You are currently browsing Pedro Rivas Ugaz’s articles.

Creo que leer esta entrevista a Gumersindo Lafuente en JotDown, hoy que celebramos el Día del Periodista en el Perú, debería estar entre los ‘Urgentes’ de mis colegas (y de tarea para estudiantes de Periodismo o Comunicación en este feriado puente).


Aquí algunos extractos de la misma, que he agrupado en temáticas según mi criterio. Ah, y las negritas son mías.

Sobre la labor de los periodistas en la actualidad

Hoy la gran diferencia es el tiempo real. Como consumidores, podemos saber lo que ocurre de forma inmediata. Y como periodistas, podemos también crear las historias en tiempo real. Dar noticias de última hora, pero al mismo tiempo ir fabricando los análisis, madurando la manera de contar las cosas.

Tendemos a hacer análisis demasiado simplistas y a defender el periodismo de antes como lo mejor de la historia. Hoy se hacen productos periodísticos geniales. Si analizas la hemeroteca, ves productos periodísticos muy buenos y muy mediocres.

Lo que ocurre en el nuevo ecosistema es que la posibilidad de emitir información está al alcance de cualquiera. La multiplicidad de emisores es brutal. La cantidad de información es demoledora. ¿Eso es un peligro? Eso es una oportunidad para los periodistas. Nuestro papel evoluciona y algunas cosas que antes eran necesarias, ahora no lo son tanto. Y hay nuevas destrezas que los periodistas han de manejar, como el filtrado de la información.

Es que el periodismo no puede ejercerse sin interlocución con las audiencias, porque el público lo exige y la tecnología lo permite.

Sobre el entorno actual de la industria periodística

Estamos en un momento revolucionario. Esto no es una transición. Es una verdadera revolución. Cuando da comienzo una revolución es imposible saber cómo va a terminar. Es más, normalmente a las vanguardias de la revolución es a las que les cortan la cabeza.

Nunca tuvimos mejores herramientas para contar la realidad. Pero esas mismas herramientas son las que están poniendo contra las cuerdas, económica e industrialmente, a los medios de comunicación tradicionales y, muy singularmente, a los periódicos. Tenemos que movernos en esa contradicción. El secreto de la salida de la crisis es resolver esa contradicción.

Tenemos que manejar un nuevo ingrediente, que es la incertidumbre. Hasta hace poco, los grandes diarios trabajaban bajo unas determinadas certidumbres. Tenían muy claro su modelo de negocio, sus ingresos, el escenario de comercialización, cómo les afectaban determinadas crisis económicas.

Ellos quieren seguir trabajando con certezas. Los gestores de los medios de comunicación necesitan certezas. No están formados ni preparados, no tienen los conocimientos ni el criterio suficiente para trabajar en el nuevo sistema.

La tentación en Internet de hacer cosas por el tráfico fácil es permanente.

Sobre la visión de los directivos de la industria

Yo, desde el primer día, les avisé de que no iba a ser así (Habla sobre el Ipad como salvador). Que la plataforma de salvación de sus negocios no es recurrir permanentemente a las antiguas maneras de comercializar la información. La verdadera plataforma de salvación del periodismo no es otra que aprovechar las oportunidades de los nuevos sistemas de distribución de la información y de comunicación con las audiencias.

Yo soy partidario de invertir lo justo en las miradas al pasado. La apuesta, muy costosa, en lo que inevitablemente muere no me parece un sistema muy inteligente de gastar el dinero.

Los dinosaurios, ante esa sensación de ser agredidos por nuevos actores que intervienen en un mundo donde ellos antes eran un oligopolio, generan capas y estructuras para protegerse. En este ecosistema tan complejo, tan pantanoso, los dinosaurios, cuantas más superestructuras generan, más se hunden. Más incapacidad tienen para moverse y para comprender. Y más posibilidades tienen de fracasar en el intento de dar ese gran salto a un nuevo mundo.

Es muy duro ver que los medios de comunicación, cuya especialidad es contar y analizar lo que ocurre, son los más incapaces de ponerlo en práctica cuando eso afecta a su propio oficio. Los medios saben analizar la realidad, pero no su realidad.

