You are currently browsing the tag archive for the ‘enlaces’ tag.

Hace unos días leía que se cerró la última fábrica de máquinas de escribir. La primera nota que publique en un desparecido periódico deportivo (quebró) la hice en una máquina de escribir en 1998. Fue la única oportunidad que utilice este romántico aparato, y lo que más recuerdo, es que lamenté no haber atendido las clases de mecanografía de mi colegio.

Esto de la máquina de escribir lo relacioné inmediatamente con la frase de Jeff Jarvis, de su último post: “La tradición no es un modelo de negocios”. Una reflexión punzante y devastadora sobre la realidad de los medios tradicionales y sus intentos de subsistir en la nueva realidad que plantea Internet. Las cosas nunca más serán ‘como en los viejos tiempo’.

Los periódicos intentan pensar que el super negocio del siglo XX puede funcionar en este nuevo ciclo. Y no hablo del ejercicio periodístico, sino del modelo de negocios en la industria del periodismo. En el mundo virtual las reglas de la realidad no funcionan por las siguientes razones:

– La audiencia: estos antiguos lectores, oyentes y televidentes ahora son más públicos que nunca. Público porque publica. Ya no tienen ese accionar pasivo, sino ahora ellos producen. La hegemonía de los medios tradicionales de dictar lo que era noticia, o no, ya no existe. Ese oligopólico se abrió al libre mercado de la información. Con solo 140 caracteres, cualquier persona se puede tirar abajo una primicia impresa.

– Plataformas no medios: la audiencia ahora participa de manera activa, ya no solo en medios de comunicación, sino en plataformas de comunicación. Sitios que le permite participar, y más que participar, producir. Ahora el público es el protagonista de la información. No más formatos sino audiencias. YouTube, Flickr, Digg, Wikipedia, Facebook y Twitter (entre muchos otros) han puesto en portada al público.

– Medios sociales: Con esta audiencia activa ahora las noticias son hiperlocales, hipersociales e hiperpersonales. Noticias mundanas que corren por el flujo social de estas redes. La información ahora tiene que convivir con el intercambio social y activo que ejerce la audiencia. Las noticias ahora tienen que ser más sociables e intervenir en las conversaciones de las personas.

– Noticias comunes: las noticias ahora son commodities fáciles de reemplazar. La noticia es noticia, más allá de las cabeceras de los medios tradicionales. La audiencia siempre logrará encontrar la noticia que busca. La boda real de Guillermo y Kate está en todos los medios del mundo y Google News te ayuda a ubicarla y ordenarla.

– La fragmentación publicitaria: la larga cola (Lonng Tale) ha hecho que plataformas como Google y Facebook hayan apostado por los pequeños anunciantes, que en su gran masa son un mercado valioso. La autogestión publicitaria en Internet ha hecho que los anunciantes no solo tengan 5 canales de televisión o 20 periódicos o 50 radios. Ahora tienen cientos de sitios donde publicitar de manera personalizada gracias a palabras claves o los gustos de la audiencia.

– La economía de los enlaces: lo que vale en la red no solo es el contenido y los espacios sino también los enlaces. Los links son la arquitectura de la red. Los muros de pago no son una opción en un mundo de conexiones y enlaces.

– Medios no formatos: los medios ya no son más determinados por su formato. Ya no solo son periódicos, radios o televisión, son una cabecera que puede informar en cualquiera de sus plataformas. Los medios trascienden los formatos. Los medios ahora son convergentes tanto entre sus propios formas como con la audiencia.

Hace una semanas comenzó en  Twitter una recatafila de tuits sobre qué es la #nuevanoticia. La nueva noticia es el Huffington Post. Un periodismo de redacción portátil, de opinantes amateurs (blogueros), de multicontenidos agregados, de usuarios participativos, de lectores calificadores, de periodistas móviles, de editores de flujos sociales, de integradores de redes sociales, de dedos arriba, de tags abajo, de seleccionadores de enlaces, de arquitectos de flujos. De algoritmos. Y, sobretodo, de audiencia.

Muchos preguntan por qué se pagó más de 315 millones de dólares por el HuffPo. Se pagó por estas razones. Se pagó por la selección de contenidos. En un mundo de superabundancia, la selección periodística de la información puede llegar a esta suma y más. En épocas en las que se cree que la salvación de los grande medios de comunicación es el cobro por contenidos, AOL apuesta por la economía del enlace.

