newyear08

Ayer preparé una clase sobre Google. Lo primero que pregunté fue: ¿Para qué usamos Google? La respuesta inmediata fue: para buscar información. Este simple planteamiento es en realidad la base de todos los cambios. Es el cambio de lo que antes entendíamos como conocimiento, tal como lo describe Alessandro Baricco en su libro “Los Bárbaros”. (El título de mi blog es en homenaje a ese libro)

Baricco afirma que el conocimiento ya no es la búsqueda del saber en profundidad, sino más bien es la trayectoria y la experiencia en esta búsqueda del saber. Una búsqueda que es superficial y que busca la espectacularidad.

Si usted se ha vuelto un conocedor de múltiples temas de manera superficial y es capaz de navegar por más de 15 páginas, entre blogs, Facebook y sites de periódicos, y adquirir conocimientos variados, en paralelo y de manera permanente a través de la red, pues usted está siendo afectado por esta nueva forma de entender el mundo, o como diría Baricco, usted ya es un bárbaro.

¿Alguna vez no le ha pasado que, ante la duda de lo que significa una palabra, ha usado Google? Más de una vez, tras ver una película, ¿no ha recurrido a los blogs para conocer la opinión de otros cinéfilos? O probablemente, antes de comprar el último celular N97 de Nokia, ha apelado al gigante buscador para consultar las bondades de dicha máquina.

Así de fácil, usted con Internet pudo conocer la etimología de una palabra, ser un crítico de cine al instante y un especialista sobre tecnología. Todo con una erudición absolutamente superficial pero adquirida de manera muy rápida.

Lo que ha logrado Google hacer es cambiar nuestra concepción de lo que es conocimiento. El conocimiento especializado en un tema que ha comenzado a quedar desfasado ante esta horda de bárbaros que quieren saber de todo un poco y de manera veloz.

De qué sirve estudiar un tema específico durante años, si en todo ese tiempo no absorbió ningún otro tipo de saber. De qué sirve pasar tanto tiempo informándose si en ese lapso pudo enterarse de varios temas en paralelo pero sin tanta profundidad.

Ahora el conocimiento que vale es el que se logra adquirir en cuestión de segundos, el que logra que generes una experiencia inmediata de manera superficial Ahora el conocimiento que importa es el que genera una trayectoria que se resumen a un simple en click.

Google ha transformado nuestras vidas en base al cambio de nuestra forma de pensar.