Ante cada acontecimiento, el flujo informativo en la red es tan abundante, que la selección de la información es un acción imprecindible dentro de una redacción periodística. Sin embargo, lo que se debe entender de manera clara es que este flujo informativo no es, mayormente, de data nacida en los medios de comunicación, sino en la propia audiencia.

Una noticia produce: videos, posts, fotos, tuits, retuits, actualizaciones de estado, enlaces, recomendaciones, calificaciones, comentarios, entre otra muchas formas de contenidos de Internet. Muchos de estos producidos y compartidos por la audiencia en una viralización infinita. La cuestión es cómo sacar provecho a toda esta data creada a gran velocidad y cantidad. La selección y el profesional de la selección se vuelve impresidible en una redacción periodistica. Es en este espacio donde nace el ‘Data Curator’

“Un curador es quien selecciona obra y la pone en escena en un museo o galería”. En el plano digital la labor esta basado en la selección, rediseño, remixeo y presentación del elemento informativo en una nueva puesta en valor.

Tal como lo describe Francis Pisani en un artículo publicado en el diario Clarín: “La curaduría puede recurrir a los algoritmos, a la web semántica y a la inteligencia artificial para ofrecernos un contenido susceptible de cautivarnos más, pero resulta mucho mejor cuando se beneficia de la capacidad de discernimiento humana”.

En la experiencia creada, a partir de Reportuit de Perú.21 (proyecto en el que participe en su concepción),  uno de los puntos fundamentales es el papel del productor de noticias: un agregador humano con sentido periodístico que busca, elige y presenta noticias a partir de la información creada por cualquier persona en una plataforma como Twitter (sin descartar otras redes sociales como Facebook o YouTube).

Tal como lo describe Pablo Mancini en Amphibia: “A mayor abundancia informativa, mayor necesidad de selección” y ante esta saturación de data una buena selección puede ser hasta más valiosa que la producción de contenidos originales.

La idea fundamental es encontrar un discurso periodístico a partir del discurso ciudadano. Es decir poner en valor y difundir en un medio digital información ya publicada por una persona en una red social o plataforma. Tal como cita Pisani: “Li Pariser, autor de “La burbuja de los filtros”, subraya la supremacía del hombre (todavía) sobre las computadoras : porque anticipa, arriesga, tiene visión de conjunto, aprecia el valor de las cosas independientemente del tráfico que suscitan”

Además hay que tener en cuenta que curar información en el plano de la red es compartirla, de alguna manera. Esto quiere decir que los prosumidores al momento que comparten una foto, video o enlace en su cuenta de Twitter y Facebook ya está haciendo una selección previa. Y no hay mejor espacio de filtro y selección que la de un hashtag creado por un usuario de Twitter, por ejemplo.

Es en este espacio donde el data curator trabaja. En la curaduría de la curaduría. En la selección profesional de información nacida en la audiencia. Audiencia participativa y seleccionadora.

Nota aparte:  Y  para que quede claro,  periodismo ciudadano en Internet no es pedir que la audiencia te mande fotos, textos y videos para que el medio en su inmesa bondad la publique.  Periodismo ciudadano en la red es la selección, curaduría y agregación de contenidos ya publicados por la audiencia en la red y puesta en valoren un medio por un periodistas-curador.

Cuando me pidieron hacer un  artículo de fin de año para el blog Clase de Periodismo pensé: cómo sería escribir este recuento si lo hiciera dentro de 10 años. ¿De qué evoluciones estaría hablando? ¿En qué escenario estarían los medios tradicionales? ¿Cual sería el papel de la audiencia en un espacio cada vez más digital? Aquí un ensayo de cuáles, creo yo, serán los temas alrededor de la industria del periodismo que se discutirán dentro de una década. Acá les dejo el artículo completo que  salió publicado en CDP.

26 de diciembre del 2021. Es momento de hacer un recuento de la evolución del periodismo durante de este año, decadente para el mercado impreso, pero de consolidación para el digital. Estos son las 5 puntos a destacar de este 2021:

1.- El lanzamiento en el Perú del primer diario generalista en papel digital descartable. La aparición de “Perú Post” ha comprobado todo el alcance de este nuevo formato multimodal al consolidar su tiraje en más de 100.000 periódicos vendidos diarios. Tras algunos primero fallos en sus actualizaciones, el papel digital ha demostrado toda su versartilidad en la recepción de la señal HSPPZ+ (6G) en chip descartable. El cobro del periódico por horas de activación, acceso a la información premium y personalización, ha abierto todo un nuevo modelo de negocios. Además, la anticipación máxima de las necesidades de los lectores interactivos está permitiendo la aparición de la publicidad contextual, ‘custumizada’ y personalizada.

