You are currently browsing the tag archive for the ‘medios tradicionales’ tag.

Sofía Pichihua una de mis ex alumnas connotadas de la Universidad Católica(PUCP) me hizo una entrevista sobre los inicios de la web del diario Perú.21, sitio del que fui editor fundador entre el 2002 y 2006.  Fue una remembranza de los clásicos errores que se cometen en la industria del periodismo, cuando se crea el sitio web de un periódico nuevo, pero nacido bajo un modelo tradicional.

Acá les dejo la entrevista que publicó Sofia en su blog ‘Navegando entre Links’ que es parte de su tesis .

Cada vez más redacciones periodísticas convergen en distintos medios del mundo, pero aún, muchos periodistas y medios de comunicación, se preguntan: ¿Cuáles son los beneficios de integrar las distintas redacciones de un grupo de medios en una sola redacción integrada? ¿Solo sirve para reducir planillas? ¿Se logra un proceso productivo más eficiente?

A mi entender, la integración de redacciones periodísticas solo puede funcionar si a su vez hay una convergencia  multidisciplinaría de otros departamentos que son parte del proceso productivo de un medio de comunicación online y offline ¿A qué me refiero? A la integración de los departamentos de diseño, programación, comercialización y periodístico.

Un grupo de medios debe comprender las siguientes integraciones:

Periodistas – programadores

Los dilemas de los medios periodísticos en Internet parten no solo en términos de producción noticiosa sino también en la compresión de la arquitectura de una web y la interpretación de la Internet. Periodistas y programadores deben trabajar de la mano en: la creación de algoritmos para la organización de las noticias y  la creación de administradores de noticias con lógica periodística que ayuden a integrar el trabajo de los medios que convergen.

Además y de manera primordial los periodistas deben aprender la lógica del código abierto, de la libre autoria, del hacker, como bien lo describe Mancini en su último libro (Hackear el periodismo) . Un trabajo basado en la creación colectiva permanente, abiertos a los cambios y al remixeo de información,
en  una labor de beta infinita (periodistas post Gutenberg)

Periodistas – diseñadores – programadores

Durante los últimos años el trabajo de diseñadores y programadores se ha ido integrado dado el vínculo que existen entre ambos departamentos en la creación de una web. Sin embargo los periodistas han intentado mantenerse al margen de este trabajo de creación, dado su vínculo a la labor en los diarios impresos en donde los diagramadores son los que se hacen cargo de todo el trabajo de presentación de la noticia.

Con esto no quiero decir que los periodistas aprendan a diseñar o programar (es mucho pedir, quizás en un futuro) pero si que intervengan en las labores de organización de la información en un sitio de noticias. Los periodistas deben entender de tags, de links, de palabras claves.

No solo en términos periodísticos sino también en términos de Google, buscadores y sistemas de organización taxonómica. Los periodistas deben estar inmersos en saber cómo presentar las noticias y cómo organizarlas en esta maraña infinita de información que es la red.

Periodistas – publicistas

Periodistas y publicistas deben integrar sus trabajos para encontrar juntos un nuevo modelo de negocios para los medios en la web. Deben idear nuevas formas de atraer a los anunciantes para publicitar en el sitio. Esto como parte de lo que ya escribí sobre usar la lógica de Google y Facebook para crear un nuevo modelo de negocio para los medios en Internet.

Los periodistas deben estar vinculados a las creaciones de campañas y auspicios. Deben ser los primeros en vincular las noticias con la publicidad y los tags con los anuncios. Deben ser capaces de organizar campañas con anticipación de eventos programados y  producir noticias que puedan tener vínculos con la publicidad, sin intromisión de la línea editorial.