Sobre modelos de negocio
Pero el debate sobre cómo se financian los medios no se puede arreglar con recetas simplistas como “ahora nos ponemos todos de pago.” Si fuera sencillo ya se habría hecho. Si no se hace es porque se hacen las cuentas y no cuadra.

La segunda fase debería haber sido la explosión de nichos de contenidos. Crear comunidades de audiencia. Establecer diálogo con ellas. Mantener la tensión informativa de asuntos políticos, culturales, sociales, económicos y deportivos, sí, pero por debajo de esa estructura clásica, deben generarse nichos de información con una calidad muy elevada.

Creas micronichos de periodismo de calidad para crear esas comunidades. Y el análisis de las comunidades permiten nuevos sistemas de venta de publicidad y de comercialización de nuevos productos.

Tener a los grandes anunciantes pero recuperar las múltiples vías de ingresos del antiguo ecosistema.

Hay urgencias de financiación, pero para tener un modelo de negocio hace falta tener un modelo de producto. Y no se está invirtiendo lo suficiente en eso.

La gran oportunidad es el consumo de información en movilidad. Ese sí que es el gran quiosco. No el iPad como chisme, sino acceder a la información desde cualquier lugar y en tiempo real. Si nos ponemos en la piel del que te lo pide, podemos generar ritos de consumo.

Sobre las oportunidades para los estudiantes de Comunicaciones y Periodismo
Unos estudiantes me preguntaban cómo conseguir trabajo. Yo les dije que, a la hora de contratar, ya no pido currículos sino enlaces. A blogs, actividad en redes sociales… Si me interesan, a lo mejor os pido el currículum. Que usen herramientas gratuitas para demostrar su talento. Si tengo que contratar a cinco periodistas y tengo diez candidatos, ya filtrados, a igualdad de condiciones, me quedo con los cinco que sepan usar redes sociales y estén presentes en ellas.

Este post fue publicado primero en Inserte una ficha, pero creo pertinente también compartirlo aquí porque tiene relación con el periodismo y las nuevas audiencias.

En el 2004, el programa 60 Minutes de la CBS presentó un reportaje en el que utilizaban varios documentos – los reportes Killian – con los que se ponía en tela de juicio el servicio militar de George W. Bush. Fue poco antes de las elecciones presidenciales de aquel año, en las que el retoño de George Bush se enfrentaba al senador demócrata John Kerry.

Bully1.jpg

A las pocas horas de emitido el informe, blogs y foros en Internet refutaban con argumentos y datos especializados los documentos presentados por uno de los más importantes programas periodísticos de los Estados Unidos. Semanas después, la CBS tuvo que disculparse, admitiendo que los documentos que dijo eran verdaderos en realidad resultaron falsos. No los quiero aburrir más, ya que este es un blog sobre videojuegos, pero utilizo esta larga introducción sobre un hecho relacionado con la labor periodística porque, luego de ver dos reportajes sobre un mismo videojuego en la televisión peruana, les confieso que, como periodista, no puedo más que sentir pena.

Ambos informes, uno del 4 y otro del 5, tratan sobre el videojuego Bully y quiero, como gamer que soy, refutar algunos de los datos expuestos por mis colegas periodistas de televisión.

El reportaje de América Noticias dice que Bully es “la novedad entre escolares y adolescentes”. Pues les cuento que el videojuego de Rockstar salió en el 2006 para Playstation 2 y el 2008 para Wii, Xbox 360 y PC. Quien medianamente disfruta del ocio electrónico sabe que los videojuegos a Lima llegan casi en la misma fecha en la que salen en EE.UU. así que Bully ya se vendía, en original y/o pirata, por aquella época. Este dato pudieron haberlo encontrado mis colegas googleando “Bully video game wikipedia”, y, de haberlo hallado, se habrían preguntado si podían asegurar tan fácilmente que un juego salido hace cuatro años – tomo como referencia la versión para PC – podría aún ser “novedad”.

