You are currently browsing the tag archive for the ‘periodismo’ tag.

Cuando me pidieron hacer un  artículo de fin de año para el blog Clase de Periodismo pensé: cómo sería escribir este recuento si lo hiciera dentro de 10 años. ¿De qué evoluciones estaría hablando? ¿En qué escenario estarían los medios tradicionales? ¿Cual sería el papel de la audiencia en un espacio cada vez más digital? Aquí un ensayo de cuáles, creo yo, serán los temas alrededor de la industria del periodismo que se discutirán dentro de una década. Acá les dejo el artículo completo que  salió publicado en CDP.

26 de diciembre del 2021. Es momento de hacer un recuento de la evolución del periodismo durante de este año, decadente para el mercado impreso, pero de consolidación para el digital. Estos son las 5 puntos a destacar de este 2021:

1.- El lanzamiento en el Perú del primer diario generalista en papel digital descartable. La aparición de “Perú Post” ha comprobado todo el alcance de este nuevo formato multimodal al consolidar su tiraje en más de 100.000 periódicos vendidos diarios. Tras algunos primero fallos en sus actualizaciones, el papel digital ha demostrado toda su versartilidad en la recepción de la señal HSPPZ+ (6G) en chip descartable. El cobro del periódico por horas de activación, acceso a la información premium y personalización, ha abierto todo un nuevo modelo de negocios. Además, la anticipación máxima de las necesidades de los lectores interactivos está permitiendo la aparición de la publicidad contextual, ‘custumizada’ y personalizada.

La nueva forma de distribución en quioscos del periódico digital -basado en la entrega de papel digital en blanco, y su activación, a través del perfil de Facebook- demuestra que la distribución tradicional también puede tener espacio para la personalización usuario por usuario. El periódico digital descartable ha puesto en jaque a la competencia de los medios tradiciones que distribuyen sus contenidos en las ‘ultratablets’ ( tablets ultraligeras). El formato descartable, no retornable y de papel flexible (se puede doblar y meter en el bolsillo) abre el mercado de los usuarios de la calle y en tránsito. A los usuarios de los micros, baños, cafés y restaurantes. Usuarios que no tienen acceso inmediato a un terminal en formato tabloide y que sufre con la lectura en Supersmarth (celulares de última generación).

Estos periódicos digitales descartables compiten directamente con los periódicos de papel que tienen los mercados C y D. La ventaja de “Perú Post” sobre estos tipos de impreso es su precio variable. Un diario impreso vale 0.50 neosoles, mientras que un diario digital descartable -que te da las misma cantidad de información, pero personalizada- puede costar 0.40 neosoles, teniendo en cuenta que la data será personalizada por usuario, según su ubicación, historial de lectura, interacción de Twitter y gustos de Facebook, además con la posibilidad de tener información expandible y profundizada en función (con un costo extra).

2.- Los medios tradicionales y su apuesta por las ‘ultratablets’. Grupos como El Comercio y La República han consolidados sus periódicos generalistas en las ‘ultratablets’, tras la crisis del 2018, en donde la industria del papel entró en quiebra debido al calentamiento global y y la prohibición de la tala de árboles en el Perú (gracias a la suscripción del acuerdo de Kyodo V). Sin embargo, los medios tradicionales, tercos en su posición del pago por noticias, han seguido el ‘Modelo Murdoch’ a rajatabla logrado sus primeras ganancias.

Ellos han decidido mantener su posición de “descelanzados” (sin hipervínculos de ingreso pero sí de salida) pero han cedido a la personalización parcial al estar integrados a las redes sociales. Sin embargo mantienen el modelo tradicional de presentación de noticias bajo el criterio periodístico y con personalizaciones solo en zonas parciales del diario en las secciones fijas pero con tags: “Deportes” y “Tecnología”. Su gran avance en la interacción con los usuarios ha sido su apertura a la zona de “secciones de usuarios”, en donde las tendencias en Twitter son las que crean las secciones -tags para la actualización en tiempo real-.

Asimismo, su integración a los streamings en vivo, gracias a los canales de televisión de los grupos de medios ”, hace que su oferta multimedia en vivo, por noticia, sea más profesional pero menos amplia que la de los medios de Internet, que dejan este trabajo al streaming ciudadano.

