencia en estas plataformas

5- Los contenidos que suben la audiencia, son reales, verosímiles y con un ángulo distinto al de un periodista.

6- Los usuarios que suben contenidos son millones y los periodistas solo cientos. Ellos siempre llegarán a los lugares que, a veces, un periodista no puede llegar.

6- Los contenidos de los usuarios no compiten con los creados por un periodista. Los complementan y enriquecen.

Les dejo una entrevista en video sobre ReporTube, que me realizó Luis Carlos Burneo para su blog La Habitación de Henry Spenser.

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”