Otro dato que pudo traer abajo el calificativo de “novedoso”: los menores de edad gamers les encantan los juegos más recientes o aquellos que están de boca en boca o los que son muy masivos. Ejemplos: Left 4 Dead 2, PES 2012, Audition Latino, Counter Strike Extreme y un corto etecé. Pueden darse una vuelta por alguna cabina para verificar lo que les digo o por Polvos Azules para ver qué es “novedad” videojueguil. Por último, preguntarle a un familiar suyo de esa edad.

En ninguno de los reportajes informan que Bully no es un videojuego para niños, que es uno para adultos, publicado por Rockstar, compañía conocida por la saga Grand Theft Auto en la que, en líneas generales,  asumes el rol de un ladrón que tiene que escalar posiciones en el bajo mundo. La desarrolladora estadounidense siempre ha hecho este tipo de trabajos y, quienes seguimos de cerca la información sobre la industria del ocio electrónico, sabemos a que atenernos cuando Rockstar lanza un videojuego. Yo en este momento estoy jugando Red Dead Redemptionel mejor juego del 2010 no solo para los lectores de este blog sino para la prensa especializada – y su historia es ADULTA: un exasaltante en los salvaje oeste al que obligan a capturar a sus excompinches porque, en caso de no colaborar, su familia pagará las consecuencias.

reddeadredemption_marston4_800x600.jpg

“Pedro, ¿de qué vale el dato de que es un juego para adultos, si aquí no se respeta el hecho que un título sea para público infantil? Al final todos los juegan”. Pues sí, no me voy a rasgar las vestiduras. Pero vamos, esa información habría puesto en contexto a los padres de familia que vieron los reportajes. O sea, y esto es algo que insisto incluso con mi familia: los padres y/o tutores deben saber qué es lo que sus hijos juegan ya sea en casa o en la calle.

Con respecto al bullying, no niego que ese fenómeno exista en los colegios, pero asegurar tan fácilmente que este videojuego incentiva este tipo de conducta antisocial en los colegios me recuerda a cuando decían que el FPS Doom y Marilyn Manson eran los culpables de la matanza de Columbine. Sugiero leer esta genial respuesta del cantante a tamaño desatino. O también darle una revisada a este texto de Gustavo Vila sobre violencia y videojuegos.

bully2.jpg

No quiero pontificar con este post, solo quiero llamar la atención sobre lo mal que a veces hacemos nuestro trabajo. Parece que algunos colegas no se dan cuenta, o -lo que es peor- no quieren darse cuenta que la relación entre audiencia y medios de comunicación ha cambiado hace mucho tiempo. Muestra de ello es que los bloggers sí tomaron nota de los yerros que contenían ambos reportajes y no fueron tan condescendientes a la hora de criticar a ambos canales (Leer este texto de Wilson Podcast o los comentarios en el fanpage de Inserte una ficha en Facebook aquí y aquí).

Si seguimos insistiendo en que nadie se va a quejar o no nos damos cuenta de este tipo de errores y enmedamos, como bien dicen mi buen amigo César Soplín, los periodistas vamos a ser reemplazados por robots.

Pedro Rivas Ugaz

Un post inspirado en tuit de Patricia Yovera, luego del cierre de Megaupload.

Es el año 2047 y ocurre esta conversación entre mi nieto y yo.

¿Abuelito Pedro, cómo se inició la 3era Guerra Mundial?
Lo recuerdo como si fuera ayer. Estaba en la redacción con el ‘Chino Pun’ editando su nota sobre perritos que cantaban La Marcha Imperial

¿La Marcha Imperial? ¿Qué es eso?
Déjame terminar y luego te cuento. Como te seguía diciendo, estaba editando la nota de tu tío Juan Luis, cuando un pata retuiteó que habían cerrado Megaupload

¿Ya usaban Twitter en esa época?
Síiiiii. Bueno, entonces cerraron Megaupload, un servicio en el que alojabas archivos y al que la gente recurría para ver series y películas.

¿Y por qué hacían eso, abuelito? ¿Por qué?
Por la miopía de la industria cinematográfica de seguir manteniendo el status quo de sus épocas pre Internet. Con acceso rápido a la Red de redes y con el material al alcance de la mano, pues sitios como esos proliferaban por la alta demanda de ver “lo que querías, en el lugar y a la hora que te plazca”. Pero déjame continuar, ¿en qué iba?