3.- Los impresos populares. El uso de papel reciclado para los periódicos en formato minitabloide ha funcionado tan bien que han consolidado un amplio mercado en las zonas populares del país. La reapertura de las antiguas imprentas (cerradas tras la crisis del 2018) y su modificación para trabajar en este nuevo tipo de papel, ha ayudado para la rápida ampliación del tiraje a un bajo costo (80.000 periódicos diarios a 0.50 neosoles por cada uno). Este formato tradicional basado en la información pasada, con dos horas de desactualización, ha funcionando muy bien en las zonas marginales, en donde el acceso a los celulares, tablets o simples computadoras es aún limitado.

Sin embargo, la consolidación de este formato papel ha levantado polémica pues, según algunos parlamentarios, va en contra del derecho a la información. El darle a los lectores información de ayer es desinformar a la población, indican los congresistas. El debate que circula ahora es adaptar nuestra ley a las nuevas tendencias mundiales con legislaciones basada en el “derecho a la información actualizada”, tal como ya lo tiene España y Chile.

4.- La hegemonía de los medios nativos de Internet. Medios como La Mula, Politiko, Huffington (versión Perú), Google News y TerraLink ha ingresado en una cruenta lucha por los prosumidores. La búsqueda de nuevas variables que alimenten a los algoritmos, de personalización de noticias, ha hecho que estos medios comiencen a ofrecer grandes espacios de anticipación noticiosa que permiten que los usuarios accedan a información no indicada en sus perfiles de Facebook.

Asimismo, la competencia del tiempo real a llegado a nuevos niveles con la inscripción de reporteros en vivo ciudadanos. La señal 6G está permitiendo transmisiones HD en vivo vía Supersmart (celulares). Estás transmisiones se están reproduciendo en grandes cantidades y las webs están buscando a los mejores reporteros ciudadanos para  pagarles y contar con una cobertura en tiempo real casi planetaria. La modalidad es la geoubicación de estos reporteros (vía GPS) en todas las regiones y distritos del país, de tal manera que la cobertura en video y en tiempo real sea casi total.

Asimismo, estos medios han consolidado las redacciones flexible y móviles con un mínimo de editores en una sola oficina y con una gran cantidad de colaboradores externos y periodistas ciudadanos multimedia. Este procedimiento de pago por artículo ha logrado que las redacciones se mantengan con un modelo de negocios freemiun con información gratuita (basada en la superficialidad noticiosa) para el mercado publicitario y el cobro por noticias solo por el lanzamiento de exclusivas (investigaciones profundas y exhaustivas).

Además, la multidistribución de estos medios, vía ultratablets, smartphones, computadoras, Post de Noticias (quioscos virtuales) y smarthTVs hacen que sean los medios-plataformas masivos más consumidos por la audiencia. Estas plataformas noticiosas buscarán expandirse sin duda este año que vienen los periódicos digitales descatables. Plataforma perfecta para los medios nativos de Internet que les ayudará a masificar aún más su información multimedia.

5.- Usuarios al ataque. El streaming HD en vivo, los videos subidos por smartphones, las fotos panorámicas en alta y la programación de la televisión amateur cada vez obtiene más protagonismo en la red. Las vidas transmitidas se vuelen una programación de la televisión en Internet y los noticieros basados en el rastreo de las transmisiones ciudadanas crean un nuevo espacio noticioso basado en la producción de información creada por la audiencia. Cualquier usuario se transforma en estrella tras 5 minutos de fama con vivo viral y tiene su propio programa en directo lanzado desde su cuarto.

Las noticias más crudas que nunca: miles de fotos de un acontecimiento, cientos de videos desde distintos ángulos de un hecho, transmisiones en vivo de una noticia. Un tiempo real trepidante donde solo es válida la noticia en el instante, sin filtros ni mediaciones. La noticia ciudadana es la que ejerce la hegemonía de la instantaneidad y ubicuidad máxima y el mayor competidor del periodismo profesional. Y los grandes distribuidores son las redes públicas sociales y también las sociales privadas que viralizan la información en los distintos círculos y niveles de privacidad de los usuarios. El reto de esta información es acceder a cada uno de los círculos sociales hasta tener la totalidad de la audiencia. La clave para el 2022 es lograr explotar este flujo informativo de la audiencia, para su profesionalización.