La nueva forma de distribución en quioscos del periódico digital -basado en la entrega de papel digital en blanco, y su activación, a través del perfil de Facebook- demuestra que la distribución tradicional también puede tener espacio para la personalización usuario por usuario. El periódico digital descartable ha puesto en jaque a la competencia de los medios tradiciones que distribuyen sus contenidos en las ‘ultratablets’ ( tablets ultraligeras). El formato descartable, no retornable y de papel flexible (se puede doblar y meter en el bolsillo) abre el mercado de los usuarios de la calle y en tránsito. A los usuarios de los micros, baños, cafés y restaurantes. Usuarios que no tienen acceso inmediato a un terminal en formato tabloide y que sufre con la lectura en Supersmarth (celulares de última generación).

Estos periódicos digitales descartables compiten directamente con los periódicos de papel que tienen los mercados C y D. La ventaja de “Perú Post” sobre estos tipos de impreso es su precio variable. Un diario impreso vale 0.50 neosoles, mientras que un diario digital descartable -que te da las misma cantidad de información, pero personalizada- puede costar 0.40 neosoles, teniendo en cuenta que la data será personalizada por usuario, según su ubicación, historial de lectura, interacción de Twitter y gustos de Facebook, además con la posibilidad de tener información expandible y profundizada en función (con un costo extra).

2.- Los medios tradicionales y su apuesta por las ‘ultratablets’. Grupos como El Comercio y La República han consolidados sus periódicos generalistas en las ‘ultratablets’, tras la crisis del 2018, en donde la industria del papel entró en quiebra debido al calentamiento global y y la prohibición de la tala de árboles en el Perú (gracias a la suscripción del acuerdo de Kyodo V). Sin embargo, los medios tradicionales, tercos en su posición del pago por noticias, han seguido el ‘Modelo Murdoch’ a rajatabla logrado sus primeras ganancias.

Ellos han decidido mantener su posición de “descelanzados” (sin hipervínculos de ingreso pero sí de salida) pero han cedido a la personalización parcial al estar integrados a las redes sociales. Sin embargo mantienen el modelo tradicional de presentación de noticias bajo el criterio periodístico y con personalizaciones solo en zonas parciales del diario en las secciones fijas pero con tags: “Deportes” y “Tecnología”. Su gran avance en la interacción con los usuarios ha sido su apertura a la zona de “secciones de usuarios”, en donde las tendencias en Twitter son las que crean las secciones -tags para la actualización en tiempo real-.

Asimismo, su integración a los streamings en vivo, gracias a los canales de televisión de los grupos de medios ”, hace que su oferta multimedia en vivo, por noticia, sea más profesional pero menos amplia que la de los medios de Internet, que dejan este trabajo al streaming ciudadano.

3.- Los impresos populares. El uso de papel reciclado para los periódicos en formato minitabloide ha funcionado tan bien que han consolidado un amplio mercado en las zonas populares del país. La reapertura de las antiguas imprentas (cerradas tras la crisis del 2018) y su modificación para trabajar en este nuevo tipo de papel, ha ayudado para la rápida ampliación del tiraje a un bajo costo (80.000 periódicos diarios a 0.50 neosoles por cada uno). Este formato tradicional basado en la información pasada, con dos horas de desactualización, ha funcionando muy bien en las zonas marginales, en donde el acceso a los celulares, tablets o simples computadoras es aún limitado.

Sin embargo, la consolidación de este formato papel ha levantado polémica pues, según algunos parlamentarios, va en contra del derecho a la información. El darle a los lectores información de ayer es desinformar a la población, indican los congresistas. El debate que circula ahora es adaptar nuestra ley a las nuevas tendencias mundiales con legislaciones basada en el “derecho a la información actualizada”, tal como ya lo tiene España y Chile.

4.- La hegemonía de los medios nativos de Internet. Medios como La Mula, Politiko, Huffington (versión Perú), Google News y TerraLink ha ingresado en una cruenta lucha por los prosumidores. La búsqueda de nuevas variables que alimenten a los algoritmos, de personalización de noticias, ha hecho que estos medios comiencen a ofrecer grandes espacios de anticipación noticiosa que permiten que los usuarios accedan a información no indicada en sus perfiles de Facebook.

Asimismo, la competencia del tiempo real a llegado a nuevos niveles con la inscripción de reporteros en vivo ciudadanos. La señal 6G está permitiendo transmisiones HD en vivo vía Supersmart (celulares). Estás transmisiones se están reproduciendo en grandes cantidades y las webs están buscando a los mejores reporteros ciudadanos para  pagarles y contar con una cobertura en tiempo real casi planetaria. La modalidad es la geoubicación de estos reporteros (vía GPS) en todas las regiones y distritos del país, de tal manera que la cobertura en video y en tiempo real sea casi total.

Asimismo, estos medios han consolidado las redacciones flexible y móviles con un mínimo de editores en una sola oficina y con una gran cantidad de colaboradores externos y periodistas ciudadanos multimedia. Este procedimiento de pago por artículo ha logrado que las redacciones se mantengan con un modelo de negocios freemiun con información gratuita (basada en la superficialidad noticiosa) para el mercado publicitario y el cobro por noticias solo por el lanzamiento de exclusivas (investigaciones profundas y exhaustivas).

