You are currently browsing the tag archive for the ‘agregadores’ tag.

Y un día pasó. El Huffington Post superó al New York Times en cantidad de usuarios únicos. Un hito histórico en el periodismo en Internet. Por primera vez un medio periodístico nacido en Internet supera del primer lugar de preferencia al medio más tradicional de Estados Unidos. Es cómo diría Baricco: la bandera de los bárbaros en una de las mayores fortalezas del imperio.

¿Por qué un medio nacido en Internet supera en visitas a un periódico que ha acuñado su credibilidad en 200 años? Por mucho tiempo los medios tradicionales se ampararon, en Internet, en el prestigio de sus cabeceras, con métodos de difusión y cobertura de información basada en el mundo impreso. Durante toda la era 1.0, la idea de tener una sola puerta de entrada para la información tenía sentido, pero con la irrupción de la web 2.0 esta visión quedó totalmente obsoleta (Sino pregúntenle a los portales).

El HuffPo ha hecho una interpretación contemporánea de cómo se debe hacer periodismo en Internet: agregación de noticias, blogs de personajes prestigiosos y una gran inversión en una unidad de investigación. Es decir has bien lo que sabes hacer y el resto enlázalo como diría Jeff Jarvis.

Sin embargo, lo que mejor hace el Huffington, para obtener tan altos niveles de audiencia, es introducir sus noticias a los flujos sociales a través de redes cómo Twitter y Facebook. Ahora las personas están más tiempo consumiendo información en las redes sociales que en el mail, en los buscadores o los medios en Internet. El gran reto es introducir las noticias periodísticas en los flujos de noticias personales.

¿Cómo lo hace el HuffPo? Con el ‘Huff Post Social News’. Una comunidad abierta a todas las redes sociales, que une los flujos de Facebook y Twitter, en torno a las calificaciones y comentarios en sus noticias. Esta web de noticias no crea su propia comunidad sino utiliza las redes sociales ya existentes para identificar a sus usuarios y unirlos en esta nueva red.  La red de tus amigos en Twitter y Facebook que participan y consumen las noticias del Huffington. Usuarios que además  son catalogados y calificados por el HuffPo a través de condecoraciones como ‘Moderadores’, ‘Editores’ y ‘Colaboradores’. (al mejor estilo de Foursquare)

¿Qué logra con esto el HuffPo? Introducir sus noticias a los flujos sociales de las personas a través de las calificaciones (Ilike) comentarios y métodos para compartir (Share). Es así como un medio periodístico participa de las redes sociales. No solo creándose un fanpages o una cuenta en Twitter.  Y menos creando su propia red social cerrada.  Cada noticia del Huffpo tiene decenas de formas de integración social distintas para que la noticia trascienda el propio medio. Ya sea por una dedo arriba, un tuit, un comentario o un simple mail (entre otras muchas opciones) las noticias de esta web son distribuidas por su propia audiencia de manera viral.

Mientras tanto, el New York Times ha comenzado a cobrar por contenidos dejando solo un acceso total a los usuarios venidos de las redes sociales y buscadores. Comienzan a cobrar por su portada y se mantienen cautos a los altos flujos de audiencia llegados por estas otras dos fuentes. ¿Y aún nos preguntamos porque el HuffPo ha pasado al NYT?

El primero interpreta Internet con las reglas que lo rige: criterios sociales, economía del enlace, priorización de la audiencia. En tanto el segundo aún creen en el medio cerrado, la cabecera como prioridad y el cobro de contenido como modelo de negocio.

Anuncios

Hace una semanas comenzó en  Twitter una recatafila de tuits sobre qué es la #nuevanoticia. La nueva noticia es el Huffington Post. Un periodismo de redacción portátil, de opinantes amateurs (blogueros), de multicontenidos agregados, de usuarios participativos, de lectores calificadores, de periodistas móviles, de editores de flujos sociales, de integradores de redes sociales, de dedos arriba, de tags abajo, de seleccionadores de enlaces, de arquitectos de flujos. De algoritmos. Y, sobretodo, de audiencia.

Muchos preguntan por qué se pagó más de 315 millones de dólares por el HuffPo. Se pagó por estas razones. Se pagó por la selección de contenidos. En un mundo de superabundancia, la selección periodística de la información puede llegar a esta suma y más. En épocas en las que se cree que la salvación de los grande medios de comunicación es el cobro por contenidos, AOL apuesta por la economía del enlace.

AOL compró un medio periodístico nacido en Internet. Un periódico 2.0 que cree en la participación de la audiencia, en las redes sociales, en los blogs, en los enlaces, en los tags, en los videos. En la creación de contenidos de calidad, en la selección de noticias de calidad. No solo compró periodistas que producen sino que seleccionan e interactúan con la audiencia. Nuevos periodistas, nueva noticia.