Periodistas tradicionales  y ciberperiodistas 

Esta integración es la que todos llevan a cabo pero siempre de manera inversa. La web siempre es la que se integra al periódico, canal de televisión o radio. Nunca son estos grandes medios que comienzan a girar en torno a la web, como debería ser la transición natural. La web es, entre muchas cosas, un multimedio integrado, en si mismo, que es capaz de organizar, en su procesos productivo, a diversas medias. (Mirar el ejemplo de The Guardian que dará prioridad a la web sobre el papel)

Antes de una integración de la redacción del periódico con la redacción de la web (por ejemplo) debe haber una consolidación del segundo en su proceso de producción noticiosa. Primero desintegrado para luego ser integrado. La redacción web primero tiene que trabajar y consolidar  su convergencia  con los departamentos de programación, diseño y publicidad, antes de lograr converger sus labores con las redacciones tradicionales.

Todos los contenidos que generan un periódico, una radio y un canal de TV pueden ser administrados y distribuidos por una plataforma web. La web es una plataforma multimedial y multidisciplinaria que podrá transformar al periodismo cuando estos hagan un divorcio amigable con los modelos impresos de “las redacciones” (hasta el nombre lo describe claramente). Los medios de comunicación y los periodistas deben integrar su labor  para ser parte de una plataforma productiva multimedia pero también multidisciplinaria.

La imagen del inicio es de una infografía (cortesía de Cobertura Digital)  de La Nación de Argentina, que describe su propia integración de redacciones.

Acá les dejo el video de la entrevista que me hizo el egresado de la PUCP Miguel Sánchez Flores, quien está haciendo una interesante investigación, para su tesis, sobre la producción noticiosa de el diario El Comercio vs Elcomercio.pe.  El trabajo en progreso de su investigación se puede ver en su blog Periodismo Buffet.

Hagamos un ensayo: Qué pasaría si los medios tradicionales siguieran el ejemplo de plataformas como Google y Facebook para encontrar su modelo de negocios. Un poco de historia.

Google tras su consolidación como el mejor buscador del mundo en el año 2000 entró en una disyuntiva. La Plata. Cómo hacer dinero sin transformarse en un árbol de navidad lleno de banners, al mejor estilo del portal Yahoo. Como debía ser, la idea no se le ocurrió a Google sino a otro sitio web llamado Overture.

Overture  comenzó a  vender palabras. Los términos de búsqueda o palabras claves eran el valor fundamental del nuevo modelo de negocio. Esas palabras le decía al anunciante que necesidad quería satisfacer un usuario.

La idea era contextualizar los resultados con publicidad. Los anunciantes ya no compraban espacios sino palabras. A Google le pareció tan buena la idea que la “tomó prestada” y creo ‘Adwords’ y ‘Adsense’.

Si un periódico siguiera este ejemplo lo primero que debería hacer es robar la idea del modelo de negocios de Google y obtener su propio y nuevo sistema de venta de publicidad. Acá algunas modestas propuestas:

Vender palabras o mejor vender tags: los periódicos tiene como gran ventaja la organización de su información taxonómicamente. Estos tags representan las noticias más producidas y demandas por la audiencia. Estos términos pueden ser vendidos a los anunciantes.

Algoritmo de tags: los medios deben invertir más en sus desarrolladores de sistemas para crear algoritmos que determinen cuales son los tags más efectivos y de mayor impacto para la audiencia. Un algoritmo que combinen los ‘trendig toppics de Twitter, términos más buscados en Google y noticias más comentadas y leídas en el medio. La idea es perfeccionar la construcción del tag, no solo con el instinto productivo del periodista, sino con la demanda e interacción de la audiencia.

Autogestión de la publicidad: los medios tradicionales, al igual que Google, deben no solo atender a los grandes clientes sino también a los nichos de pequeñas audiencias. Los periodicos ya lo hacen con la venta de clasificados en el impreso,  ahora lo tienen que hacer también en la web. Cualquier persona debe ser capas de gestionar un banner en un sitio web de un medio. La diferencia entre Craiglist y este modelo, es el tag. El banner debe aparecer solo en función a los tags relacionados a la temática del aviso.