AOL compró un medio periodístico nacido en Internet. Un periódico 2.0 que cree en la participación de la audiencia, en las redes sociales, en los blogs, en los enlaces, en los tags, en los videos. En la creación de contenidos de calidad, en la selección de noticias de calidad. No solo compró periodistas que producen sino que seleccionan e interactúan con la audiencia. Nuevos periodistas, nueva noticia.

Post recomendables:

RTVE.es: AOL y el ‘Huffington Post’, ¿contenidos a granel o nuevo periodismo?
Gumersindo La Fuente de Elpais.es: Los viejos de Internet, los nuevos del periodismo

Hasta ahora me sigo preguntando por qué no existe un agregador de noticias peruanas. Es momento de un Huffington made in Perú. Acá los medios en Internet siguen preocupados en la creación de contenidos y la actualización permanente sin tomar en cuenta la importancia y valor de los enlaces. Cómo dije en un post anterior la taxonomía es más importante que el rediseño de una web y ahora diré que la  selección es tan importante como la creación.

Estamos en un nuevo espacio noticioso donde la superabundancia de información es obvia. Ante esta situación la selección y recomendación profesional de información adquiere una relevancia clave en el periodismo. Los nuevos editores tienen que saber seleccionar información tanto propia como ajena.

Siempre me he preguntado por qué los presentadores de Canal N citan la web de El País de España para dar una noticia sucedida en Australia (por poner un ejemplo). Ahí existe una selección errada pues pudieron haber citado al Sydney Morning Herald de Australia. Asimismo,  me he interrogado por qué es más lícito voltear una noticia escuchada en RPP o vista en Canal N, que colocar un enlace directamente de la noticia creada por la web de RPP o colocar el video de YouTube de la noticia difundida por Canal N.

Se imaginan una web que agregue noticias de Política de El Comercio, Correo, La República; Locales de RPP, Andina, La Mula, ReporTube; Deportes de El Bocón, Depor y Libero; editoriales de Fritz Du Bois, Alvarez Rodrich, Tafur y Lauer; Internacionales de El País, El Mundo, The Guardian y Le Monde. Videos extraídos de YouTube de Canal N, Canal 4 y Canal 2; opiniones de personalidades vía Twitter, Espectáculos de Trome y Peru.com. ¿Es esto posible? Sí lo es.

Un periódico online generalista que se vale de la información commodity de todos los medios periodísticos y que selecciona las noticias más certeras y precisas. Una agregación profesional. Una visión de selección de un periodistas que conoce los gustos de la audiencia y entiende entre lo importante y lo interesante en la información.Ya sé lo que dirán. ¡Eso es un robo! ¡Parasitos!

Acá les dejo lo que dijo Arianna Huffington ante la acusación de Rupert Murdoch sobre que los agregadores “roban las noticias”

“Rupert Murdoch ha confundido la agregación con la apropiación indebida. Esto último va en contra de la ley mientras que la agregación, dentro del uso justo que las excepciones a la ley de propiedad intelectual ampara, es parte del ADN de la Red”, ha señalado Arianna Huffington

Lo que dice Arianna es que con esta política de los enlaces, los agregadores lo que han hecho es trabajar en los límites de los derechos de autor, con el fin de evitar la copia de contenidos. El enlace es una convención que previene la piratería de información.

Además hay que tomar en cuenta que en la agregación existe una personalización de los contenidos enlazados, tal como lo hace Newser. El título, la bajada y el primer parrafo pueden ser destacados y reeditados por un periodista, el que además puede agregar otros enlaces y material audiovisual que enriquezcan la noticias y su contexto. Todo esto se puede hacer con una agregación manual. Una agregación con intervención de un periodista que es un valor añadido mayor al robot de Google News, que hace una selección automática en función de un algoritmo. La cuestión es generar un valor añadido y la selección lo es.

¿Los agregadores son parasitos del periodismo? No, pues como difunde Jeff Jarvis en su teoría de la economía de los enlaces, lo importantes es enlazar y ser enlazados. Esto es lo que genera más audiencia. Este el verdadero valor de la red. Hay medios que suplican al Huffington ser tomados como fuentes para ser enlazados. El Huffington, un medio que ha logrado con su fórmula de agregación, superar en audiencia al Washington Post.

Ahora bien, seguro aparecerán los que digan que si todos seleccionan ya nadie creará contenidos y eso es un error garrafal. La formula es la siguiente “enlazar + crear” o cómo dice Jeff Jarvis: “Haz lo que mejor sabes hacer y enlaza lo demás”. Los medios en Internet tienen que saber usar sus mejores balas en la creación de contenidos creativos y de gran atracción para su audiencia. Se debe pensar en cubrir una noticias con un ángulo tan interesante que pueda ser enlazado por muchos medios y por la propia audiencia.