1- Su permeabilidad al cambio

En la película Boogie Nigths (Paul Tomas Anderson) hay un instante en que el cineasta Jack Horner recibe una propuesta de su productor: hacer películas en video y no más en film (era 1979) ¿Las razones? Su realización es más barata, no dependen de las salas de cine y tienen una distribución masiva a través de las videocintas. El director aborreció esa propuesta. Él era director de cine. Él contaba historias en película. Él no hacia videos caseros. Él quería a la gente sentada en una butaca y no depravados en la intimidad de un cuarto. La posición de Horner me hizo recodar la postura de muchos periodistas de esta década. “¿Vienes a mi casa a hablar de futuro?”

La industria de la pornografía tuvo su auge en los ochenta gracias a la videocinta. La películas porno perdieron salas de proyeccción pero ganaron consumidores directos. Con la aparición de Internet pasó lo mismo. Rápidamente  adoptó la red como suya. Era más íntimo y privado y su distribución aún más directa. Primero distribuyeron fotos, luego videos y ahora hasta video en vivo. La industria de la pornografía asume los cambios tecnológicos como una oportunidad para una nueva distribución con un mejor modelo de negocio. Mientras tanto, la industria del periodismo ve a la Internet como un obstáculo y un productor de crisis permanente.

2- Su sistema ‘Freemium’

El porno siempre supo cómo cobrar por sus contenidos y fue modificando sus sistemas en función de los cambios en la red. Primero todo era por pago. En un espacio donde casi todo era gratuito, la industria de la pornografía siempre cobraba por fotos y videos. Épocas de los programas para bajar y los pop ups interminables.

Con la aparición de YouTube y los videos streamings, la pornografía tuvo que adaptarse al cambio. La gente podía subir sus videos de manera gratuita, entonces debían encontrar una nueva solución. Ellos decidieron ofrecer fragmentos de video gratis y entregar toda la escena por pago. Con la aparición del HD, su oferta premium pudo surtirse más. Ahora diferencian los videos de baja y alta calidad. La teoría ‘Freemiun’ de Chris Anderson en su máxima expresión.  La pornografía es más grande en ganancias que los réditos combinados de compañías como: Microsoft, Google, Amazon, eBay, Yahoo! , Apple, Netflix y EarthLink. Vean los cifras de esta industria en Internet.

El periodismo intenta encontrar un modelo de negocio y el ‘Freemium’ es una gran opción. Cobrar por acceso a contenidos exclusivos manteniendo una franja gratuita de información noticiosa commodity. El problema es que el periodismo no sabe aún qué contenidos deben ser de libre acceso (Jeff Jarvis y su economía de enlaces) y cuáles por cobro (Murdoch y The Daily).

3- El ser profesional y amateur

Con la aparición de las páginas de videos gratuitos y con la posibilidad de subir contenidos por parte de los usuarios, aparecieron los videos no profesionales. Cualquier persona podía hacer su propia película porno. Es en ese momento que la industria de la pornografía abrió sus esquemas de producción a los videos amateurs. Comenzó a combinar en Internet los video profesionales con los caseros en una convivencia permanente.

En el caso del periodismo, se ha demorado mucho en valorar los contenidos creados por los usuarios. El entender que las noticias ciudadanas pueden convivir con las noticias de periodistas ha sido un trauma difícil de asumir. La aparición de los blogs, Youtube, Flickr y Twitter ha permitido una participación de los usuarios en las noticias que es difícil de adoptar por parte de los periodistas y los medios de comunicación, todavía en la actualidad.

4- Su tiempo real

Los primeros que usaron como negocio el video en tiempo real fueron las páginas webs porno. El ‘real time’ casero ha sido su mejor adopción. El video streaming en vivo es el siguiente paso para el periodismo, que intenta ser tan de último minuto como la radio y la televisión en vivo.

5- Su arquitectura de la información

La páginas webs creadas por la industria pornográfica son un ejemplo de distribución eficiente del contenido. Si miran con detenimiento los sites como los de CNN y Newser, se darán cuenta que están absolutamente inspirados en la presentación de contenidos audiovisuales de webs de pornografía gratuita.

La reclasificación de contenidos “por lo último”, “lo más rankeado”, “lo más comentado” son posibilidades para reagrupar un grid que puede presentar material audiovisual hasta en 24 recuadros.

Las recategorizaciones de los temas, la posibilidad de que los usuarios intervengan en los tags y la apertura a nuevas clasificaciones temáticas es lo que ofrecen las páginas webs pornos dentro de sus homes. Tienen una idea clara de que las nuevas distribuciones de contenido ofrecen una forma de navegación ordenada para los usuarios.