Fomentar la conexión: se tiene que tener identificado al usuario que entra al medio ya sea a través de registros con comunidades propias como con los Connects de Facebook y Twitter. La idea es rastrear la navegación de los usuarios por todo el sitio web. Saber cuáles son los lugares que se visitan en un sitio de manera personalizada, para así lograr vender sesiones de usuarios y no solo espacios. La idea es que la publicidad que aparesca sea personal y ajustada a un usuario – consumidor (surround sessions). Además este rastreo ayudará al algoritmo a trabajar mejor la portada y los tags.

Finalmente, la ideas es comenzar a conceptualizar la publicidad en Internet de manera más personal, algorítmica y taxonómica. No solo pensar en espacios para vender, como los periódicos y las revistas. Publicidad más flexible y personalizada, que aparezca solo donde debe aparecer. Publicidad más accesible para darle a la audiencia una herramienta para autogestionarse en el medio. La audiencia como creadora y consumidora de publicidad.

Hace unos días leía que se cerró la última fábrica de máquinas de escribir. La primera nota que publique en un desparecido periódico deportivo (quebró) la hice en una máquina de escribir en 1998. Fue la única oportunidad que utilice este romántico aparato, y lo que más recuerdo, es que lamenté no haber atendido las clases de mecanografía de mi colegio.

Esto de la máquina de escribir lo relacioné inmediatamente con la frase de Jeff Jarvis, de su último post: “La tradición no es un modelo de negocios”. Una reflexión punzante y devastadora sobre la realidad de los medios tradicionales y sus intentos de subsistir en la nueva realidad que plantea Internet. Las cosas nunca más serán ‘como en los viejos tiempo’.

Los periódicos intentan pensar que el super negocio del siglo XX puede funcionar en este nuevo ciclo. Y no hablo del ejercicio periodístico, sino del modelo de negocios en la industria del periodismo. En el mundo virtual las reglas de la realidad no funcionan por las siguientes razones:

– La audiencia: estos antiguos lectores, oyentes y televidentes ahora son más públicos que nunca. Público porque publica. Ya no tienen ese accionar pasivo, sino ahora ellos producen. La hegemonía de los medios tradicionales de dictar lo que era noticia, o no, ya no existe. Ese oligopólico se abrió al libre mercado de la información. Con solo 140 caracteres, cualquier persona se puede tirar abajo una primicia impresa.

– Plataformas no medios: la audiencia ahora participa de manera activa, ya no solo en medios de comunicación, sino en plataformas de comunicación. Sitios que le permite participar, y más que participar, producir. Ahora el público es el protagonista de la información. No más formatos sino audiencias. YouTube, Flickr, Digg, Wikipedia, Facebook y Twitter (entre muchos otros) han puesto en portada al público.

– Medios sociales: Con esta audiencia activa ahora las noticias son hiperlocales, hipersociales e hiperpersonales. Noticias mundanas que corren por el flujo social de estas redes. La información ahora tiene que convivir con el intercambio social y activo que ejerce la audiencia. Las noticias ahora tienen que ser más sociables e intervenir en las conversaciones de las personas.

– Noticias comunes: las noticias ahora son commodities fáciles de reemplazar. La noticia es noticia, más allá de las cabeceras de los medios tradicionales. La audiencia siempre logrará encontrar la noticia que busca. La boda real de Guillermo y Kate está en todos los medios del mundo y Google News te ayuda a ubicarla y ordenarla.

– La fragmentación publicitaria: la larga cola (Lonng Tale) ha hecho que plataformas como Google y Facebook hayan apostado por los pequeños anunciantes, que en su gran masa son un mercado valioso. La autogestión publicitaria en Internet ha hecho que los anunciantes no solo tengan 5 canales de televisión o 20 periódicos o 50 radios. Ahora tienen cientos de sitios donde publicitar de manera personalizada gracias a palabras claves o los gustos de la audiencia.