En que estabas editando una nota sobre perritos y la mancha imperial…
¡Marcha Imperial, Marcha Imperial! Bueno, entonces cuando íbamos a buscar información sobre el tema para hacer otra nota, zas, se cae la conexión a Movistar.

¿Qué es Movistar?
Una compañía de telecomunicaciones. Nos daba Internet y telefonía fija y celular.

Ahhh.
Bueno, entonces, no podíamos navegar por Internet y resulta que no solo pasaba en la chamba, sino en todo el país. Sí que nos asustamos.

– ¿Y así comenzó la Guerra por Internet?.
– No, lo que pasa es que eso ocurrió ese mismo día, por eso lo traigo a colación. ¡Nos quedamos sin Internet como por 3 horas!

Ya pues abuelo, no me marees. Al final, ¿cómo se inició todo?
Pues que en represalia al cierre de Megaupload, Anonymous atacó varias webs, entre ellas el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Ese fue el inicio de la Tercera Guerra Mundial.

¿Quiénes son Anonymous, abuelito?
Upss, eso también es largo de contar. ¿Tienes tiempo?

Más tarde, tato. Ahorita voy al cole. Me llevo el Kindle Diamond para ir descargando Pokémon Universe 2. ¡Bye!
Cuídate…

Publicado en Webe@ndo el 19 de enero del 2012.

A sus 25 años, Vadim Lavrusik trabaja en Facebook como director de su programa para periodistas. Recientemente estuvo en Chile para participar del IX Seminario Periodismo de las nuevas plataformas digitales , organizado por el Grupo de Diarios de América (GDA). Aprovechamos para conversar con él vía telefónica.

Mil gracias a @pajguzro y @gisellvel por la ayuda con la traducción. 😀

Antes de ingresar a la red social, Lavrusik ha laborado en Mashable y The New York Times. (Foto: http://fb.me/digitaljournalist)

En una entrevista concedida a ElPais.com, hablas sobre periodismo social. ¿Cómo lo defines?

Es como un término gracioso. Gracioso, porque creo que los periodistas siempre han sido obviamente sociales pero lo defino específicamente en términos de cómo los periodistas utilizan distintas plataformas sociales para reportar historias y eso puede incluir un montón de facetas diferentes para verlas. Muchas personas hacen eso en diferentes niveles. La mayoría de periodistas las utiliza para encontrar fuentes – o para encontrar información – al básicamente buscar y explorar información a través de Facebook. Pero otros periodistas han dado un paso adelante al preguntarse “cómo puedo crear historias o contar experiencias usando la información que encuentro allí en una forma no tradicional”. Empiezas a ver más formas de historias que utilizan la información que ha sido publicada en medios sociales. Cuando hablo acerca de periodismo social, realmente es solo cualquier forma de historia o narración que involucre procesos de periodismo que han tomado lugar o utilicen medios sociales en el proceso.

¿Cuánto puede aportar el botón “Like” en la distribución de las noticias en internet?

En los últimos años, desde que lanzamos el botón “Me gusta”, el promedio de las organizaciones periodísticas ha incrementado 300% (su distribucion de contenido). Creo que mucho de esto es porque las webs periodísticas, al colocar el botón “Me gusta”, han hecho más fácil al usuario compartir la noticia a través de sus páginas de Facebook. Cada vez que puedas hacer algo fácil, que la gente puede hacer en la web, es probable que más personas lo utilicen o que más gente lo haga. Facebook continúa creciendo en términos de páginas vistas, muy rápido. Este año estamos creciendo en Latinoamérica y otras partes del mundo. Creo que como resultado de eso, los diarios que integren el botón “Me gusta” en su sitio van a seguir beneficiando de ese crecimiento continuo. Es algo que hemos visto con nuestros socios quienes lo han compartido. Ellos, desde hace año y medio, continúan viendo el incremento de tráfico proveniente de Facebook.

¿Es como si todos los lectores se transformaran en “community managers”?

En varios sentidos, sí.

Algunos creen que los periodistas se sienten más cercanos a Twitter que a Facebook como fuente de información. Tú dices que es una idea errónea ¿por qué?