Las web de los periódicos siguen utilizando una categorización de contenidos basado en la jerarquización de los diarios impresos. Notas abridoras y notas secundarias son las homes de medios tradicionales como El Mundo, El País o el New York Times. El riesgo por una jeraquización basada en los gusto de los usuarios y con prioridad en el material audiovisual es una posibilidad que los medios deberían ir tomando en cuenta para una home. Una portada web de jerarquías flexibles e impactantes con una oferta múltiple y con remixeo (¿Algorítmico?) permanente del orden de los contenidos. Más parecido a YouTube que al periódico de la mañana.

¿Que debe aprender el la industria del periodismo de la industria de la pornografía? Su apertura al cambio, la permanente adaptación del modelo de negocios y la flexibilidad de su arquitectura informativa.

Hace una semanas comenzó en  Twitter una recatafila de tuits sobre qué es la #nuevanoticia. La nueva noticia es el Huffington Post. Un periodismo de redacción portátil, de opinantes amateurs (blogueros), de multicontenidos agregados, de usuarios participativos, de lectores calificadores, de periodistas móviles, de editores de flujos sociales, de integradores de redes sociales, de dedos arriba, de tags abajo, de seleccionadores de enlaces, de arquitectos de flujos. De algoritmos. Y, sobretodo, de audiencia.

Muchos preguntan por qué se pagó más de 315 millones de dólares por el HuffPo. Se pagó por estas razones. Se pagó por la selección de contenidos. En un mundo de superabundancia, la selección periodística de la información puede llegar a esta suma y más. En épocas en las que se cree que la salvación de los grande medios de comunicación es el cobro por contenidos, AOL apuesta por la economía del enlace.

AOL compró un medio periodístico nacido en Internet. Un periódico 2.0 que cree en la participación de la audiencia, en las redes sociales, en los blogs, en los enlaces, en los tags, en los videos. En la creación de contenidos de calidad, en la selección de noticias de calidad. No solo compró periodistas que producen sino que seleccionan e interactúan con la audiencia. Nuevos periodistas, nueva noticia.

Post recomendables:

RTVE.es: AOL y el ‘Huffington Post’, ¿contenidos a granel o nuevo periodismo?
Gumersindo La Fuente de Elpais.es: Los viejos de Internet, los nuevos del periodismo

Los medios siguen mediando y siguen cumpliendo su papel. Pero esta vez no median entre la realidad y los lectores, sino entre la Internet y los prosumidores. Los medios – una vez más – hacen valer su importancia al darse cuenta que aún tienen mucho trabajo que hacer, pero esta vez no en la escasez de la información, sino la sobreabundancia de data.

Le preguntan al director de El País de España, en una entrevista abierta a la audiencia en su web: ¿La filtración en Wikileak es periodismo? Él responde:

“Esa es una pregunta que roza la metafísica. Digamos de forma más modesta que Wikileaks nos ha permitido hacer gran periodismo. Periodismo del que cambia la historia y del que los ciudadanos están cada vez más necesitados en un mundo donde los Estados y los políticos tratan cada vez más de hurtar la información a sus sociedades”.

Si plataformas como los blogs, Twitter y YouTube hacían temer a los periodistas que existe una real desintermediación de la realidad, ahora nos damos cuenta que es lo contrario. El caso de los ‘Cablegates’ demuestra el poderoso papel que siguen cumpliendo los medios. El País, The Guardian, Spiegel, Le Monde y The New York Times son los medios, que por su tradición periodística, decidieron interpretar, corroborar y cruzar las fuentes para dar a conocer a su audiencia qué es lo que Wikileaks estaba filtrando.

“Estos medios han trabajado por separado en la valoración y selección del material, y pondrán a disposición de sus lectores aquellas historias que cada uno considere de mayor interés; en algunos casos serán coincidentes, en otros no”, indicó El País en una nota.

Por otro lado, una plataforma como Wikileaks se convierte en el espacio ideal para poder publicar información confidencial protegiendo a la fuente. Wikileaks es una garganta profunda, muy profunda, que mantiene en el anonimato a quien proporcionó la información y que permitió exponer los 250 mil mensajes del Departamento de Estado de Estados Unidos.

La fuente logra liberarse de los compromisos políticos y económicos de los medios, al subir contenidos en Wikileaks y por otro lado los medios cumplen su papel, a cabalidad, al interpretar todo este mar de información. Cómo dice Jeff Jarvis, los medios tradicionales solo sobrevivirán en la red, si dan un valor añadido.

