La evolución del tipo de contenidos que presenta una web de noticias cada vez genera más de una interrogante sobre: ¿Qué es lo que se debe publicar?. Lo más conservadores indican que un sitio debe ceñirse a la linea editorial del medio al que pertenece; otros más osados señalan que un sitio web debe tener independencia sobre el medio que lo ampara con su marca.

Esta segunda tendencia, así de radical, es la que yo avalo sin duda. Para la arquitectura de una web y la decisión de publicación de las noticias, los usuarios tiene un protagonismo indudable. Las noticias consumidas desde categorías como: “lo más leído” y “lo más comentado” son las que han llevado a repensar ¿Qué se debe publicar en una sitio de noticias?

Una web de noticias ya no publica solo noticias (así de redundante), sino también contenidos. La portada de un sitio debe ser como un control remoto, el que es activado por el usuario para un zapping permanente sobre diversos canales, secciones, tags e hipervínculos. Es así que la apariencia en grid de las portadas de CNN, Newser y Elcomercio.pe, tienen mucho sentido.

Una página web de noticias, en estos momentos, está más cerca de la selección de contenidos de la televisión que la de un periódico. Las épocas en que una página web estaba solo para informar esta siendo dejado de lado para entender que una página web también está para servir y entretener.

Cómo sabemos, las capacidades multimedia de los sitios está decantando en decidir no solo el contenido, sino el formato, en función de la reacción que tenga la audiencia. No es lo mismo una noticia escrita para web del beso de Casillas a la Carbonero, que un video con opción de comentarios sobre el mismo hecho.

Los nuevos productores de contenidos para Internet están más atentos que nunca al comportamiento de la audiencia, gracias a las estadísticas online y las redes sociales. Ahora un periodista no supone que quiere la gente, como en la TV, con sus estudios de rating, o los periódicos, con sus mediciones de lectoría bimensual; sino sabe con absoluta certeza que es lo que la audiencia más consume. Sabe la hora, el país y hasta el tiempo que estuvo un usuario en una noticia. Y es más sabe de manera inmediata sus comentarios sobre una publicación.

Es ahí  donde el productor de contenido cae en el dilema de publicar “lo que le gusta a la gente”. La idea es tener en cuenta el comportamiento de la audiencia en el sitio, para poder proponerle contenidos creativos. Contenidos con títulos jaladores, que ayuden a la taxonomía y el SEO de Google;  con formatos diversos; y con la posibilidad de que la audiencia intervenga, ya sea con opiniones o con la propia modificación de los contenidos.

Es entonces que la crítica nace: ¿Esto es noticia? Es ahí donde subyase el presunto dilema. Una página web de noticias sigue siendo evaluada bajo el paradigma del diario impreso. Pero bajo este parámetro se estaría subestimando la esencia hipertextual, multimedia e interactivo de un sitio. Hay que entender que una web de noticias es un multimedio de multicanales.

¿Qué es más importante: la predicción del pulpo Paul o el discurso del Papa? Ambos contenidos pueden estar en la web y ambos pueden ser consumidos, por el mismo usuario casi en paralelo (click derecho). A diferencia de un periódico, o la televisión, la audiencia ya no es esclavizada a un orden de consumo. En la web el usuario decide cómo y cuándo  dónde consumir la información.

Algunos críticos hablan del desgaste de la marca o el no responder a los principios del medio. Sin embargo, a mi entender la creación de contenidos diversos, más allá de la mera nota informativa, es lo que refuerza la marca en realidad. Es la presentación de un menú diverso que responde a la interacción con el usuario, antes que en la mera emisión de información.

Finalmente, una web de noticias, tiene que tratar de comportarse como una plataforma que emite, interactua y enlaza contenidos. Contenidos noticiosos, sin duda, pero también de servicio y entretenimiento. En la web hay que comportarse, no como un canal de televisión, sino como una cadena de canales, con un mismo perfil, pero con diferentes fines de cara a la audiencia.