You are currently browsing the tag archive for the ‘tiempo real’ tag.

La gente del blog de ‘Clase de Periodismo’ me hizo una pequeña entrevista, tras finalizar mi participación en el Social Media Day realizado enla UPC. En la nota me consultan sobre cuáles son los aspectos más saltantes que de la nueva dinámica de la experiencia de las coberturas noticiosas en vivo streaming en las distintas webs del Grupo El Comercio.

Acá les dejo el video cortesía de ‘Clase de Periodismo‘:

1- Su permeabilidad al cambio

En la película Boogie Nigths (Paul Tomas Anderson) hay un instante en que el cineasta Jack Horner recibe una propuesta de su productor: hacer películas en video y no más en film (era 1979) ¿Las razones? Su realización es más barata, no dependen de las salas de cine y tienen una distribución masiva a través de las videocintas. El director aborreció esa propuesta. Él era director de cine. Él contaba historias en película. Él no hacia videos caseros. Él quería a la gente sentada en una butaca y no depravados en la intimidad de un cuarto. La posición de Horner me hizo recodar la postura de muchos periodistas de esta década. “¿Vienes a mi casa a hablar de futuro?”

La industria de la pornografía tuvo su auge en los ochenta gracias a la videocinta. La películas porno perdieron salas de proyeccción pero ganaron consumidores directos. Con la aparición de Internet pasó lo mismo. Rápidamente  adoptó la red como suya. Era más íntimo y privado y su distribución aún más directa. Primero distribuyeron fotos, luego videos y ahora hasta video en vivo. La industria de la pornografía asume los cambios tecnológicos como una oportunidad para una nueva distribución con un mejor modelo de negocio. Mientras tanto, la industria del periodismo ve a la Internet como un obstáculo y un productor de crisis permanente.

2- Su sistema ‘Freemium’

El porno siempre supo cómo cobrar por sus contenidos y fue modificando sus sistemas en función de los cambios en la red. Primero todo era por pago. En un espacio donde casi todo era gratuito, la industria de la pornografía siempre cobraba por fotos y videos. Épocas de los programas para bajar y los pop ups interminables.

Con la aparición de YouTube y los videos streamings, la pornografía tuvo que adaptarse al cambio. La gente podía subir sus videos de manera gratuita, entonces debían encontrar una nueva solución. Ellos decidieron ofrecer fragmentos de video gratis y entregar toda la escena por pago. Con la aparición del HD, su oferta premium pudo surtirse más. Ahora diferencian los videos de baja y alta calidad. La teoría ‘Freemiun’ de Chris Anderson en su máxima expresión.  La pornografía es más grande en ganancias que los réditos combinados de compañías como: Microsoft, Google, Amazon, eBay, Yahoo! , Apple, Netflix y EarthLink. Vean los cifras de esta industria en Internet.

El periodismo intenta encontrar un modelo de negocio y el ‘Freemium’ es una gran opción. Cobrar por acceso a contenidos exclusivos manteniendo una franja gratuita de información noticiosa commodity. El problema es que el periodismo no sabe aún qué contenidos deben ser de libre acceso (Jeff Jarvis y su economía de enlaces) y cuáles por cobro (Murdoch y The Daily).

3- El ser profesional y amateur

Con la aparición de las páginas de videos gratuitos y con la posibilidad de subir contenidos por parte de los usuarios, aparecieron los videos no profesionales. Cualquier persona podía hacer su propia película porno. Es en ese momento que la industria de la pornografía abrió sus esquemas de producción a los videos amateurs. Comenzó a combinar en Internet los video profesionales con los caseros en una convivencia permanente.

En el caso del periodismo, se ha demorado mucho en valorar los contenidos creados por los usuarios. El entender que las noticias ciudadanas pueden convivir con las noticias de periodistas ha sido un trauma difícil de asumir. La aparición de los blogs, Youtube, Flickr y Twitter ha permitido una participación de los usuarios en las noticias que es difícil de adoptar por parte de los periodistas y los medios de comunicación, todavía en la actualidad.

4- Su tiempo real

Los primeros que usaron como negocio el video en tiempo real fueron las páginas webs porno. El ‘real time’ casero ha sido su mejor adopción. El video streaming en vivo es el siguiente paso para el periodismo, que intenta ser tan de último minuto como la radio y la televisión en vivo.

5- Su arquitectura de la información

La páginas webs creadas por la industria pornográfica son un ejemplo de distribución eficiente del contenido. Si miran con detenimiento los sites como los de CNN y Newser, se darán cuenta que están absolutamente inspirados en la presentación de contenidos audiovisuales de webs de pornografía gratuita.

La reclasificación de contenidos “por lo último”, “lo más rankeado”, “lo más comentado” son posibilidades para reagrupar un grid que puede presentar material audiovisual hasta en 24 recuadros.

Las recategorizaciones de los temas, la posibilidad de que los usuarios intervengan en los tags y la apertura a nuevas clasificaciones temáticas es lo que ofrecen las páginas webs pornos dentro de sus homes. Tienen una idea clara de que las nuevas distribuciones de contenido ofrecen una forma de navegación ordenada para los usuarios.