– La economía de los enlaces: lo que vale en la red no solo es el contenido y los espacios sino también los enlaces. Los links son la arquitectura de la red. Los muros de pago no son una opción en un mundo de conexiones y enlaces.

– Medios no formatos: los medios ya no son más determinados por su formato. Ya no solo son periódicos, radios o televisión, son una cabecera que puede informar en cualquiera de sus plataformas. Los medios trascienden los formatos. Los medios ahora son convergentes tanto entre sus propios formas como con la audiencia.

1- Su permeabilidad al cambio

En la película Boogie Nigths (Paul Tomas Anderson) hay un instante en que el cineasta Jack Horner recibe una propuesta de su productor: hacer películas en video y no más en film (era 1979) ¿Las razones? Su realización es más barata, no dependen de las salas de cine y tienen una distribución masiva a través de las videocintas. El director aborreció esa propuesta. Él era director de cine. Él contaba historias en película. Él no hacia videos caseros. Él quería a la gente sentada en una butaca y no depravados en la intimidad de un cuarto. La posición de Horner me hizo recodar la postura de muchos periodistas de esta década. “¿Vienes a mi casa a hablar de futuro?”

La industria de la pornografía tuvo su auge en los ochenta gracias a la videocinta. La películas porno perdieron salas de proyeccción pero ganaron consumidores directos. Con la aparición de Internet pasó lo mismo. Rápidamente  adoptó la red como suya. Era más íntimo y privado y su distribución aún más directa. Primero distribuyeron fotos, luego videos y ahora hasta video en vivo. La industria de la pornografía asume los cambios tecnológicos como una oportunidad para una nueva distribución con un mejor modelo de negocio. Mientras tanto, la industria del periodismo ve a la Internet como un obstáculo y un productor de crisis permanente.

2- Su sistema ‘Freemium’

El porno siempre supo cómo cobrar por sus contenidos y fue modificando sus sistemas en función de los cambios en la red. Primero todo era por pago. En un espacio donde casi todo era gratuito, la industria de la pornografía siempre cobraba por fotos y videos. Épocas de los programas para bajar y los pop ups interminables.

Con la aparición de YouTube y los videos streamings, la pornografía tuvo que adaptarse al cambio. La gente podía subir sus videos de manera gratuita, entonces debían encontrar una nueva solución. Ellos decidieron ofrecer fragmentos de video gratis y entregar toda la escena por pago. Con la aparición del HD, su oferta premium pudo surtirse más. Ahora diferencian los videos de baja y alta calidad. La teoría ‘Freemiun’ de Chris Anderson en su máxima expresión.  La pornografía es más grande en ganancias que los réditos combinados de compañías como: Microsoft, Google, Amazon, eBay, Yahoo! , Apple, Netflix y EarthLink. Vean los cifras de esta industria en Internet.

El periodismo intenta encontrar un modelo de negocio y el ‘Freemium’ es una gran opción. Cobrar por acceso a contenidos exclusivos manteniendo una franja gratuita de información noticiosa commodity. El problema es que el periodismo no sabe aún qué contenidos deben ser de libre acceso (Jeff Jarvis y su economía de enlaces) y cuáles por cobro (Murdoch y The Daily).

3- El ser profesional y amateur

Con la aparición de las páginas de videos gratuitos y con la posibilidad de subir contenidos por parte de los usuarios, aparecieron los videos no profesionales. Cualquier persona podía hacer su propia película porno. Es en ese momento que la industria de la pornografía abrió sus esquemas de producción a los videos amateurs. Comenzó a combinar en Internet los video profesionales con los caseros en una convivencia permanente.

En el caso del periodismo, se ha demorado mucho en valorar los contenidos creados por los usuarios. El entender que las noticias ciudadanas pueden convivir con las noticias de periodistas ha sido un trauma difícil de asumir. La aparición de los blogs, Youtube, Flickr y Twitter ha permitido una participación de los usuarios en las noticias que es difícil de adoptar por parte de los periodistas y los medios de comunicación, todavía en la actualidad.