Post recomendables:

RTVE.es: AOL y el ‘Huffington Post’, ¿contenidos a granel o nuevo periodismo?
Gumersindo La Fuente de Elpais.es: Los viejos de Internet, los nuevos del periodismo

Hasta ahora me sigo preguntando por qué no existe un agregador de noticias peruanas. Es momento de un Huffington made in Perú. Acá los medios en Internet siguen preocupados en la creación de contenidos y la actualización permanente sin tomar en cuenta la importancia y valor de los enlaces. Cómo dije en un post anterior la taxonomía es más importante que el rediseño de una web y ahora diré que la  selección es tan importante como la creación.

Estamos en un nuevo espacio noticioso donde la superabundancia de información es obvia. Ante esta situación la selección y recomendación profesional de información adquiere una relevancia clave en el periodismo. Los nuevos editores tienen que saber seleccionar información tanto propia como ajena.

Siempre me he preguntado por qué los presentadores de Canal N citan la web de El País de España para dar una noticia sucedida en Australia (por poner un ejemplo). Ahí existe una selección errada pues pudieron haber citado al Sydney Morning Herald de Australia. Asimismo,  me he interrogado por qué es más lícito voltear una noticia escuchada en RPP o vista en Canal N, que colocar un enlace directamente de la noticia creada por la web de RPP o colocar el video de YouTube de la noticia difundida por Canal N.

Se imaginan una web que agregue noticias de Política de El Comercio, Correo, La República; Locales de RPP, Andina, La Mula, ReporTube; Deportes de El Bocón, Depor y Libero; editoriales de Fritz Du Bois, Alvarez Rodrich, Tafur y Lauer; Internacionales de El País, El Mundo, The Guardian y Le Monde. Videos extraídos de YouTube de Canal N, Canal 4 y Canal 2; opiniones de personalidades vía Twitter, Espectáculos de Trome y Peru.com. ¿Es esto posible? Sí lo es.

Un periódico online generalista que se vale de la información commodity de todos los medios periodísticos y que selecciona las noticias más certeras y precisas. Una agregación profesional. Una visión de selección de un periodistas que conoce los gustos de la audiencia y entiende entre lo importante y lo interesante en la información.Ya sé lo que dirán. ¡Eso es un robo! ¡Parasitos!

Acá les dejo lo que dijo Arianna Huffington ante la acusación de Rupert Murdoch sobre que los agregadores “roban las noticias”

“Rupert Murdoch ha confundido la agregación con la apropiación indebida. Esto último va en contra de la ley mientras que la agregación, dentro del uso justo que las excepciones a la ley de propiedad intelectual ampara, es parte del ADN de la Red”, ha señalado Arianna Huffington

Lo que dice Arianna es que con esta política de los enlaces, los agregadores lo que han hecho es trabajar en los límites de los derechos de autor, con el fin de evitar la copia de contenidos. El enlace es una convención que previene la piratería de información.

Además hay que tomar en cuenta que en la agregación existe una personalización de los contenidos enlazados, tal como lo hace Newser. El título, la bajada y el primer parrafo pueden ser destacados y reeditados por un periodista, el que además puede agregar otros enlaces y material audiovisual que enriquezcan la noticias y su contexto. Todo esto se puede hacer con una agregación manual. Una agregación con intervención de un periodista que es un valor añadido mayor al robot de Google News, que hace una selección automática en función de un algoritmo. La cuestión es generar un valor añadido y la selección lo es.

¿Los agregadores son parasitos del periodismo? No, pues como difunde Jeff Jarvis en su teoría de la economía de los enlaces, lo importantes es enlazar y ser enlazados. Esto es lo que genera más audiencia. Este el verdadero valor de la red. Hay medios que suplican al Huffington ser tomados como fuentes para ser enlazados. El Huffington, un medio que ha logrado con su fórmula de agregación, superar en audiencia al Washington Post.

Ahora bien, seguro aparecerán los que digan que si todos seleccionan ya nadie creará contenidos y eso es un error garrafal. La formula es la siguiente “enlazar + crear” o cómo dice Jeff Jarvis: “Haz lo que mejor sabes hacer y enlaza lo demás”. Los medios en Internet tienen que saber usar sus mejores balas en la creación de contenidos creativos y de gran atracción para su audiencia. Se debe pensar en cubrir una noticias con un ángulo tan interesante que pueda ser enlazado por muchos medios y por la propia audiencia.

Bajo este concepto se puede tener una redacción pequeña de contenidos generalistas apuntada a la agregación de noticias. Esto permitirá tener un flujo permanente de información importante pero commodity. Y además tener otro grupo de periodistas invertidos en la creación de contenidos propios que generen tráfico, marquen la agenda y produzcan reacciones y rebotes de otros medios. Si a eso se le agregan blogs de plumas importantes, que creen contenidos, por fuera sin estar en la redacción, y el impulso del periodismo participativo, se tendrá un web de noticias muy potente.

Esta es la formula que utiliza el Huffington Post y que amenaza hasta el propio The New York Times. Agregación + contenido propio + blogueros. ¿Quién se atreve a hacerlo en el Perú?

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”