Además, la multidistribución de estos medios, vía ultratablets, smartphones, computadoras, Post de Noticias (quioscos virtuales) y smarthTVs hacen que sean los medios-plataformas masivos más consumidos por la audiencia. Estas plataformas noticiosas buscarán expandirse sin duda este año que vienen los periódicos digitales descatables. Plataforma perfecta para los medios nativos de Internet que les ayudará a masificar aún más su información multimedia.

5.- Usuarios al ataque. El streaming HD en vivo, los videos subidos por smartphones, las fotos panorámicas en alta y la programación de la televisión amateur cada vez obtiene más protagonismo en la red. Las vidas transmitidas se vuelen una programación de la televisión en Internet y los noticieros basados en el rastreo de las transmisiones ciudadanas crean un nuevo espacio noticioso basado en la producción de información creada por la audiencia. Cualquier usuario se transforma en estrella tras 5 minutos de fama con vivo viral y tiene su propio programa en directo lanzado desde su cuarto.

Las noticias más crudas que nunca: miles de fotos de un acontecimiento, cientos de videos desde distintos ángulos de un hecho, transmisiones en vivo de una noticia. Un tiempo real trepidante donde solo es válida la noticia en el instante, sin filtros ni mediaciones. La noticia ciudadana es la que ejerce la hegemonía de la instantaneidad y ubicuidad máxima y el mayor competidor del periodismo profesional. Y los grandes distribuidores son las redes públicas sociales y también las sociales privadas que viralizan la información en los distintos círculos y niveles de privacidad de los usuarios. El reto de esta información es acceder a cada uno de los círculos sociales hasta tener la totalidad de la audiencia. La clave para el 2022 es lograr explotar este flujo informativo de la audiencia, para su profesionalización.

Cuando llegué a El Comercio para trabajar en la Gerencia de Medios Digitales, gracias a Guillermo Culell, nunca imaginé la montaña rusa que sería este trabajo. Tras más de 4 años en este equipo veo hacia atrás y noto con felicidad todo lo que construimos. Acá un recuento:

Equipo de Video:

El objetivo fue conformar un equipo de videorreporteros (periodistas con manejo de cámara y edición) que cubrieran en video las noticias para los sitios de el grupo. Eran los periodistas  que le daban producción propia y cobertura en calle a Elcomercio.pe. Con este equipo se hicieron coberturas como “El Moqueguazo”, el terremoto en Ica, el desalojo de Santa Anita, la Cumbre de la APEC, el terremoto en Chile, las elecciones presidenciales y municipales, entre muchas otras coberturas. Logramos consolidar el trabajo de los videorreporteros e impusimos la realización de videos propios en todas las webs.

Un gran trabajo de: Fernando Cardenas, Ricardo Reátegui,  Sergio Sicheri, Jorge Luis Gonzalez, Camila Ampuero, Gabriel Derteano y Luis Miguel de la Cruz ; y del actual equipo: Luis Pacora, Karla Acuña, Antonio Alvarez, Zaida Ysla, Ernesto Lastra, Carlos García y Paulo Rivas.

Reportaje Multimedia

Tras la consolidación de las coberturas de video quisimos dar un paso más allá y cumplir un nuevo objetivo. Crear un especial multimedia. Guillermo Culell nos dio todo el respaldo y con el equipo multimedia sacamos adelante el reportaje: ‘Cerro de Pasco: El Exodo’. Un gran reto profesional con un trabajo de periodistas, programadores y diseñadores, dedicados, por más de un mes, a sacar adelante el especial multimedia. El reportaje ganó el premio de la SIP 2009 a mejor cobertura periodistica en Internet del año. Un reconocimiento al gran trabajo realizado.

Cabe destacar el  trabajo en este reportaje de Cesar Torres, Ricardo Reátegui y Maricella Arias.

Equipo de video en vivo

Gracias a Pablo Mancini pudimos llevar adelante el proyecto de transmisiones en vivo vía 3G. Un proyecto complicado por la inestabilidad de la tecnología pero que gracias al trabajo de Antonio Alvarez , Luis Migue de la Cruz, Gabriel Derteano y Zaida Ysla logramos levantarlo. Tras muchas transmisiones fallidas logramos estabilizar la señal y hacer todo tipo de coberturas en vivo movil. Conciertos, las elecciones municipales y presidenciales, Fiestas Patrias, los debates y las coberturas del momento como: los rehenes de Gamarra y la llegada del cadaver de Ciro Castillo a Lima.

Reportube:

Este proyecto salió de una conversación con Pablo Mancini en su oficina. La idea era cómo realizar un proyecto de periodismo ciudadano que la audiencia lo acogiera. La idea surgió: un agregador de contenidos ciudadanos multimedia. Fotos y Videos, que la audiencia ya colgaba, a los que se le daba un contexto periodístico. Paulo Rivas y Sandra Vargas hicieron un gran trabajo para consolidar una comunidad que sabía que en ReporTube encuentra un espacio de difusión de tus contenidos periodísticos subidos en otras plataformas. El proyecto ganó el premio innovación 2010 que da El Comercio cada año. Ojalá se entienda en la web de El Comercio que los sitios ciudadanos tienen que ser respaldados y consolidados. La audiencia es la que manda en la Internet y es el deber del medio atenderla y explotar su información.