Creo que es una idea errada porque es una generalización. No existe ningún estudio que diga que los periodistas prefieren uno sobre otro. Mi apuesta es que hay más periodistas en Facebook que en Twitter. La diferencia es que más periodistas utilizan Facebook de una manera personal. Un montón de usuarios se conecta con amigos y familia. Y en ese sentido – porque mucha gente lo utiliza de forma personal – (los periodistas) se sienten incómodos en usarlo para encontrar fuentes o para distribuir contenidos. Pero creo que es un reto para los periodistas separar lo personal de lo profesional y eso es algo que vamos a alcanzar pronto al lanzar más opciones que hagan más fácil usar Facebook para reportar.

Varias empresas periodísticas han impuesto reglas para ser consideradas por los periodistas al usar sus perfiles en redes sociales, ¿qué opinas?

Bueno es interesante. Algunas son más estrictas que otras, otras más abiertas. Lo que veo es que no importa dónde publiques creo que las mismas reglas éticas de guía se deben aplicar. El tipo de reglas con las que no concuerdo es con aquellas que separan y tratan diferente lo que se publica de la publicación de la web. Creo que no importa la plataforma, los periodistas deben aplicar las mismas reglas éticas. Siempre les digo a mis alumnos de periodismo en Columbia que no pienses como si publicaras en un micro blog o como si escribieras un mensaje de texto: tú estas publicando, es lo que estás haciendo, publicando contenido. No importa qué tan corta sea la información tienes que hacerlo con calidad porque eres periodista, ese sería mi consejo. Sé que algunas organizaciones periodísticas tienen un enfoque más estricto que otros, pero eso es realmente su decisión.

Algunas veces, los periodistas expresamos opinión en nuestras cuentas personales de Twitter y Facebook, ¿eso está bien, está mal?

Es engañoso ¿verdad?, porque de nuevo retomamos el tema de lo personal y lo profesional. Quiero decir, los problemas éticos han sido siempre así y puedes dar lineamientos en las organizaciones periodísticas o salas de noticias, pero cada periodista lo va a interpretar individualmente de una forma distinta. Yo siempre he intentado colocarme en esta situación en la que no importa donde publicas, tú eres un periodista “24×7”. Si es algo que no publicarías en la web periodística para la que trabajas, probablemente tengas que pensar nuevamente no publicarla en tus cuentas de la red social.

Debes conocer el caso de RockVille Central, una blog periodístico cuyo contenido web se movió completamente a Facebook. El mayor problema que encuentro es cómo monetizar este tipo de aventura porque Facebook no permite avisos a los administradores de fanpages. Otro punto es acerca de la indexación de la búsqueda. ¿Están trabajando en eso?

Bueno el caso ha sido mal interpretado, (…) el ejemplo de Rockville Central confunde a muchas personas porque ellos estaban interesados en monetizar; ellos no estaban monetizando su blog, por eso es que se mudaron a la página (de Facebook). Están pensando en crear una aplicación en la que sí pueden monetizar, porque con aplicaciones tú puedes publicar anuncios y puedes hacer básicamente lo que quieres en términos de construir un modelo de ganancias. No es algo que nosotros prohibamos, es la forma en la que compañías como como Zynga monetiza juegos como FarmVille y ha llegado a ser una compañía valuada en millones de dólares.
Con ese ejemplo, estamos ayudando a las organizaciones a construir aplicaciones para noticias porque ellos están interesados, quieren monetizar en Facebook en el sentido de llevar tráfico a sus sitios y eso trae consecuencias en las ganancias. Ahora estamos buscando la forma de construir una presencia en Facebook que tenga ingresos directos como resultado de la plataforma. Creo que será interesante en los próximos meses, ver el lanzamiento de alguna de esas aplicaciones y ver cómo responden los usuarios porque creo que es una oportunidad que ha sido desaprovechada por muchas organizaciones periodísticas: el poder monetizar su presencia.

Si estuviste atento al Twitter la noche del viernes 10 de diciembre, quizás te percataste que por segunda vez un tema discutido mayoritariamente por tuiteros peruanos volvió a ser Trending Topic global en el popular servicio de microblogging y red social.