Lo que ha hecho El País, NYT, The Guardian, Spiegel y Le Monde (todos los idiomas asegurados) es justamente eso: dar un valor añadido a la información; dar fiabilidad, credibilidad y respaldo. Ahora a Google News solo le quedará algo que hacer: enlazar todos esos contenidos de medios y dárselos en bandeja a la audiencia, que como yo, reinterpretaran el suceso en blogs, tuits, estados de Facebook, videos de YouTube o cualquier otro nuevo contenido. El círculo de la información nunca acaba.

Otros post para leer:

Invasiones: Barbaras: los ‘petroaudios’ y Wikileaks
Blawyear: ¿Qué dicen los documentos filtrados por Wikileaks sobre Perú?

Durante varios años uno de los grandes errores de los medios de comunicación tradicionales en Internet, sobre el uso de información producida por los usuarios, ha sido esperar que su público le envíe información. Los medios es su gran arrogancia, pensaron que los usuarios los utilizarían para lanzar información producida de manera “amateur”.

Muchos proyectos de periodismo participativo siempre tenían como premisa el slogan “envíanos tus fotos”, “mándanos tus videos”. Estás eran las respuestas de los periódicos en Internet ante la apertura del “periodismo ciudadano”. Uno de los pocos espacios exitosos que encontraron los medios para lograr la participación de la audiencia fueron los comentarios, los que han evolucionado hasta lograr una integración con las redes sociales.

Sin embargo, los medios no se daban cuenta que la gente ya estaba participando, con información de todo tipo, a través de plataformas como blogs, YouTube, Twitter y Flickr. Las personas en su propia inteligencia y estupidez comenzaron a colgar todo tipo de materiales, desde los más banales hasta los más informativos.

Los medios comenzaron a quedar al margen de toda esta información creada por la audiencia por varias razones: por subestimarla, al creer que era información social y no noticiosa. Por devaluarla, al creer que la información lanzada no era profesional. Por ignorarla, al ni siquiera saber de su existencia y dinámica.

Como ya dije muchas veces, la profesión del periodismo está en franca mutación y una de estas modificaciones es entender como trabajar la información producida por la audiencia. La respuesta es fácil. Seguir haciendo periodismo para transformar esta información en reales noticias de interés. Es en este camino que en el equipo de Medios Digitales de El Comercio hemos creado ReporTube, un diario hecho 100% con YouTube (Mancini dixit).

¿Para qué esperar que la audiencia nos envíe videos si ya los cuelgan en YouTube? Esta es la premisa de este proyecto de videorreporterismo participativo. Lo que hace “ReporTube” es ser un selector, agregador y tag de videos ciudadanos de interés noticioso. En ReporTube trabajan dos productores de noticias (data curators) que busca, encuentra, integran y presentan información. Además estos productores de contenidos no piden que la audiencia les mande video, sino solicitan que les avisen cuando ya han publicado en YouTube (con un hasgtag, mail, o YouTube Direct).

Un caso similar es el que está reproduciendo Perfil de Argentina con “140” , un diario hecho 100% con Twitter. En este sitio la premisa es la misma que la anterior. Se produce tanta información noticiosa a través del Twitter que es imposible mantenerse ajena a esta. Funcionarios públicos, actores, cantantes y ciudadanos en general comienzan a usar tanto el Twitter en Argentina, que es necesario un agregador de contenidos basados en esta plataforma de 140 palabras. Para este proyecto se cuenta con un equipo de productores de noticias que buscan, reúnen e integran la información nacida en Twitter.

A partir de estos dos ejemplos, ¿Por qué no plantearnos una portada de un medio tradicional creada con el flujo informativo de la audiencia? Videos de YouTube, fotos de Twitpic y Flickr, categorías basadas en hashtags, noticias de último momento con información de Twitter y flujos noticiosos basados en blog. Una portada paralela a la creada por los periodistas, como un espejo ciudadano de las “noticias profesionales”

Cómo ven estos dos ejemplos son claras respuestas para delinear el camino que debe seguir el periodismo tradicional ante la consolidación de la información creada por la audiencia. El periodismo participativo o ciudadano, no lo construyen los usuarios sino los periodistas.