Proyectos a consolidar:

Finalmente, a mi partida dejo en marcha dos proyectos que están en sus inicios y que seguramente sacarán adelante en Plataforma Digital, con el mismo éxito que los anteriores:

Los programas de TV exclusivos para Internet: se ha iniciado la creación de microprogramas en la redacción de Depor, gracias a la iniciativa de Daniel Titinger, como: ‘La Conversa’, ‘La Fecha’ y ‘Tres al Hilo’ que demuestran que los miembros de la redacción pueden participar activamente en la creación de espacios en video exclusivos para la web. Estos microprogramas serán la semilla de un canal de TV por Internet de Prensa Popular y El Comercio.

Reportuit: Un nuevo agregador de noticias ciudadanas basado en las coberturas de los usuarios de Twitter. Una mejora de la idea de Reportube, al abarcar no solo los contenidos multimedia, sino también los textuales, a través de los tuits. Un proyecto, ahora liderado por Pedro Rivas, que pronto verá la luz en el relanzamiento de la web de Peru.21

Finalmente, no puedo dejar de resaltar el privilegio que he tenido de trabajar con el equipo, de lo que para mi, siempre será Medios Digitales: Guillermo Culell, un precursor; Pablo Mancini, un creador y Pedro Rivas, un talentoso “chambeador”, y más que eso, un gran amigo. También no puedo dejar de mencionar a profesionales de lujo en el rubro como Maricella Arias, Cesar Soplin, José Kusunoki y Mariella Miranda.

Gracias a todos por soportarme y apoyarme con cada uno de estos proyectos. Es tiempo de buscar nuevos retos profesionales.

Gracias totales 🙂

Cada vez que digo que en el nuevo periodismo (el de Internet) el medio se debe anticipar a las necesidades de los usuarios, la audiencia siempre me mira con cara de….”¿Cómo hacer eso, ni que fueramos brujos?”.  Sin embargo, siempre respondo lo mismo: ¿Se han dado cuenta que los titulares de Facebook siempre de manera “mágica”  te dan  todas las actividades, opiniones y actualizaciones de las personas que en verdad te interesan?

¿Cómo logra esto Facebook? Con un algoritmo (el edgerank) que evalúa a quién calificas, con quién chateas, a quien comentas, que fotos ves, a quien te suscribes y viceversa. Es así que la red social construye tus “titulares”, únicos y distintos a los de cualquier otro usuario. Además Facebook  te da la opción para que las actualizaciones “más recientes”, queden por defecto tras leer los titulares. Entonces, por qué un periódico en Internet no podría comportarse de la misma manera con sus titulares e información minuto a minuto.

El primer punto es la personalización de las noticias. La jeraquización no solo puede ser el privilegio de los periodistas, sino debe darse paso a  la participación de los usuarios en esta construcción. Para lograr conocer los gusto de los usuarios, es indispensable el uso de las redes sociales como Facebook y Twitter.  Los medios en Internet deben lograr que su audiencia se conecte a estas redes para navegar en sus sitios.

La idea es que un algoritmo pueda cruzar la información entre los que son lectores del medio y los que participan de estas redes sociales. El robot podrá determinar que tipo de noticias son las más calificadas, comentadas y compartidas en Facebook o Twitter. Además con el usuario identificado se podrá conocer porque noticias navega más y en cuáles se queda más tiempo. Es así que podemos construir una lista de titulares personalizados que respondan a los perfiles particulares de cada usuario.

El seguir creyendo que son los periodistas los únicos que pueden jeraquizar es arcaico en un mundo que pide personalización.

Otro punto clave también es la anticipación. El conocer a nuestro público ya no solo puede ser visto en términos de hacer un ‘focus group’ o un análisis de lectoría. Ahora estas investigaciones son en tiempo real y minuto a minuto. El saber cuál es la noticia más leída, comentada y recomendada o cuánto tiempo ha estado un usuario en nuestro sitio, es parte del conocimiento que se tiene que tener para la construcción de una  portada en tiempo real.  Toda esta información ayudará a anticipar las necesidades de nuestra audiencia. Pero esta anticipación no puede darse por el “olfato” de un periodista, sino con una aplicación algorítmica , que siga el comportamiento de cada usuario que ingrese al sitio de noticias.

La portada de una web de noticias puede llegar a ser cambiada más de 200 veces en solo 8 horas. ¿Existe un editor capaz de lograr conflagar los gustos e intereses de todos los lectores en una portada que durará 10 minutos? Es así que ya no solo debemos pensar en clasificaciones del tipo: lo más votado o lo más visto, sino personalizar la portada usuario por usuario.  Facebook ya lo hace con las noticias sociales, por qué no hacerlo con las noticias de interés público.

A sus 25 años, Vadim Lavrusik trabaja en Facebook como director de su programa para periodistas. Recientemente estuvo en Chile para participar del IX Seminario Periodismo de las nuevas plataformas digitales , organizado por el Grupo de Diarios de América (GDA). Aprovechamos para conversar con él vía telefónica.