La primera fue la toma de rehenes en un banco de Gamarra, la semana pasada, que acabó con el secuestrador muerto.  En esta oportunidad se trató del capítulo final del sitcom Al fondo hay sitio.

Para algunos tuiteros a los que sigo que un tema como ese haya alcanzado la palestra de los tópicos tuiteros más discutidos a nivel mundial pues les parecía, por decir lo menos, estúpido. Más equivocados no podían estar.

Para comenzar, no me gustan las series de la dupla Efraín Aguilar-Gigio Aranda. Me parecen facilistas, maniqueas y tan poco reales debido al intensivo product placement del que hacen uso, que no las veo. Mis preferencias están en otros rubros. En casa, mi abuela y mi sobrino son fanáticos de la serie y, pese a todos los argumentos que les doy, no dejan de verla; tampoco se perdieron el dichoso capítulo.

Si hay algo que me ha enseñado estos más de 8 años chambeando contenidos digitales es que hay espacio para todo tipo de públicos. Así, hay quienes se deleitan con los post de Orsai, del bloguero/escritor Hernán Casciari, mientras otros se orinan de la risa con las estupideces de Rémi Gaillard. Yo estoy en ambos casos y por ello no fustigo a quienes les encanta Al fondo hay sitio. Menos a quienes lo expresan por Twitter.

Pero vamos al grano. Aquí mis razones por las que me parece tonto que te rasgues las vestiduras por haber visto el hashtag #alfondohaysitio como Trending Topic.

Desconoces para qué nació Twitter. La herramienta de Biz Stone, Jack Dorsey Evan Williams se ideó como un sistema de comunicación tipo SMS entre miembros de un grupo. Con el paso del tiempo, el servicio de microblogging y red social creció y muchos de los cambios que han ocurrido en el mismo se deben a la forma cómo se adueñaron de Twitter los usuarios.

Una de las modificaciones más sutiles, pero por ello no menos importante, fue la frase que aparece en la parte superior de la caja de texto para tuitear. Pasó de ¿Qué estás haciendo? (What are you doing?) a ¿Qué está pasando? (What’s happening?).

Entonces, si nació para comunicarse con un grupo de contactos – y de paso establecer lazos sociales -, ¿por qué la gente que sigue de cerca los pormenores de la vida de los Maldini y de los Gonzales – y que ha adoptado Twitter -, no habría de utilizarla para hablar de su serie favorita? ¿Acaso la final de temporada de esta producción peruana no era EL TEMA del momento en el mundo real™? Entonces, ¿por qué no habría de trasladarse a Twitter, si es el lugar para conversar de LO QUE ESTÁ PASANDO?

Desconoces para qué se utiliza Twitter. En agosto del 2009, una investigación llevada a cabo por Pearl Analytics reveló que el 40.55% de los 2000 tuits que estudiaron encajaba en una categoría que ellos definieron como “Pointless babble”, algo así como “chamullo sin sentido”. Para los investigadores, tuits como “Estoy comiendo un sandwich ahora”, “No puedo dormir” o “😀 [llegó mi autoregalo de Navidad]” son los mejores representantes de esta clasificación.

El segundo lugar de la escala lo ocupaban las conversaciones entre conocidos, con un 37.55%, mientras que el 8.70% lo conformaban los RT, que Pearl Analytic agrupó en la categoría “Pass- Along Value”. En el último lugar – 3.60% – estaban las noticias.

¿De verdad creen mis amigos periodistas y comunicadores a quienes sigo en Twitter que esto es diferente en Perú? ¿Que solo los tuiteros locales deben conversar del paro en Huaraz, de Comunicore, del Nobel a Mario Vargas Llosa y no del Zombie Walk, de la Navidad o del chullo que lució el vocalista de Tokio Hotel? Y pensar que he visto a varios participando de #tuiteandoenlosnoventa o de #trespalabrasdespuesdelsexo. #yoconfieso que no sé si categorizar sus tuits en “Noticias” o “Chamullo sin sentido” 😛.

Desconoces el potencial de Twitter. Cuando converso con colegas periodistas y gente relacionada la gestión de contenidos digitales, siempre les digo que, al menos en Perú, Twitter no es la plataforma en la que uno debe concentrar sus esfuerzos, esto debido a que aún no hay mucho público usándola, según la data de Google Trends for Websites.