Bajo este concepto se puede tener una redacción pequeña de contenidos generalistas apuntada a la agregación de noticias. Esto permitirá tener un flujo permanente de información importante pero commodity. Y además tener otro grupo de periodistas invertidos en la creación de contenidos propios que generen tráfico, marquen la agenda y produzcan reacciones y rebotes de otros medios. Si a eso se le agregan blogs de plumas importantes, que creen contenidos, por fuera sin estar en la redacción, y el impulso del periodismo participativo, se tendrá un web de noticias muy potente.

Esta es la formula que utiliza el Huffington Post y que amenaza hasta el propio The New York Times. Agregación + contenido propio + blogueros. ¿Quién se atreve a hacerlo en el Perú?

hipervinculos

Leía el artículo de Jeff Jarvis sobre, como AP tiene la intención de cobrar a quienes enlacen o citen sus contenidos, y me quedó muy claro que los medios tradicionales hacen todos los aspavientos para adaptarse al nuevo paradigma digital, pero en el momento que tocan su negocio, reaccionan con vehemencia, con medidas que solo producirán su propia destrucción.

Qué quiero decir. Quieren comportarse con los principios escribales en un mundo electronal (términos de Zapata y Biondi). Quieren creer que Internet no ha cambiado la concepción social, económica e intelectual del mundo. Los medios tradicionales no quieren aprender de los errores que llevaron a la debacle a la industria discográfica (a pesar del cierre de Napster). Otra vez quieren ser romanos en un nuevo mundo de bárbaros (de los de Baricco). Otra vez piensan que la mejor forma de preservarse es restringir el acceso al conocimiento.

Una de las características más notorias de los nativos digitales es que comparten su conocimiento. No lo guardan, ni lo atesoran. Parte de generar nuevo conocimiento está en compartirlo con enlaces. Y estos enlaces (cortados y comprimidos) son la piedra angular de Twitter. Usuarios que comparten su navegación de manera on line. Usuarios que quieren que otros conozcan lo que ellos han encontrado. Selectores humanos de información que resaltan los tesoros de la red.

El mandar un link por Twitter también es una nueva forma de exaltación del conocimiento aprendido. Es ufanarse de tu capacidad de navegación y de encontrar información válida. Por eso la importancia de que los periodistas adquieran un nuevo papel en este proceso de adquisición de información. Pues lo importante en este mar de información es ser un gran surfer, pero, por sobre todo, un gran pescador de información válida.

Ya quedó atrás los tiempos en que el conocimiento tenía que ser escondido en los sótanos de las iglesias (como ‘El nombre de la rosa’ de Humberto Eco). Hoy AP, con la escusa de respetar el copyright, se comporta de esta manera, al querer fiscalizar los enlaces de sus noticias con un software. Quiere ir contra el espíritu mismo de la red: la economía de los enlaces.

Los hipervínculos determinan la importancia de una página, gracias al Pagerank de Google; viralizan la información, con los links en los textos; y dan la oportunidad de reunir información de otras páginas en un solo espacio con los agregadores y selectores. No se puede intentar controlar la fuente de los enlaces, pues rompería todas las conexiones que tiene la red.

Lo que no entiende AP es qué significado tiene el conocimiento en esta nueva era digital. En Internet, el derecho de autor se define con un enlace y esa es la base del respeto a la propiedad. Un principio que tiene que ser comprendido con claridad por los medios y los periodistas.

Como explica Baricco en su libro Los Bárbaros, el conocimiento es ahora superficial y veloz; y no conoce de barreras y restricciones. Las personas son apreciadas por su capacidad de adquirir conocimiento con rapidez. Pero además se determina, como conocimiento, a la trayectoria para adquirirlo. Es decir, los hipervínculos que han determinado la experiencia para llegar al conocimiento.

Entonces, lo que quiere hacer AP es desconocer la adquisición del conocimiento en la red. Mientras los agregadores de noticias son los que mejor provecho sacan a la distribución de la información en Internet, los de la agencia norteamericana ven a estos agregadores como los grandes ladrones de la red.

Los medios tradicionales debe saber que la información en el nuevo mundo digital es: compartida, veloz, superficial y libre.

Notas relacionadas:

– Propuesta para AP: una ética de enlaces: Jeff Jarvis

La discografización del periodismo:  Pablo Mancini

El desesperado intento de AP por cobrar los links:  Soitu

Nota: ¿Se han dado cuenta cuantos enlaces hay en esta nota? Sería una fortuna pagar por todos.

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”