Si estuviste atento al Twitter la noche del viernes 10 de diciembre, quizás te percataste que por segunda vez un tema discutido mayoritariamente por tuiteros peruanos volvió a ser Trending Topic global en el popular servicio de microblogging y red social.

La primera fue la toma de rehenes en un banco de Gamarra, la semana pasada, que acabó con el secuestrador muerto.  En esta oportunidad se trató del capítulo final del sitcom Al fondo hay sitio.

Para algunos tuiteros a los que sigo que un tema como ese haya alcanzado la palestra de los tópicos tuiteros más discutidos a nivel mundial pues les parecía, por decir lo menos, estúpido. Más equivocados no podían estar.

Para comenzar, no me gustan las series de la dupla Efraín Aguilar-Gigio Aranda. Me parecen facilistas, maniqueas y tan poco reales debido al intensivo product placement del que hacen uso, que no las veo. Mis preferencias están en otros rubros. En casa, mi abuela y mi sobrino son fanáticos de la serie y, pese a todos los argumentos que les doy, no dejan de verla; tampoco se perdieron el dichoso capítulo.

Si hay algo que me ha enseñado estos más de 8 años chambeando contenidos digitales es que hay espacio para todo tipo de públicos. Así, hay quienes se deleitan con los post de Orsai, del bloguero/escritor Hernán Casciari, mientras otros se orinan de la risa con las estupideces de Rémi Gaillard. Yo estoy en ambos casos y por ello no fustigo a quienes les encanta Al fondo hay sitio. Menos a quienes lo expresan por Twitter.

Pero vamos al grano. Aquí mis razones por las que me parece tonto que te rasgues las vestiduras por haber visto el hashtag #alfondohaysitio como Trending Topic.

Desconoces para qué nació Twitter. La herramienta de Biz Stone, Jack Dorsey Evan Williams se ideó como un sistema de comunicación tipo SMS entre miembros de un grupo. Con el paso del tiempo, el servicio de microblogging y red social creció y muchos de los cambios que han ocurrido en el mismo se deben a la forma cómo se adueñaron de Twitter los usuarios.

Una de las modificaciones más sutiles, pero por ello no menos importante, fue la frase que aparece en la parte superior de la caja de texto para tuitear. Pasó de ¿Qué estás haciendo? (What are you doing?) a ¿Qué está pasando? (What’s happening?).

Entonces, si nació para comunicarse con un grupo de contactos – y de paso establecer lazos sociales -, ¿por qué la gente que sigue de cerca los pormenores de la vida de los Maldini y de los Gonzales – y que ha adoptado Twitter -, no habría de utilizarla para hablar de su serie favorita? ¿Acaso la final de temporada de esta producción peruana no era EL TEMA del momento en el mundo real™? Entonces, ¿por qué no habría de trasladarse a Twitter, si es el lugar para conversar de LO QUE ESTÁ PASANDO?

Desconoces para qué se utiliza Twitter. En agosto del 2009, una investigación llevada a cabo por Pearl Analytics reveló que el 40.55% de los 2000 tuits que estudiaron encajaba en una categoría que ellos definieron como “Pointless babble”, algo así como “chamullo sin sentido”. Para los investigadores, tuits como “Estoy comiendo un sandwich ahora”, “No puedo dormir” o “😀 [llegó mi autoregalo de Navidad]” son los mejores representantes de esta clasificación.

El segundo lugar de la escala lo ocupaban las conversaciones entre conocidos, con un 37.55%, mientras que el 8.70% lo conformaban los RT, que Pearl Analytic agrupó en la categoría “Pass- Along Value”. En el último lugar – 3.60% – estaban las noticias.

¿De verdad creen mis amigos periodistas y comunicadores a quienes sigo en Twitter que esto es diferente en Perú? ¿Que solo los tuiteros locales deben conversar del paro en Huaraz, de Comunicore, del Nobel a Mario Vargas Llosa y no del Zombie Walk, de la Navidad o del chullo que lució el vocalista de Tokio Hotel? Y pensar que he visto a varios participando de #tuiteandoenlosnoventa o de #trespalabrasdespuesdelsexo. #yoconfieso que no sé si categorizar sus tuits en “Noticias” o “Chamullo sin sentido” 😛.

Desconoces el potencial de Twitter. Cuando converso con colegas periodistas y gente relacionada la gestión de contenidos digitales, siempre les digo que, al menos en Perú, Twitter no es la plataforma en la que uno debe concentrar sus esfuerzos, esto debido a que aún no hay mucho público usándola, según la data de Google Trends for Websites.

Como me han contado algunos amigos que han asistido a los talleres de Comscore – sí, la gigante medidora ya está en Perú a poner los puntos sobre las íes en cuanto a investigación de público en Internet -, la compañía estadounidense también ratifica la información del buscador. Por su parte, Alexa ubica a Twitter en el puesto 14 de Top sites in Peru.

Por eso me alegró ver que #alfondohaysitio haya alcanzado Trending Topic global, porque ello significa que el fanático de la serie se conectó para comentar el final de la serie mientras era transmitido, lo que implica un cambio hacia el uso de la herramienta: la han asimilado de tal manera que no les parece raro tuitear mientras hacen otra cosa. Es decir Twitter ha pasado a formar parte de su vida, se ha convertido en una “tecnología aburrida”. Y como dice Clay Shirky en su libro ‘Aquí vienen todos’, cuando una tecnología se vuelve parte de tu rutina es cuando puede originar las grandes revoluciones.

¿El servicio de microblogging y red social, rey del tiempo real, puede llegar a su potencial en Perú? Claro, si se convierte en lo que significa el sms para el peruano de a pie. Y así, como ahora la mayoría tuitea sobre sus series de TV, no te soprenda que mañana más tarde protesten y coordinen esfuerzos en contra de una abrupta interrupción del mandato presidencial o para coordinar ayuda en caso de una tragedia.