Y un día pasó. El Huffington Post superó al New York Times en cantidad de usuarios únicos. Un hito histórico en el periodismo en Internet. Por primera vez un medio periodístico nacido en Internet supera del primer lugar de preferencia al medio más tradicional de Estados Unidos. Es cómo diría Baricco: la bandera de los bárbaros en una de las mayores fortalezas del imperio.

¿Por qué un medio nacido en Internet supera en visitas a un periódico que ha acuñado su credibilidad en 200 años? Por mucho tiempo los medios tradicionales se ampararon, en Internet, en el prestigio de sus cabeceras, con métodos de difusión y cobertura de información basada en el mundo impreso. Durante toda la era 1.0, la idea de tener una sola puerta de entrada para la información tenía sentido, pero con la irrupción de la web 2.0 esta visión quedó totalmente obsoleta (Sino pregúntenle a los portales).

El HuffPo ha hecho una interpretación contemporánea de cómo se debe hacer periodismo en Internet: agregación de noticias, blogs de personajes prestigiosos y una gran inversión en una unidad de investigación. Es decir has bien lo que sabes hacer y el resto enlázalo como diría Jeff Jarvis.

Sin embargo, lo que mejor hace el Huffington, para obtener tan altos niveles de audiencia, es introducir sus noticias a los flujos sociales a través de redes cómo Twitter y Facebook. Ahora las personas están más tiempo consumiendo información en las redes sociales que en el mail, en los buscadores o los medios en Internet. El gran reto es introducir las noticias periodísticas en los flujos de noticias personales.

¿Cómo lo hace el HuffPo? Con el ‘Huff Post Social News’. Una comunidad abierta a todas las redes sociales, que une los flujos de Facebook y Twitter, en torno a las calificaciones y comentarios en sus noticias. Esta web de noticias no crea su propia comunidad sino utiliza las redes sociales ya existentes para identificar a sus usuarios y unirlos en esta nueva red.  La red de tus amigos en Twitter y Facebook que participan y consumen las noticias del Huffington. Usuarios que además  son catalogados y calificados por el HuffPo a través de condecoraciones como ‘Moderadores’, ‘Editores’ y ‘Colaboradores’. (al mejor estilo de Foursquare)

¿Qué logra con esto el HuffPo? Introducir sus noticias a los flujos sociales de las personas a través de las calificaciones (Ilike) comentarios y métodos para compartir (Share). Es así como un medio periodístico participa de las redes sociales. No solo creándose un fanpages o una cuenta en Twitter.  Y menos creando su propia red social cerrada.  Cada noticia del Huffpo tiene decenas de formas de integración social distintas para que la noticia trascienda el propio medio. Ya sea por una dedo arriba, un tuit, un comentario o un simple mail (entre otras muchas opciones) las noticias de esta web son distribuidas por su propia audiencia de manera viral.

Mientras tanto, el New York Times ha comenzado a cobrar por contenidos dejando solo un acceso total a los usuarios venidos de las redes sociales y buscadores. Comienzan a cobrar por su portada y se mantienen cautos a los altos flujos de audiencia llegados por estas otras dos fuentes. ¿Y aún nos preguntamos porque el HuffPo ha pasado al NYT?

El primero interpreta Internet con las reglas que lo rige: criterios sociales, economía del enlace, priorización de la audiencia. En tanto el segundo aún creen en el medio cerrado, la cabecera como prioridad y el cobro de contenido como modelo de negocio.