4- Su tiempo real

Los primeros que usaron como negocio el video en tiempo real fueron las páginas webs porno. El ‘real time’ casero ha sido su mejor adopción. El video streaming en vivo es el siguiente paso para el periodismo, que intenta ser tan de último minuto como la radio y la televisión en vivo.

5- Su arquitectura de la información

La páginas webs creadas por la industria pornográfica son un ejemplo de distribución eficiente del contenido. Si miran con detenimiento los sites como los de CNN y Newser, se darán cuenta que están absolutamente inspirados en la presentación de contenidos audiovisuales de webs de pornografía gratuita.

La reclasificación de contenidos “por lo último”, “lo más rankeado”, “lo más comentado” son posibilidades para reagrupar un grid que puede presentar material audiovisual hasta en 24 recuadros.

Las recategorizaciones de los temas, la posibilidad de que los usuarios intervengan en los tags y la apertura a nuevas clasificaciones temáticas es lo que ofrecen las páginas webs pornos dentro de sus homes. Tienen una idea clara de que las nuevas distribuciones de contenido ofrecen una forma de navegación ordenada para los usuarios.

Las web de los periódicos siguen utilizando una categorización de contenidos basado en la jerarquización de los diarios impresos. Notas abridoras y notas secundarias son las homes de medios tradicionales como El Mundo, El País o el New York Times. El riesgo por una jeraquización basada en los gusto de los usuarios y con prioridad en el material audiovisual es una posibilidad que los medios deberían ir tomando en cuenta para una home. Una portada web de jerarquías flexibles e impactantes con una oferta múltiple y con remixeo (¿Algorítmico?) permanente del orden de los contenidos. Más parecido a YouTube que al periódico de la mañana.

¿Que debe aprender el la industria del periodismo de la industria de la pornografía? Su apertura al cambio, la permanente adaptación del modelo de negocios y la flexibilidad de su arquitectura informativa.

Los medios siguen mediando y siguen cumpliendo su papel. Pero esta vez no median entre la realidad y los lectores, sino entre la Internet y los prosumidores. Los medios – una vez más – hacen valer su importancia al darse cuenta que aún tienen mucho trabajo que hacer, pero esta vez no en la escasez de la información, sino la sobreabundancia de data.

Le preguntan al director de El País de España, en una entrevista abierta a la audiencia en su web: ¿La filtración en Wikileak es periodismo? Él responde:

“Esa es una pregunta que roza la metafísica. Digamos de forma más modesta que Wikileaks nos ha permitido hacer gran periodismo. Periodismo del que cambia la historia y del que los ciudadanos están cada vez más necesitados en un mundo donde los Estados y los políticos tratan cada vez más de hurtar la información a sus sociedades”.

Si plataformas como los blogs, Twitter y YouTube hacían temer a los periodistas que existe una real desintermediación de la realidad, ahora nos damos cuenta que es lo contrario. El caso de los ‘Cablegates’ demuestra el poderoso papel que siguen cumpliendo los medios. El País, The Guardian, Spiegel, Le Monde y The New York Times son los medios, que por su tradición periodística, decidieron interpretar, corroborar y cruzar las fuentes para dar a conocer a su audiencia qué es lo que Wikileaks estaba filtrando.

“Estos medios han trabajado por separado en la valoración y selección del material, y pondrán a disposición de sus lectores aquellas historias que cada uno considere de mayor interés; en algunos casos serán coincidentes, en otros no”, indicó El País en una nota.

Por otro lado, una plataforma como Wikileaks se convierte en el espacio ideal para poder publicar información confidencial protegiendo a la fuente. Wikileaks es una garganta profunda, muy profunda, que mantiene en el anonimato a quien proporcionó la información y que permitió exponer los 250 mil mensajes del Departamento de Estado de Estados Unidos.