Mil gracias a @pajguzro y @gisellvel por la ayuda con la traducción. 😀

Antes de ingresar a la red social, Lavrusik ha laborado en Mashable y The New York Times. (Foto: http://fb.me/digitaljournalist)

En una entrevista concedida a ElPais.com, hablas sobre periodismo social. ¿Cómo lo defines?

Es como un término gracioso. Gracioso, porque creo que los periodistas siempre han sido obviamente sociales pero lo defino específicamente en términos de cómo los periodistas utilizan distintas plataformas sociales para reportar historias y eso puede incluir un montón de facetas diferentes para verlas. Muchas personas hacen eso en diferentes niveles. La mayoría de periodistas las utiliza para encontrar fuentes – o para encontrar información – al básicamente buscar y explorar información a través de Facebook. Pero otros periodistas han dado un paso adelante al preguntarse “cómo puedo crear historias o contar experiencias usando la información que encuentro allí en una forma no tradicional”. Empiezas a ver más formas de historias que utilizan la información que ha sido publicada en medios sociales. Cuando hablo acerca de periodismo social, realmente es solo cualquier forma de historia o narración que involucre procesos de periodismo que han tomado lugar o utilicen medios sociales en el proceso.

¿Cuánto puede aportar el botón “Like” en la distribución de las noticias en internet?

En los últimos años, desde que lanzamos el botón “Me gusta”, el promedio de las organizaciones periodísticas ha incrementado 300% (su distribucion de contenido). Creo que mucho de esto es porque las webs periodísticas, al colocar el botón “Me gusta”, han hecho más fácil al usuario compartir la noticia a través de sus páginas de Facebook. Cada vez que puedas hacer algo fácil, que la gente puede hacer en la web, es probable que más personas lo utilicen o que más gente lo haga. Facebook continúa creciendo en términos de páginas vistas, muy rápido. Este año estamos creciendo en Latinoamérica y otras partes del mundo. Creo que como resultado de eso, los diarios que integren el botón “Me gusta” en su sitio van a seguir beneficiando de ese crecimiento continuo. Es algo que hemos visto con nuestros socios quienes lo han compartido. Ellos, desde hace año y medio, continúan viendo el incremento de tráfico proveniente de Facebook.

¿Es como si todos los lectores se transformaran en “community managers”?

En varios sentidos, sí.

Algunos creen que los periodistas se sienten más cercanos a Twitter que a Facebook como fuente de información. Tú dices que es una idea errónea ¿por qué?

Creo que es una idea errada porque es una generalización. No existe ningún estudio que diga que los periodistas prefieren uno sobre otro. Mi apuesta es que hay más periodistas en Facebook que en Twitter. La diferencia es que más periodistas utilizan Facebook de una manera personal. Un montón de usuarios se conecta con amigos y familia. Y en ese sentido – porque mucha gente lo utiliza de forma personal – (los periodistas) se sienten incómodos en usarlo para encontrar fuentes o para distribuir contenidos. Pero creo que es un reto para los periodistas separar lo personal de lo profesional y eso es algo que vamos a alcanzar pronto al lanzar más opciones que hagan más fácil usar Facebook para reportar.

Varias empresas periodísticas han impuesto reglas para ser consideradas por los periodistas al usar sus perfiles en redes sociales, ¿qué opinas?

Bueno es interesante. Algunas son más estrictas que otras, otras más abiertas. Lo que veo es que no importa dónde publiques creo que las mismas reglas éticas de guía se deben aplicar. El tipo de reglas con las que no concuerdo es con aquellas que separan y tratan diferente lo que se publica de la publicación de la web. Creo que no importa la plataforma, los periodistas deben aplicar las mismas reglas éticas. Siempre les digo a mis alumnos de periodismo en Columbia que no pienses como si publicaras en un micro blog o como si escribieras un mensaje de texto: tú estas publicando, es lo que estás haciendo, publicando contenido. No importa qué tan corta sea la información tienes que hacerlo con calidad porque eres periodista, ese sería mi consejo. Sé que algunas organizaciones periodísticas tienen un enfoque más estricto que otros, pero eso es realmente su decisión.

Algunas veces, los periodistas expresamos opinión en nuestras cuentas personales de Twitter y Facebook, ¿eso está bien, está mal?

Es engañoso ¿verdad?, porque de nuevo retomamos el tema de lo personal y lo profesional. Quiero decir, los problemas éticos han sido siempre así y puedes dar lineamientos en las organizaciones periodísticas o salas de noticias, pero cada periodista lo va a interpretar individualmente de una forma distinta. Yo siempre he intentado colocarme en esta situación en la que no importa donde publicas, tú eres un periodista “24×7”. Si es algo que no publicarías en la web periodística para la que trabajas, probablemente tengas que pensar nuevamente no publicarla en tus cuentas de la red social.