El viernes 16 de abril a las 3 pm vamos a realizar una conferencia en El Comercio sobre videoperiodismo en Internet. Para todos los que quieran participar del evento los invito a conectarse a la transmisión vivo. Acá les dejo el temario:

Introducción:
La producción audiovisual está en manos de la gente. YouTube  publica cada seis meses la misma cantidad de horas de video que produjo la televisión en toda su historia. A esta plataforma se suben más de 20 horas de video por minuto. El consumo también se ha disparado: un usuario promedio mira en Internet 90 videos al mes. Le dedica 200 minutos solo a devorar las imágenes que encuentra.

Si cualquiera puede grabar, editar y publicar, ¿cómo se redefine el trabajo de los periodistas? Algunas luces sobre este tema se pueden obtener de las experiencias de El Comercio y TVN de Chile, que han afrontado el desafío de agregar valor para las audiencias que se sienten informadas y que, además, están dispuestas a informar.

Expositores:
Cristian Villarroel, periodista chileno. Coordinador del Laboratorio de Nuevos Medios y Formatos Digitales Interactivos de tvn.cl. Director web+tv. Creador de la primera experiencia de integración de Twitter a una transmisión online en directo, para el Festival de Viña, llamada Gaviota. Participó en la formación del primer webshow diario, en vivo, transmitido exclusivamente por Internet.

Diego Peralta, jefe Multimedia de la Gerencia de Medios Digitales del Grupo El Comercio, responsable de los equipos de video, video en vivo y ReporTube. Profesor del Taller de Periodismo Multimedia de la Universidad Católica. Editor multimedia del reportaje Cerro de Pasco: el éxodo, ganador del premio SIP 2009. Ex productor multimedia de Clarín.com de Argentina.

Objetivo general:

Generar un espacio de reflexión y debate sobre los retos y las oportunidades periodísticas y comerciales en torno a la producción de videos para Internet.

Objetivos específicos:

Difundir y explicar los alcances de la producción multimedia del Grupo El Comercio.

Conocer la experiencia sin precedentes de TVN para la producción de video en Internet.

Temario:

Villarroel: El video web cuando la audiencia es la de un canal de televisión. Cómo integrar las audiencias del medio más poderoso del siglo XX, la TV, con aquellas que participan en la intensidad de Internet. ¿La TV en la web o la web en la TV? Internet empieza a marcar la agenda de temas en la TV.

Peralta: Videos en las noticias. Impacto en portales periodísticos de alto tráfico. Video en vivo y enteramente móvil: la experiencia pionera de El Comercio. Los agregadores de video ¿aliados o amenazas? Curaduría de videos de la audiencia: criterios generales, velocidad vs. verificación, y dónde buscar. Producción y post producción del video en la web.

Cuando la gente me dice que elcomercio.pe ha hecho un rediseño, yo siempre les digo, que en realidad es más que eso. Es una reingenieria total. Es buscar una nueva forma de distribuir contenidos más allá del color amarillo de la portada.

El valor fundamental del rediseño de El Comercio no es el grid de portada, de nueve casilleros flexibles o la organización tipo blog cronológico o la comunidad en tiempo real.

El gran valor de esta reingenieria que ha sufrido elcomercio.pe está en la nueva forma de distribuir contenidos. Las épocas de las secciones en los periódicos ha ido a extremos sin límites y eso tienen que tener en cuenta todos los periodistas. Se acabaron las secciones como: Política, Ciudad, Economía y Mundo. Ahora estamos en la época de los tags.

Los tags son móviles, cambian permanentemente. Son específicos, versátiles y flexibles. Ahora se puede tener secciones (tags) como: “Beyoncé” “Bayly”  y “Universitario”. Es decir secciones con gran poder de transformación en función a la coyuntura del tiempo real.

Eso es muy importante decirlo. Vivimos las épocas del tiempo real, donde no se puede solo distribuir noticias con Secciones como “Espectáculos”. Tenemos que ayudar a los usuarios a encontrar y ordenar la información y los tags son el arma.

Miren bien la portada con categorías como “Blogs”,  “Gastronomía” y “Deportes”. Categorías que responde a los intereses de la audiencia. Muchos interpelan por qué no están las viejas secciones. La respuesta es fácil Ya no hay más secciones sino categorías construidas por los usuarios.

En la parte intermedia de la home de elcomercio.pe existen secciones tradicionales, pero con un añadido de tags, los que están en continuo cambio. Además está la distribución en la parte de abajo con “Temas”, Casos” y “Personajes”.

