A sus 25 años, Vadim Lavrusik trabaja en Facebook como director de su programa para periodistas. Recientemente estuvo en Chile para participar del IX Seminario Periodismo de las nuevas plataformas digitales , organizado por el Grupo de Diarios de América (GDA). Aprovechamos para conversar con él vía telefónica.

Mil gracias a @pajguzro y @gisellvel por la ayuda con la traducción. 😀

Antes de ingresar a la red social, Lavrusik ha laborado en Mashable y The New York Times. (Foto: http://fb.me/digitaljournalist)

En una entrevista concedida a ElPais.com, hablas sobre periodismo social. ¿Cómo lo defines?

Es como un término gracioso. Gracioso, porque creo que los periodistas siempre han sido obviamente sociales pero lo defino específicamente en términos de cómo los periodistas utilizan distintas plataformas sociales para reportar historias y eso puede incluir un montón de facetas diferentes para verlas. Muchas personas hacen eso en diferentes niveles. La mayoría de periodistas las utiliza para encontrar fuentes – o para encontrar información – al básicamente buscar y explorar información a través de Facebook. Pero otros periodistas han dado un paso adelante al preguntarse “cómo puedo crear historias o contar experiencias usando la información que encuentro allí en una forma no tradicional”. Empiezas a ver más formas de historias que utilizan la información que ha sido publicada en medios sociales. Cuando hablo acerca de periodismo social, realmente es solo cualquier forma de historia o narración que involucre procesos de periodismo que han tomado lugar o utilicen medios sociales en el proceso.

¿Cuánto puede aportar el botón “Like” en la distribución de las noticias en internet?

En los últimos años, desde que lanzamos el botón “Me gusta”, el promedio de las organizaciones periodísticas ha incrementado 300% (su distribucion de contenido). Creo que mucho de esto es porque las webs periodísticas, al colocar el botón “Me gusta”, han hecho más fácil al usuario compartir la noticia a través de sus páginas de Facebook. Cada vez que puedas hacer algo fácil, que la gente puede hacer en la web, es probable que más personas lo utilicen o que más gente lo haga. Facebook continúa creciendo en términos de páginas vistas, muy rápido. Este año estamos creciendo en Latinoamérica y otras partes del mundo. Creo que como resultado de eso, los diarios que integren el botón “Me gusta” en su sitio van a seguir beneficiando de ese crecimiento continuo. Es algo que hemos visto con nuestros socios quienes lo han compartido. Ellos, desde hace año y medio, continúan viendo el incremento de tráfico proveniente de Facebook.

¿Es como si todos los lectores se transformaran en “community managers”?

En varios sentidos, sí.

Algunos creen que los periodistas se sienten más cercanos a Twitter que a Facebook como fuente de información. Tú dices que es una idea errónea ¿por qué?

Creo que es una idea errada porque es una generalización. No existe ningún estudio que diga que los periodistas prefieren uno sobre otro. Mi apuesta es que hay más periodistas en Facebook que en Twitter. La diferencia es que más periodistas utilizan Facebook de una manera personal. Un montón de usuarios se conecta con amigos y familia. Y en ese sentido – porque mucha gente lo utiliza de forma personal – (los periodistas) se sienten incómodos en usarlo para encontrar fuentes o para distribuir contenidos. Pero creo que es un reto para los periodistas separar lo personal de lo profesional y eso es algo que vamos a alcanzar pronto al lanzar más opciones que hagan más fácil usar Facebook para reportar.

Varias empresas periodísticas han impuesto reglas para ser consideradas por los periodistas al usar sus perfiles en redes sociales, ¿qué opinas?

Bueno es interesante. Algunas son más estrictas que otras, otras más abiertas. Lo que veo es que no importa dónde publiques creo que las mismas reglas éticas de guía se deben aplicar. El tipo de reglas con las que no concuerdo es con aquellas que separan y tratan diferente lo que se publica de la publicación de la web. Creo que no importa la plataforma, los periodistas deben aplicar las mismas reglas éticas. Siempre les digo a mis alumnos de periodismo en Columbia que no pienses como si publicaras en un micro blog o como si escribieras un mensaje de texto: tú estas publicando, es lo que estás haciendo, publicando contenido. No importa qué tan corta sea la información tienes que hacerlo con calidad porque eres periodista, ese sería mi consejo. Sé que algunas organizaciones periodísticas tienen un enfoque más estricto que otros, pero eso es realmente su decisión.

Algunas veces, los periodistas expresamos opinión en nuestras cuentas personales de Twitter y Facebook, ¿eso está bien, está mal?

Es engañoso ¿verdad?, porque de nuevo retomamos el tema de lo personal y lo profesional. Quiero decir, los problemas éticos han sido siempre así y puedes dar lineamientos en las organizaciones periodísticas o salas de noticias, pero cada periodista lo va a interpretar individualmente de una forma distinta. Yo siempre he intentado colocarme en esta situación en la que no importa donde publicas, tú eres un periodista “24×7”. Si es algo que no publicarías en la web periodística para la que trabajas, probablemente tengas que pensar nuevamente no publicarla en tus cuentas de la red social.

Debes conocer el caso de RockVille Central, una blog periodístico cuyo contenido web se movió completamente a Facebook. El mayor problema que encuentro es cómo monetizar este tipo de aventura porque Facebook no permite avisos a los administradores de fanpages. Otro punto es acerca de la indexación de la búsqueda. ¿Están trabajando en eso?

Bueno el caso ha sido mal interpretado, (…) el ejemplo de Rockville Central confunde a muchas personas porque ellos estaban interesados en monetizar; ellos no estaban monetizando su blog, por eso es que se mudaron a la página (de Facebook). Están pensando en crear una aplicación en la que sí pueden monetizar, porque con aplicaciones tú puedes publicar anuncios y puedes hacer básicamente lo que quieres en términos de construir un modelo de ganancias. No es algo que nosotros prohibamos, es la forma en la que compañías como como Zynga monetiza juegos como FarmVille y ha llegado a ser una compañía valuada en millones de dólares.
Con ese ejemplo, estamos ayudando a las organizaciones a construir aplicaciones para noticias porque ellos están interesados, quieren monetizar en Facebook en el sentido de llevar tráfico a sus sitios y eso trae consecuencias en las ganancias. Ahora estamos buscando la forma de construir una presencia en Facebook que tenga ingresos directos como resultado de la plataforma. Creo que será interesante en los próximos meses, ver el lanzamiento de alguna de esas aplicaciones y ver cómo responden los usuarios porque creo que es una oportunidad que ha sido desaprovechada por muchas organizaciones periodísticas: el poder monetizar su presencia.