Debes conocer el caso de RockVille Central, una blog periodístico cuyo contenido web se movió completamente a Facebook. El mayor problema que encuentro es cómo monetizar este tipo de aventura porque Facebook no permite avisos a los administradores de fanpages. Otro punto es acerca de la indexación de la búsqueda. ¿Están trabajando en eso?

Bueno el caso ha sido mal interpretado, (…) el ejemplo de Rockville Central confunde a muchas personas porque ellos estaban interesados en monetizar; ellos no estaban monetizando su blog, por eso es que se mudaron a la página (de Facebook). Están pensando en crear una aplicación en la que sí pueden monetizar, porque con aplicaciones tú puedes publicar anuncios y puedes hacer básicamente lo que quieres en términos de construir un modelo de ganancias. No es algo que nosotros prohibamos, es la forma en la que compañías como como Zynga monetiza juegos como FarmVille y ha llegado a ser una compañía valuada en millones de dólares.
Con ese ejemplo, estamos ayudando a las organizaciones a construir aplicaciones para noticias porque ellos están interesados, quieren monetizar en Facebook en el sentido de llevar tráfico a sus sitios y eso trae consecuencias en las ganancias. Ahora estamos buscando la forma de construir una presencia en Facebook que tenga ingresos directos como resultado de la plataforma. Creo que será interesante en los próximos meses, ver el lanzamiento de alguna de esas aplicaciones y ver cómo responden los usuarios porque creo que es una oportunidad que ha sido desaprovechada por muchas organizaciones periodísticas: el poder monetizar su presencia.

La percepción de los medios tradicionales en Internet  es que los comentarios de los usuarios son un problema. La estructura informativa de los periódicos nunca  estuvo preparada para una voz tan alta por parte de la audiencia. Pero no se les puede condenar, pues pasar de la impresentable ‘Página del Lector’  a una noticia de Libia en su sitio web  con 800 comentarios es un tránsito demasiado traumático.

En un inicio los periódicos en Internet les dieron la voz a los usuarios en espacios cerrados cómo foros y encuestas, hasta que optaron por abrir los comentarios en todas sus notas. Lo que sucedió es que la audiencia tenía mucho que decir. Decía cosas inteligentes, estúpidas, interesantes, banales, insultantes o punzantes. De todo, pero tanto, que fue inmanejable. Antes esta situación había dos opciones. O se cerraban los comentarios en casi todas las noticias o se contrataba una tropa de periodistas para filtrar los comentarios.

Una vez le pregunte a Gumersindo Lafuente (Director de la web de El País de España) sobre por qué había cerrado los comentarios en la mayoría de sus notas. El respondió con sagacidad. “Nosotros escogemos que batalla queremos pelear”.

Pero en realidad a la audiencia no le importó no poder comentar en las noticias de estos sitios. Ellos tenían en Twitter la panacea de la opinión. El lugar técnicamente creado para opinar, tagear, mencionar, linkear y crear tendencias. Toda una plataforma que permite en 140 caracteres opinar de lo que se les plazca.

Sin embargo, hubo un sitio de noticias en Internet, nacido en la red, que vió en los comentarios una oportunidad. El Huffington Post, en vez de huir de los terroristas – comentaristas, decidió invertir en ellos al crear su ‘Huffpost Social News’  Ellos no querían comentarios anónimos y tampoco comentarios identificados en su propia comunidad. Querían comentarios en sus noticias conectados a Facebook y Twitter.

Cada comentario en el HuffPo se convierte, para ellos, en una oportunidad de viralidad. Cada opinión en su sitio web también se logra ver en los flujos sociales de los usuarios. Cada dicho de la audiencia es un enlace en los flujos de Twitter y Facebook. Entre más comenta un usuario más posibilidades de viralizar existen. Cada comentarista es un community manager que distribuye las noticias del Huffington.

Hace unos días leía una noticia sobre como el Huffington llegó a los 100 millones  de comentarios. Para un medio tradicional eso hubiera sido un gran dolor de cabeza, para el HuffPo es un logro. Con un equipo moderador de 30 personas y un software especializado en filtrar, esta web de noticias invierte en los comentarios.

El HuffPo sabe que sus usuarios entran por su portada, por Google, pero también por las redes sociales y que mejor que los comentarios, como la vía natural para distribuir sus noticias. ¿Será por esto que este sitio web ha superado en usuarios al New York Times? Sin comentarios 😉

El fin de semana me topé con la columna de Mario Vargas Llosa, titulada  “Más información menos conocimiento”, en donde el escritor peruano mostró su preocupación sobre la transformación del lector en papel, en un mero navegador de Internet.  Esta columna es especialmente interesante pues la escribe uno de los máximos representantes mundiales de la imprenta. Él es Premio Nobel de Literatura 2010, y como tal, demuestra su inmenso miedo por lo que está acarreando el ser digital.

Este miedo es compresible y entendible. Viene de una persona dedicada a la máxima expresión gutenberiana: la literatura. Una persona nacida y criada bajo el paradigma de lo impreso. El genio máximo de las letras, la tinta y el papel. No solo por su extraordinaria manera de escribir y contar una historia, sino por su gran olfato e interpretación comercial para encontrar el intereses de sus lectores.

