You are currently browsing the tag archive for the ‘publicidad’ tag.

Hagamos un ensayo: Qué pasaría si los medios tradicionales siguieran el ejemplo de plataformas como Google y Facebook para encontrar su modelo de negocios. Un poco de historia.

Google tras su consolidación como el mejor buscador del mundo en el año 2000 entró en una disyuntiva. La Plata. Cómo hacer dinero sin transformarse en un árbol de navidad lleno de banners, al mejor estilo del portal Yahoo. Como debía ser, la idea no se le ocurrió a Google sino a otro sitio web llamado Overture.

Overture  comenzó a  vender palabras. Los términos de búsqueda o palabras claves eran el valor fundamental del nuevo modelo de negocio. Esas palabras le decía al anunciante que necesidad quería satisfacer un usuario.

La idea era contextualizar los resultados con publicidad. Los anunciantes ya no compraban espacios sino palabras. A Google le pareció tan buena la idea que la “tomó prestada” y creo ‘Adwords’ y ‘Adsense’.

Si un periódico siguiera este ejemplo lo primero que debería hacer es robar la idea del modelo de negocios de Google y obtener su propio y nuevo sistema de venta de publicidad. Acá algunas modestas propuestas:

Vender palabras o mejor vender tags: los periódicos tiene como gran ventaja la organización de su información taxonómicamente. Estos tags representan las noticias más producidas y demandas por la audiencia. Estos términos pueden ser vendidos a los anunciantes.

Algoritmo de tags: los medios deben invertir más en sus desarrolladores de sistemas para crear algoritmos que determinen cuales son los tags más efectivos y de mayor impacto para la audiencia. Un algoritmo que combinen los ‘trendig toppics de Twitter, términos más buscados en Google y noticias más comentadas y leídas en el medio. La idea es perfeccionar la construcción del tag, no solo con el instinto productivo del periodista, sino con la demanda e interacción de la audiencia.

Autogestión de la publicidad: los medios tradicionales, al igual que Google, deben no solo atender a los grandes clientes sino también a los nichos de pequeñas audiencias. Los periodicos ya lo hacen con la venta de clasificados en el impreso,  ahora lo tienen que hacer también en la web. Cualquier persona debe ser capas de gestionar un banner en un sitio web de un medio. La diferencia entre Craiglist y este modelo, es el tag. El banner debe aparecer solo en función a los tags relacionados a la temática del aviso.

Fomentar la conexión: se tiene que tener identificado al usuario que entra al medio ya sea a través de registros con comunidades propias como con los Connects de Facebook y Twitter. La idea es rastrear la navegación de los usuarios por todo el sitio web. Saber cuáles son los lugares que se visitan en un sitio de manera personalizada, para así lograr vender sesiones de usuarios y no solo espacios. La idea es que la publicidad que aparesca sea personal y ajustada a un usuario – consumidor (surround sessions). Además este rastreo ayudará al algoritmo a trabajar mejor la portada y los tags.

Finalmente, la ideas es comenzar a conceptualizar la publicidad en Internet de manera más personal, algorítmica y taxonómica. No solo pensar en espacios para vender, como los periódicos y las revistas. Publicidad más flexible y personalizada, que aparezca solo donde debe aparecer. Publicidad más accesible para darle a la audiencia una herramienta para autogestionarse en el medio. La audiencia como creadora y consumidora de publicidad.

Hace unos días leía que se cerró la última fábrica de máquinas de escribir. La primera nota que publique en un desparecido periódico deportivo (quebró) la hice en una máquina de escribir en 1998. Fue la única oportunidad que utilice este romántico aparato, y lo que más recuerdo, es que lamenté no haber atendido las clases de mecanografía de mi colegio.

Esto de la máquina de escribir lo relacioné inmediatamente con la frase de Jeff Jarvis, de su último post: “La tradición no es un modelo de negocios”. Una reflexión punzante y devastadora sobre la realidad de los medios tradicionales y sus intentos de subsistir en la nueva realidad que plantea Internet. Las cosas nunca más serán ‘como en los viejos tiempo’.

Los periódicos intentan pensar que el super negocio del siglo XX puede funcionar en este nuevo ciclo. Y no hablo del ejercicio periodístico, sino del modelo de negocios en la industria del periodismo. En el mundo virtual las reglas de la realidad no funcionan por las siguientes razones:

– La audiencia: estos antiguos lectores, oyentes y televidentes ahora son más públicos que nunca. Público porque publica. Ya no tienen ese accionar pasivo, sino ahora ellos producen. La hegemonía de los medios tradicionales de dictar lo que era noticia, o no, ya no existe. Ese oligopólico se abrió al libre mercado de la información. Con solo 140 caracteres, cualquier persona se puede tirar abajo una primicia impresa.