Las web de los periódicos siguen utilizando una categorización de contenidos basado en la jerarquización de los diarios impresos. Notas abridoras y notas secundarias son las homes de medios tradicionales como El Mundo, El País o el New York Times. El riesgo por una jeraquización basada en los gusto de los usuarios y con prioridad en el material audiovisual es una posibilidad que los medios deberían ir tomando en cuenta para una home. Una portada web de jerarquías flexibles e impactantes con una oferta múltiple y con remixeo (¿Algorítmico?) permanente del orden de los contenidos. Más parecido a YouTube que al periódico de la mañana.

¿Que debe aprender el la industria del periodismo de la industria de la pornografía? Su apertura al cambio, la permanente adaptación del modelo de negocios y la flexibilidad de su arquitectura informativa.

Actualmente las audiencias en Internet piden que el periodismo digital sea en tiempo real, con  capacidad multimedia y que permita la interacción con las redes sociales. Todas estas condiciones son cumplidas a cabalidad por el video en vivo en Internet.

Tras intentos particulares para desarrollar el video en vivo (con servidores propios y aplicaciones), los principales medios de comunicación han optado por adoptar las tecnologías de video en tiempo real de plataformas como Livestream y Ustream.

Hace algunos meses un profesor de periodismo en televisión me increpó en una exposición que “el video en vivo existe desde la creación de la televisión”. Sin embargo, lo que él no tomó en cuenta es que este nuevo video en vivo lo puede hacer cualquiera. Solo necesitas una computadora, una webcam y una cuenta en Ustream o Livestream.

Ahora los usuarios tienen la capacidad de usar esta tecnología y tener sus propios videos en vivo con microaudiencias. Ya no es un vivo de millones de personas, sino de tan solo cientos, pertenecientes a una comunidad bloguera o red social. Entonces no es lo mismo de ninguna manera. Ya no necesitamos ser una gran cadena de televisión como la CNN para hacer videos en vivo.

Sin embargo, el gran reto que esto significa para los medios de comunicación es crear contenido en vivo que no lo pueda hacer un bloguero. Una vez más la competencia ya no está en otro medio de comunicación, sino en la propia audiencia, transformada en ‘prosumidores‘. Nosotros como profesionales de las comunicaciones debemos encontrar nuevas formas de transmisión en vivo, con propuestas audiovisuales e interactivas, que marquen una diferencia.

Es así que en el proyecto de video en vivo de El Comercio nuestro primer reto fue saber cómo interactuar con la audiencia. En un  inicio lo hicimos solo con el chat de Livestream, pero luego optamos por mejorar esto sustituyéndolo con Facebook y Twitter, gracias al trabajo de la API. Esto nos permitió interactuar no con nombres, sino con usuarios: personas a las cuales se les puede seguir en Twitter o hacer amigo en Facebook. Además esta diferencia permitió viralizar el contenido en las redes sociales.

Pero el tema de la interacción no solo es para conocer si les gusta lo que ve la audiencia, sino para recoger sus opiniones y hacerlos partícipes de los enlaces en vivo. Este detalle es lo que vuelve mas compleja una cobertura. El hacer entrevistas con una laptop en las piernas para trasladar las preguntas al entrevistado o viajar en un auto con personas que te indican cómo llegar a una dirección son parte de la experiencia. Y como siempre la audiencia es el jefe más exigente sin duda , en la calidad y el contenido de los vivos.

Asimismo, otro reto está en la calidad audiovisual de las coberturas. El tener la movilidad del modem 3G tiene que ser una gran diferencia con la televisión. El lograr salir desde cualquier punto de la ciudad, que tenga cobertura en Internet, permite reaccionar en tiempo real ante cualquier noticia.

Asimismo, una de las grandes lecciones que ha dejado hasta el momento de las coberturas en vivo es saber capturar a la audiencia. No es televisión en donde el estar  al aire empieza cuando se da inicio un  evento. En los vivos de Internet tienes que reunir a los usuarios y crear expectativa. Debes comenzar una transmisión con una masa de usuarios previa y para esto se deben crear espacios especiales para los vivos con anuncios. La idea es reunir a la audiencia en una página y salir en vivo con una bolsa de audiencia reunida (como U2 en YouTube).

En el caso del Comercio.pe/envivo,  en el concierto del Grupo 5 logramos comenzar la transmisión del concierto con 500 viewers, que se reunieron durante cuatro horas desde que se creó la página especial, y se llegó a alcanzar los 2600 viewers en simultaneo. Además, hay que tener en cuenta que los viewers entran y salen del vivo, por lo cual las cifras se multiplican cuando se cuentan los usuarios únicos de la página. En este caso se logró acumular más de 7 usuarios durante las dos horas que duro el evento.

Sin embargo, pensando en el futuro, seguramente en un tiempo no muy lejano el vivo se va a  volver más individual. Se va poder no solo interactuar con las imágenes en vivo sino con los propios videos en vivo de los usuarios. ¿Se imaginan un video vivo Qik masivo donde cada uno tenga su punto de vista en vivo de un evento? Ahí esta la gran diferencia, finalmente entre este nuevo video en vivo y el antigup.  Miles de puntos de vista en tiempo real y video de un acontecimiento. Opinión, video y tiempo real unidos en una sola pantalla. Hacia ese punto estamos dirigiéndonos. El tiempo real en video también es de la audiencia.

Post relacionados:

Periodismo en tiempo real II /Amphibia

YouTube en vivo: grandes conciertos desde una nueva pantalla / Maestros del web

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”