Como me han contado algunos amigos que han asistido a los talleres de Comscore – sí, la gigante medidora ya está en Perú a poner los puntos sobre las íes en cuanto a investigación de público en Internet -, la compañía estadounidense también ratifica la información del buscador. Por su parte, Alexa ubica a Twitter en el puesto 14 de Top sites in Peru.

Por eso me alegró ver que #alfondohaysitio haya alcanzado Trending Topic global, porque ello significa que el fanático de la serie se conectó para comentar el final de la serie mientras era transmitido, lo que implica un cambio hacia el uso de la herramienta: la han asimilado de tal manera que no les parece raro tuitear mientras hacen otra cosa. Es decir Twitter ha pasado a formar parte de su vida, se ha convertido en una “tecnología aburrida”. Y como dice Clay Shirky en su libro ‘Aquí vienen todos’, cuando una tecnología se vuelve parte de tu rutina es cuando puede originar las grandes revoluciones.

¿El servicio de microblogging y red social, rey del tiempo real, puede llegar a su potencial en Perú? Claro, si se convierte en lo que significa el sms para el peruano de a pie. Y así, como ahora la mayoría tuitea sobre sus series de TV, no te soprenda que mañana más tarde protesten y coordinen esfuerzos en contra de una abrupta interrupción del mandato presidencial o para coordinar ayuda en caso de una tragedia.

Cuando me preguntan “¿qué es la web dos punto cero?”, siempre respondo que hay múltiples definiciones en torno a esta manera en que la gente emplea la WWW. Sin embargo, entre todas, prefiero la que leí en la edición especial sobre Web 2.0 de  Ifra técnicas de prensa (está en la página 4 de la publicación).

La Web 2.0 todavía no es un concepto concluido, pero difiere de la Web 1.0 en tres aspectos fundamentales: el público se está convirtiendo en el editor de información, es él que define cómo quiere ver la información y está constituyendo comunidades en este proceso.

Aunque el artículo data del 2006 – y cuatro años es bastante cuando hablamos de tecnología -, desde mi experiencia puedo decir que son estas diferencias con la primera etapa de la web las que definen cuan ‘dospuntocerista’ es un sitio, si cabe el término.

Si me piden un ejemplo, pues señalo Flickr, el portal para compartir fotos más importante en la actualidad. Cualquier usuario puede contribuir con su material gráfico (1era diferencia). La plataforma permite, entre otras muchas cosas, armar slides para compartir, los cuales puedes embeber dentro de otra web (2da diferencia). Dentro del mismo portal se han formado grupos sobre determinadas formas de hacer fotografía (3ra diferencia), como por ejemplo Black and White (Blanco y Negro) con más de 157 mil miembros.

A veces, por error, decimos que tal o cual página es web 2.0 cuando en realidad solo tienen cierto nivel de interactividad pero ni construyen comunidad menos permiten al usuario consumir/utilizar sus contenidos como prefieran tampoco ser editores/publicadores.

@mancini me prestó Here comes everybody, (Aquí vienen todos, en español) de Clay Shirky. Un “must read” si quieres entender cómo las nuevas conductas adoptadas por las personas que usan herramientas web 2.0 están cambiando la sociedad en su conjunto. Pronto un post con las ideas fuerza de esta lobra indispensable.

Sin embargo, ahora quiero compartir una frase de este libro sobre la crisis de los medios impresos en Estados Unidos, que bien podríamos interiorizarla en Latinoamérica. Shirky cuenta cómo Howard, un tío suyo y propietario – editor de un diario en una localidad de Missouri, afrontó el lanzamiento del USA Today.

Al igual que la mayoría de los dueños de periódicos, Howard se enfocó en cómo competir contra este diario de circulación nacional, ello en lugar de tornar su mirada hacia una plataforma que vendría a cambiar su industria pocos años después: la Internet.

“Howard could imagine someone doing what he did, but better. He couldn’t imagine someone making what he did obsolete”.