Con todo esto los periodistas que trabajan en Internet tienen que tener en cuenta que los tags de una nota son tan importantes como el título, la bajada y el texto. El saber qué los tags no solo determinan la distribución de la nota sino las búsquedas de Google.

Hay que destacar que el poder del tag está en el  reordenamiento de noticias y además en la forma de conglomerar una serie de links de varias notas relacionadas a un solo tema. Esto es lo que, finalmente, determina un valor muy alto en el ‘pagerank‘ de Google.

El tag es distribución, orden, link y tiempo real. Todo en una pequeña palabra subrayada: La raíz y matriz de la red.

210

Quiero comenzar este post citando a Jose Luis Orihuela, autor del blog e-cuaderno, pues describe bien cómo Twitter puede potenciar al periodismo:

“Twitter es un magnífico sistema global de alerta temprana para detectar breaking news y tendencias, una buena red para contactar con expertos y testigos en tiempo real y un gran taller para aprender la escritura de la brevedad y la lectura del flujo. Si este tipo de cosas (Twitter) no cambian al periodismo, ya no se qué podría cambiarlo”

Por mucho tiempo he tratado de entender cómo los medios de comunicación pueden sacarle provecho a Twitter. Actualmente, los medios tradicionales se ponen al nivel de un usuario cuando abren una cuenta en esta red social, pero no saben comportase como tales.

Más allá de la posibilidad de colocar links cortos de las noticias que se publican en la web de su medio ¿Hay algo más que se pueda hacer en la cuenta de Twitter de un periódico?

Lo que debe hacer el Twitter de un medio tradicional es dejar de comportarse como un medio y tratar de ser una plataforma. Debe rastrear la información que ‘tuitean’ los usuarios, sean seguidores o no. Los usuarios deben ser la principal fuente de información del Twitter y los ‘retuits’ (RT) la mejor forma de difundirlos.

El Twitter de un medio de comunicación debe citar a sus fuentes directamente, a través de las cuentas que tienen en esta red social actores, cantantes, columnistas, políticos, deportistas o simples usuarios que tienen algo que contar u opinar (citar la fuente se le decía). La herramienta para esto debe ser siempre un RT, la cual además es editable. Los RTs pueden ser a periodistas del medio que informan a través de sus smartphones desde lugar  de los hechos, pero también y sobre todo a usuarios que cuentan desde su punto de vista determinada noticia.

Los periodistas que manejan el Twitter de un medio tradicional deben ser capaces de rastrear la información producida por los usuarios. Si hay un terremoto en Japón, llegar a esos usuarios que están ‘tuiteando’ desde Tokio opiniones y comentarios o subiendo fotos. Si hay un concierto de U2, por ejemplo, no solo se debe colocar frases como “empezó el concierto en Londres”, sino buscar a las personas que están en el evento viendo extasiados a Bono y tomando fotos y comentando los pormenores mediante un smartphone. Esto es citar a las fuentes directamente y a gran velocidad.

Nunca antes los periodistas tuvieron la posibilidad de tener de manera tan rápida no solo la opinión de los usuarios, sino la información que pueden difundir desde cualquier parte. La velocidad que da la viralización de la información a través de un ‘retuit’, permite estar en todos lados, superando a cualquier cadena internacional de noticias, con cientos de corresponsales.

Es en este espacio donde adquiere valor el trabajo de un ‘community manager’. Este profesional de la información en las redes sociales debe: rastrear, cruzar, confirmar y difundir las noticias producidas por la ‘tuitosfera’.

Los medios de comunicación no solo deben utilizar el Twitter para rastrear tendencias, conocer opiniones, difundir información propia, sino, y principalmente, para tomar y distribuir la información producida por los usuarios. Twitter le ofrece a los medios la posibilidad de dejar de comportarse como medios y, sin embargo, los periódicos no lo quieren ver así.

Una vez más el Twitter de un medio debe dejar de comportarse como un medio omnipresente, que difunde información, sino como una plataforma que canaliza la información de los usuarios.

Nota: Si quieres seguirme en Twitter mi usuario es @diegol19

videoreportero

Primero y antes que nada, hacer videos para Internet no es lo mismo que hacer televisión en Internet

El videoreportero: Es un periodista multitalento que sabe grabar, entrevistar, hacer informes y editar su propio video. Aunque los reporteros de la ‘vieja escuela’ no lo crean, sí se puede. Se hacen grandes trabajos periodísticos audiovisuales con una cámara en mano.