– Plataformas no medios: la audiencia ahora participa de manera activa, ya no solo en medios de comunicación, sino en plataformas de comunicación. Sitios que le permite participar, y más que participar, producir. Ahora el público es el protagonista de la información. No más formatos sino audiencias. YouTube, Flickr, Digg, Wikipedia, Facebook y Twitter (entre muchos otros) han puesto en portada al público.

– Medios sociales: Con esta audiencia activa ahora las noticias son hiperlocales, hipersociales e hiperpersonales. Noticias mundanas que corren por el flujo social de estas redes. La información ahora tiene que convivir con el intercambio social y activo que ejerce la audiencia. Las noticias ahora tienen que ser más sociables e intervenir en las conversaciones de las personas.

– Noticias comunes: las noticias ahora son commodities fáciles de reemplazar. La noticia es noticia, más allá de las cabeceras de los medios tradicionales. La audiencia siempre logrará encontrar la noticia que busca. La boda real de Guillermo y Kate está en todos los medios del mundo y Google News te ayuda a ubicarla y ordenarla.

– La fragmentación publicitaria: la larga cola (Lonng Tale) ha hecho que plataformas como Google y Facebook hayan apostado por los pequeños anunciantes, que en su gran masa son un mercado valioso. La autogestión publicitaria en Internet ha hecho que los anunciantes no solo tengan 5 canales de televisión o 20 periódicos o 50 radios. Ahora tienen cientos de sitios donde publicitar de manera personalizada gracias a palabras claves o los gustos de la audiencia.

– La economía de los enlaces: lo que vale en la red no solo es el contenido y los espacios sino también los enlaces. Los links son la arquitectura de la red. Los muros de pago no son una opción en un mundo de conexiones y enlaces.

– Medios no formatos: los medios ya no son más determinados por su formato. Ya no solo son periódicos, radios o televisión, son una cabecera que puede informar en cualquiera de sus plataformas. Los medios trascienden los formatos. Los medios ahora son convergentes tanto entre sus propios formas como con la audiencia.

Hace unos días le daba vueltas a algunas ideas sobre modelos de negocios para medios tradicionales en Internet. Mi única conclusión es que los medios no aprenden la lección. No tengo una respuesta sobre cuál debe ser el modelo de negocio para un periódico en Internet, pues ya sería millonario, pero tengo algunas teorías.

Los métodos para rentabilizar que han buscado plataformas como Google y Facebook es por todos conocido. Haciéndole caso a la ‘Larga Cola‘ (Long Tail), ellos optaron por los pequeños nichos de mercado, con autogestión de los usuarios. La idea fue: todos podemos estar en la capacidad de anunciar en Internet, no solo los grandes.

Esta idea en los diario impresos no es nueva, pues existen  los clasificados. Sin embargo, en Internet este espacio no ha sido cubierto por los medios tradicionales, sino por plataformas como Craiglist (el terror de los medios en Estados Unidos). Los grandes medios apuntan a los grandes anunciantes con formatos tipo banner. Tratan de vender en Internet, cómo se vende en los periódicos y revistas: vender espacios.

¿Y que pasaría si los medios tradicionales en Internet también atiendes a los pequeños nichos de mercados, es decir a la larga cola? Podrían haber banners tipo Google Anuncios,  para que los usuarios tengan un espacio, autogestionado, con banners contextuales con las noticias, al mejor estilo de Google Adsense. O banners que respondan a los gusto de la audiencia, tipo los anuncios de Facebook.

Banners que aparezcan junto a una noticia de manera contextual, creado por personas comunes, que quiera anunciar en un medio en Internet. ¿Por qué no darle la oportunidad a los usuarios de crear sus propios anuncios en una web de un periódico tradicional, con un sistema de autogestión?

Otra idea es: ¿por qué seguir solo vendiendo espacios cuando se puede vender contenido? Lo que quiero decir es que no solo se deben ofrecer banners a los anunciantes, sino también tags, categorías, búsquedas y contenidos acompañados de auspicios como publicidad insertada en videos, al estilo YouTube. Es decir, Google ya nos enseñó que los tags son dinero, pues son una clara demostración de la producción periodística de un tema determinado y la representación de la información más consumida por un usuario.

Es momento de dejar de ver a las webs de noticias, como una revistas o periódicos, con espacios para vender, y ver sus posibilidades hipervinculadas, interactivas y multimedias.

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”