Él es un genio del texto, sin lugar a duda. El ha encontrado puentes y atajos literarios permanentes con una redacción hipertextual y  no secuencial sin igual. Es el maestro de la construcción literaria impresa, y como tal no entiende a cabalidad qué es lo que está pasando en el mundo de la palabra digital. Mario está justo en la cumbre del “Paréntesis Gutenberg” tal como lo describe Lars Ole Sauerberg en su teoría.  ¿Qué son 500 años impresos en 100 mil de cultura oral?

Vargas Llosa ubica el fenómeno digital y lo detecta en sus consecuencias, pero no en sus causas y vertebralidad. Para el escritor la escritura de consumo en Twitter y Facebook   es  “pensar como monos” y las nuevas formas de adquisición de conocimiento son solamente la construcción de un aprendizaje perezoso y superfluo. Lo que él ve como una revolución, no lo es. Es una mutación, tal como lo describe Alejandro Baricco en su libro ‘Los Bárbaros’. Los nativos digitales ya existen y respiran con branqueas en este  mar de información, como si fuera su propia atmósfera. El escribir con símbolos y letras extraviadas, es su lenguaje, y la Internet , es su archivo infinito de tesoros intelectuales inmediatos.

Por eso, lo que él llama “picotear en la información” es la nueva forma de adquisición del conocimiento para estos mutantes digitales.  Es cierto, la erudición se ha ido perdiendo para dar paso a la superficialidad, a la velocidad y la trayectoria de los conocimientos enlanzados. El conocimiento ahora es colectivo y en permanente cambio, como en Wikipedia. La erudición ha sido dejada de lado, para darle paso al multitalento. Un ser de multiples habilidades pero sin especialización.

Cuando Vargas Llosa dice “cuanto más inteligente sea nuestro ordenador, más tontos seremos” no está entendiendo que nosotros hacemos inteligente a Internet. Que la red somos todos nosotros compartiendo conocimiento.  Youtube no sería lo que es sino subiéramos videos, Wikipedia no sería la gran enciclopedia, si nosotros no introdujéramos conceptos y Google no encontraría las cosas tan rápido y con tanta precisión, si nosotros no calificáramos la información con nuestros enlaces.

Vargas Llosa, en representación de la más alta curia impresa, ha entendido por fin que Internet no solo es una herramienta. Como alguna vez muy bien describió Jeff Jarvis, en una entrevista a El País de España, Internet es “sociedad, un espacio donde nos conectamos con los demás; con información, con acciones, con transacciones”. La red no es un lugar finito, ni terminado. Es un progreso de trabajo permanente. Es por eso que un escritor nunca entenderá a cabalidad el conocimiento en construcción publicado en Internet. Una publicación que nunca será perfecta. Que nunca estará terminada.

Mario Vargas Llosa, en el momento que advierte sobre los cambios cognitivos que está implicando Internet, nos trata de advertir que: todo lo que está al otro lado del muro o el paréntesis de lo impreso es incivilizado, es barbárico. Lo que no es textual y tradicional es parte del mundo salvaje, del mundo digital y superfluo. Un nuevo mundo que no cree en derechos de autor y menos en la profundidad del conocimiento. Tal como lo dice Baricco, el gran miedo del imperio (los impresos) no es ser invadido por los bárbaros mutantes, sino ser contagiados por ellos. Convertirse en uno de ellos. Mario, como líder del imperio, no tiene miedo a ser invadido por estos ignorantes digitales, sino que su reinado de lectores sea contagiado de estas formas de comportamiento superficiales e inocuos.

Es por estas razones que Vargas Llosa está equivocado. Estos nativos digitales no lideran una revolución, sino una mutación. Ni un cataclismo nuclear lo traerá abajo, y en eso sí tiene fundamento su columnna.  La invasión de los bárbaros digitales está en camino y es imparable. Es el destino que nos depara en las nuevas formas de entender y comprender el mundo. Con un nuevo conocimiento más rápido, superficial y compartido. Donde los derechos de autor desaparecen y donde los genios ganadores de nóbeles se extingen en detrimento de la genialidad colectiva.

Enlace relacionado: La secuela de Los Bárbaros escrita por Alejandro Baricco en la revista The Wire en el 2026 (no es un error la fecha) .  “…es necesario recordar que la superficie es el lugar de la estupidez sólo para quien cree en la profundidad como lugar del sentido…”

PD: Seguro, de no ser por Internet, nunca hubiera podido publicar esta columna en respuesta a MVLL. Ahora todos tenemos voz y nuestras propias formas de distribución 😉

Sofía Pichihua una de mis ex alumnas connotadas de la Universidad Católica(PUCP) me hizo una entrevista sobre los inicios de la web del diario Perú.21, sitio del que fui editor fundador entre el 2002 y 2006.  Fue una remembranza de los clásicos errores que se cometen en la industria del periodismo, cuando se crea el sitio web de un periódico nuevo, pero nacido bajo un modelo tradicional.

Acá les dejo la entrevista que publicó Sofia en su blog ‘Navegando entre Links’ que es parte de su tesis .