La fuente logra liberarse de los compromisos políticos y económicos de los medios, al subir contenidos en Wikileaks y por otro lado los medios cumplen su papel, a cabalidad, al interpretar todo este mar de información. Cómo dice Jeff Jarvis, los medios tradicionales solo sobrevivirán en la red, si dan un valor añadido.

Lo que ha hecho El País, NYT, The Guardian, Spiegel y Le Monde (todos los idiomas asegurados) es justamente eso: dar un valor añadido a la información; dar fiabilidad, credibilidad y respaldo. Ahora a Google News solo le quedará algo que hacer: enlazar todos esos contenidos de medios y dárselos en bandeja a la audiencia, que como yo, reinterpretaran el suceso en blogs, tuits, estados de Facebook, videos de YouTube o cualquier otro nuevo contenido. El círculo de la información nunca acaba.

Otros post para leer:

Invasiones: Barbaras: los ‘petroaudios’ y Wikileaks
Blawyear: ¿Qué dicen los documentos filtrados por Wikileaks sobre Perú?

Durante varios años uno de los grandes errores de los medios de comunicación tradicionales en Internet, sobre el uso de información producida por los usuarios, ha sido esperar que su público le envíe información. Los medios es su gran arrogancia, pensaron que los usuarios los utilizarían para lanzar información producida de manera “amateur”.

Muchos proyectos de periodismo participativo siempre tenían como premisa el slogan “envíanos tus fotos”, “mándanos tus videos”. Estás eran las respuestas de los periódicos en Internet ante la apertura del “periodismo ciudadano”. Uno de los pocos espacios exitosos que encontraron los medios para lograr la participación de la audiencia fueron los comentarios, los que han evolucionado hasta lograr una integración con las redes sociales.

Sin embargo, los medios no se daban cuenta que la gente ya estaba participando, con información de todo tipo, a través de plataformas como blogs, YouTube, Twitter y Flickr. Las personas en su propia inteligencia y estupidez comenzaron a colgar todo tipo de materiales, desde los más banales hasta los más informativos.

Los medios comenzaron a quedar al margen de toda esta información creada por la audiencia por varias razones: por subestimarla, al creer que era información social y no noticiosa. Por devaluarla, al creer que la información lanzada no era profesional. Por ignorarla, al ni siquiera saber de su existencia y dinámica.

Como ya dije muchas veces, la profesión del periodismo está en franca mutación y una de estas modificaciones es entender como trabajar la información producida por la audiencia. La respuesta es fácil. Seguir haciendo periodismo para transformar esta información en reales noticias de interés. Es en este camino que en el equipo de Medios Digitales de El Comercio hemos creado ReporTube, un diario hecho 100% con YouTube (Mancini dixit).

¿Para qué esperar que la audiencia nos envíe videos si ya los cuelgan en YouTube? Esta es la premisa de este proyecto de videorreporterismo participativo. Lo que hace “ReporTube” es ser un selector, agregador y tag de videos ciudadanos de interés noticioso. En ReporTube trabajan dos productores de noticias (data curators) que busca, encuentra, integran y presentan información. Además estos productores de contenidos no piden que la audiencia les mande video, sino solicitan que les avisen cuando ya han publicado en YouTube (con un hasgtag, mail, o YouTube Direct).

Un caso similar es el que está reproduciendo Perfil de Argentina con “140” , un diario hecho 100% con Twitter. En este sitio la premisa es la misma que la anterior. Se produce tanta información noticiosa a través del Twitter que es imposible mantenerse ajena a esta. Funcionarios públicos, actores, cantantes y ciudadanos en general comienzan a usar tanto el Twitter en Argentina, que es necesario un agregador de contenidos basados en esta plataforma de 140 palabras. Para este proyecto se cuenta con un equipo de productores de noticias que buscan, reúnen e integran la información nacida en Twitter.