La máquina: La cámara más recomendable es una Handycam con disco duro. Es imprescindible que sea una HDD, pues ahorra mucho tiempo, ya no se necesita digitalizar las imágenes. Además es indispensable que tenga ingreso de micrófono plug in (sin audio no hay video). Yo recomiendo la Sony HDR. Si bien graba en HD, para Internet solo es necesaria la opción SD, para grabar en archivos de video mpeg. En el caso del micrófono, el mejor es un pechero o solapero de cable mediano. Yo uso un Radioshack que funciona de maravillas. El trípode, en realidad debe ser un monopie, pues te permite alzar la cámara varios metros.

La estética: Al no ser un video de televisión, no es ni tan iluminado ni tan perfecto en sus encuadres. La cámara en mano genera movimiento y se adapta a las circunstancias. El video es más cercano a la estética del video casero de YouTube, que al video de estudio de la televisión.

Los encuadres: El manejo de la cámara está basado en los principios básicos audiovisuales. Se trabaja con encuadres fijos, casi fotográficos. Hay que recordar que cada ‘Rec’ crea un archivo en mpeg, que te permite una edición rápida. Además evitar los zooms y paneos, por el streeming del video, que no permite que fluya la imagen.

La edición: En el caso de mi trabajo he optado por hacer videos en muchos casos testimoniales. Que los protagonistas cuenten la historia. Que los personajes conversen entre si, a través de la edición. Las entrevistas tienen que ser concretas y que no duren más de 10 minutos, para una rápida edición. El video es para una web de noticias on line, es decir, para ya mismo.

Los programas: Es indispensable tener el programa de edición en laptops, para poder editar desde cualquier sitio. Para mandar el video se tiene que transformar en .flv (flash video), con un programa de encodeo. Un video en flv es ligero para enviar por mail (no se necesita FTP) y además es el formato para publicar en web.

Finalmente, el proceso técnico de grabación, edición y transformación está totalmente supeditado al trabajo periodístico. Toda la capacidad de manejo tecnológico tiene que estar interiorizado en el videoreportero, como parte de su accionar como periodista. El videoreportero tiene que estar concentrado en la noticia, las posibilidades técnicas ya deben estar asumidas y adquiridas de manera natural.

Les dejo la dirección del canal de El Comercio en YouTube, para que vean el trabajo de videoreporterismo que realiza el equipo multimedia del diario..

IMG_2815_

Hace mes y medio adquirí un BlackBerry Bold 9000, a un plan S/.89 con Claro, y como conversé un día con Diego, algunos aspectos de mi vida diaria así como el consumo de información han cambiado. Aquí una pequeña lista:

1º Ya no me conecto mucho a Internet a través de la PC de escritorio de mi casa. Ahora, la conexión Speedy que tengo en mi hogar la uso más para conectar mi PlayStation 3 a la Red de redes que otra cosa.

2º Dejé de comprar el diario Perú.21. Aunque por mi trabajo estaba pendiente de las noticias del día, compraba el tabloide de lunes a viernes para leer al director, sus columnistas, al genial Heduardo así como por el enfoque de ciertas noticias. Ahora consumo esa información por el BlackBerry.

3º Si ya estaba pegado a Facebook, pues ahora he pasado a formar parte de esos 65 millones de miembros que se conectan a la red social de Mark Zuckeberg a través de su aplicación móvil. También le estoy sacando más jugo al Twitter. Cosas que me ocurren o que veo por las calles, las tuiteo más a menudo a través de ÜberTwitter. Antes, tenía que esperar a volver a conectarme vía PC o tener saldo en el móvil para navegar vía WAP.

4º Aprovecho al máximo los tiempos muertos. Estar en la cola del banco o camino a casa en la coaster ya no es una perdida de tiempo mientras leo mi Google Reader o reviso mi correo de Gmail. Claro, antes me cercioro que sea un lugar seguro. No vaya a ser que me chorifaceen mi smartphone.

5º Ahora más que nunca valoro una versión móvil o lo suficientemente accesible y usable para un smartphone de las páginas web que suelo visitar. Si el mercado peruano de móviles sigue la tendencia mundial, pues las páginas webs locales tendrán que tomar en cuenta más a estos usuarios. Por eso he decidido cambiar pronto el diseño de mi blog personal, ¡la verdad que apesta al visitarlo a través del BB!

Sigue a Diego “El Invasor”