Cada vez más redacciones periodísticas convergen en distintos medios del mundo, pero aún, muchos periodistas y medios de comunicación, se preguntan: ¿Cuáles son los beneficios de integrar las distintas redacciones de un grupo de medios en una sola redacción integrada? ¿Solo sirve para reducir planillas? ¿Se logra un proceso productivo más eficiente?

A mi entender, la integración de redacciones periodísticas solo puede funcionar si a su vez hay una convergencia  multidisciplinaría de otros departamentos que son parte del proceso productivo de un medio de comunicación online y offline ¿A qué me refiero? A la integración de los departamentos de diseño, programación, comercialización y periodístico.

Un grupo de medios debe comprender las siguientes integraciones:

Periodistas – programadores

Los dilemas de los medios periodísticos en Internet parten no solo en términos de producción noticiosa sino también en la compresión de la arquitectura de una web y la interpretación de la Internet. Periodistas y programadores deben trabajar de la mano en: la creación de algoritmos para la organización de las noticias y  la creación de administradores de noticias con lógica periodística que ayuden a integrar el trabajo de los medios que convergen.

Además y de manera primordial los periodistas deben aprender la lógica del código abierto, de la libre autoria, del hacker, como bien lo describe Mancini en su último libro (Hackear el periodismo) . Un trabajo basado en la creación colectiva permanente, abiertos a los cambios y al remixeo de información,
en  una labor de beta infinita (periodistas post Gutenberg)

Periodistas – diseñadores – programadores

Durante los últimos años el trabajo de diseñadores y programadores se ha ido integrado dado el vínculo que existen entre ambos departamentos en la creación de una web. Sin embargo los periodistas han intentado mantenerse al margen de este trabajo de creación, dado su vínculo a la labor en los diarios impresos en donde los diagramadores son los que se hacen cargo de todo el trabajo de presentación de la noticia.

Con esto no quiero decir que los periodistas aprendan a diseñar o programar (es mucho pedir, quizás en un futuro) pero si que intervengan en las labores de organización de la información en un sitio de noticias. Los periodistas deben entender de tags, de links, de palabras claves.

No solo en términos periodísticos sino también en términos de Google, buscadores y sistemas de organización taxonómica. Los periodistas deben estar inmersos en saber cómo presentar las noticias y cómo organizarlas en esta maraña infinita de información que es la red.

Periodistas – publicistas

Periodistas y publicistas deben integrar sus trabajos para encontrar juntos un nuevo modelo de negocios para los medios en la web. Deben idear nuevas formas de atraer a los anunciantes para publicitar en el sitio. Esto como parte de lo que ya escribí sobre usar la lógica de Google y Facebook para crear un nuevo modelo de negocio para los medios en Internet.

Los periodistas deben estar vinculados a las creaciones de campañas y auspicios. Deben ser los primeros en vincular las noticias con la publicidad y los tags con los anuncios. Deben ser capaces de organizar campañas con anticipación de eventos programados y  producir noticias que puedan tener vínculos con la publicidad, sin intromisión de la línea editorial.

Periodistas tradicionales  y ciberperiodistas 

Esta integración es la que todos llevan a cabo pero siempre de manera inversa. La web siempre es la que se integra al periódico, canal de televisión o radio. Nunca son estos grandes medios que comienzan a girar en torno a la web, como debería ser la transición natural. La web es, entre muchas cosas, un multimedio integrado, en si mismo, que es capaz de organizar, en su procesos productivo, a diversas medias. (Mirar el ejemplo de The Guardian que dará prioridad a la web sobre el papel)

Antes de una integración de la redacción del periódico con la redacción de la web (por ejemplo) debe haber una consolidación del segundo en su proceso de producción noticiosa. Primero desintegrado para luego ser integrado. La redacción web primero tiene que trabajar y consolidar  su convergencia  con los departamentos de programación, diseño y publicidad, antes de lograr converger sus labores con las redacciones tradicionales.

Todos los contenidos que generan un periódico, una radio y un canal de TV pueden ser administrados y distribuidos por una plataforma web. La web es una plataforma multimedial y multidisciplinaria que podrá transformar al periodismo cuando estos hagan un divorcio amigable con los modelos impresos de “las redacciones” (hasta el nombre lo describe claramente). Los medios de comunicación y los periodistas deben integrar su labor  para ser parte de una plataforma productiva multimedia pero también multidisciplinaria.

La imagen del inicio es de una infografía (cortesía de Cobertura Digital)  de La Nación de Argentina, que describe su propia integración de redacciones.

La gente del blog de ‘Clase de Periodismo’ me hizo una pequeña entrevista, tras finalizar mi participación en el Social Media Day realizado enla UPC. En la nota me consultan sobre cuáles son los aspectos más saltantes que de la nueva dinámica de la experiencia de las coberturas noticiosas en vivo streaming en las distintas webs del Grupo El Comercio.

Acá les dejo el video cortesía de ‘Clase de Periodismo‘:

Sigue a Diego “El Invasor”