A partir de estos dos ejemplos, ¿Por qué no plantearnos una portada de un medio tradicional creada con el flujo informativo de la audiencia? Videos de YouTube, fotos de Twitpic y Flickr, categorías basadas en hashtags, noticias de último momento con información de Twitter y flujos noticiosos basados en blog. Una portada paralela a la creada por los periodistas, como un espejo ciudadano de las “noticias profesionales”

Cómo ven estos dos ejemplos son claras respuestas para delinear el camino que debe seguir el periodismo tradicional ante la consolidación de la información creada por la audiencia. El periodismo participativo o ciudadano, no lo construyen los usuarios sino los periodistas.

210

Quiero comenzar este post citando a Jose Luis Orihuela, autor del blog e-cuaderno, pues describe bien cómo Twitter puede potenciar al periodismo:

“Twitter es un magnífico sistema global de alerta temprana para detectar breaking news y tendencias, una buena red para contactar con expertos y testigos en tiempo real y un gran taller para aprender la escritura de la brevedad y la lectura del flujo. Si este tipo de cosas (Twitter) no cambian al periodismo, ya no se qué podría cambiarlo”

Por mucho tiempo he tratado de entender cómo los medios de comunicación pueden sacarle provecho a Twitter. Actualmente, los medios tradicionales se ponen al nivel de un usuario cuando abren una cuenta en esta red social, pero no saben comportase como tales.

Más allá de la posibilidad de colocar links cortos de las noticias que se publican en la web de su medio ¿Hay algo más que se pueda hacer en la cuenta de Twitter de un periódico?

Lo que debe hacer el Twitter de un medio tradicional es dejar de comportarse como un medio y tratar de ser una plataforma. Debe rastrear la información que ‘tuitean’ los usuarios, sean seguidores o no. Los usuarios deben ser la principal fuente de información del Twitter y los ‘retuits’ (RT) la mejor forma de difundirlos.

El Twitter de un medio de comunicación debe citar a sus fuentes directamente, a través de las cuentas que tienen en esta red social actores, cantantes, columnistas, políticos, deportistas o simples usuarios que tienen algo que contar u opinar (citar la fuente se le decía). La herramienta para esto debe ser siempre un RT, la cual además es editable. Los RTs pueden ser a periodistas del medio que informan a través de sus smartphones desde lugar  de los hechos, pero también y sobre todo a usuarios que cuentan desde su punto de vista determinada noticia.

Los periodistas que manejan el Twitter de un medio tradicional deben ser capaces de rastrear la información producida por los usuarios. Si hay un terremoto en Japón, llegar a esos usuarios que están ‘tuiteando’ desde Tokio opiniones y comentarios o subiendo fotos. Si hay un concierto de U2, por ejemplo, no solo se debe colocar frases como “empezó el concierto en Londres”, sino buscar a las personas que están en el evento viendo extasiados a Bono y tomando fotos y comentando los pormenores mediante un smartphone. Esto es citar a las fuentes directamente y a gran velocidad.

Nunca antes los periodistas tuvieron la posibilidad de tener de manera tan rápida no solo la opinión de los usuarios, sino la información que pueden difundir desde cualquier parte. La velocidad que da la viralización de la información a través de un ‘retuit’, permite estar en todos lados, superando a cualquier cadena internacional de noticias, con cientos de corresponsales.

Es en este espacio donde adquiere valor el trabajo de un ‘community manager’. Este profesional de la información en las redes sociales debe: rastrear, cruzar, confirmar y difundir las noticias producidas por la ‘tuitosfera’.

Los medios de comunicación no solo deben utilizar el Twitter para rastrear tendencias, conocer opiniones, difundir información propia, sino, y principalmente, para tomar y distribuir la información producida por los usuarios. Twitter le ofrece a los medios la posibilidad de dejar de comportarse como medios y, sin embargo, los periódicos no lo quieren ver así.

Una vez más el Twitter de un medio debe dejar de comportarse como un medio omnipresente, que difunde información, sino como una plataforma que canaliza la información de los usuarios.

Nota: Si quieres seguirme en Twitter mi usuario es @diegol19

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”