Wow, de solo leer estas líneas me recuerda la discusión sobre qué debemos hacer los periodistas ante la situación que estamos viviendo. ¿Más y mejor periodismo? Perfecto. ¿Dinero para solventarlo? Ahí está el dilema.  ¿Curar, difundir, administrar el flujo de información? Creo que por ahí va el tema, pero lo estamos descubriendo, poco a poco. Solo dentro de algún tiempo podremos decir si lo hicimos  bien. Pero no le creas a quien te dice que tiene la fórmula mágica para salvar a los medios impresos peruanos de una posible debacle. Tampoco confíes en quienes solo teorizan, cree en quienes hacen cosas porque todo – y créeme cuando te digo que TODO – está en etapa de prueba.

Este es un post de prueba del aplicativo WordPress para BlackBerry.

hi5

Parece que la guerra por captar audiencia nacional entre las redes sociales hi5 y Facebook, los dos más fuertes competidores dentro de Perú, recién ha iniciado. A las dos primeras les siguen, muy por debajo, Sonico y Twitter.

En un post publicado en setiembre pasado, daba a conocer la tendencia a la baja de hi5, la pionera en tierras peruanas, según data publicada por la herramienta Google Trends for Websites.

trendsforwebsites

Pues en octubre, Hi5.com ha comenzado a repuntar y recuperar terreno. Sin embargo, la audiencia de Facebook.com sigue creciendo con fuerza. Además, de setiembre a noviembre, los usuarios peruanos de’ Feisbuk’ crecieron de 1’204,080 a 1’428,320, según Checkfacebook.com.

checkfacebook2

¿Los motivos del repunte de hi5? Pues creo que la nueva versión de esta red social, que en mi opinión solo tiene ligeros cambios, ha convencido a sus usuarios de continuar prestándole atención. Veremos en los próximos meses cómo evolucionan las estadísticas. Sobre todo la audiencia de Twitter.

Desde el fin de semana pasado, aquellos interesados en tecnologías de la información y comunicación tenemos, por fin, datos sobre el uso de redes sociales, en concreto sobre las dos más conocidas en el país: Facebook y Hi5.

En Linkeate, el reciente evento sobre redes sociales organizado por el Arzobispado de Lima, Michael Trigg, Chief Marketing Officer de Hi5, indicó que los usuarios únicos peruanos de esta plataforma ascienden a 4,4 millones.

checkfacebook

Por Checkfacebook.com, sitio que no está afiliado oficialmente a Facebook pero que trabaja con la información que reporta la herramienta para publicidad de esta red, me entero que los usuarios peruanos suman el 1’204,080.

Claramente, pese a la preferencia que hay entre profesionales, power users y algunos sectores sociales a la plataforma creada por Mark Zuckerberg, Hi5 mantiene el liderazgo. Y si a esto le sumamos la data que arrojó la encuesta el Instituto de Opinón Pública de la PUCP para Lima Metropolitana – un 47% de los encuestados tiene cuenta en Hi5 versus un 20% en Facebook-, pues casi se puede decir que ‘Feisbuk’ está aún muy lejos de ganar la batalla de las redes sociales, al menos en Perú.

googletrends

Sin embargo, creo que no todo está perdido para FB. Siguiendo un tuit del colega ecuatoriano Christian Espinoza, me enteré que la herramienta Google Trends for Websites, que mide audiencias para sitios específicos, registra una bajada en los usuarios únicos diarios para Hi5 mientras que Facebook comienza a pisarle los talones.

alexa

Esta tendencia también la confirmaría Alexa, que en el ranking Top Sites in Peru, ubica a Hi5 en el cuarto lugar, seguida de FB en el quinto. De no equivocarme, cuando escribí este post, Facebook estaba en noveno puesto; lástima no hice captura del listado aquella vez.

Así que no me sorprendería que más adelante, Zuckerberg y compañía comiencen a adoptar una campaña más agresiva en Perú, como ya lo están haciendo en Brasil para destronar Orkut, la red social de Google.

Otrosí. Para que se den cuenta de la tremenda competencia que afrontan los medios online para captar audiencia si la comparamos a la de las redes sociales, solo lean la data de este post.

Sigue a Diego “El Invasor”