1101090216_400

Más de una vez he tenido que discutir con periodistas, publicistas y administradores sobre el tema del cobro por las noticias en la red. Los directores y gerentes de diarios siempre quieren defender la rentabilidad de su edición impresa con el pago por sus noticias en Internet.

Alguna vez me hicieron levantar el crucigrama en PDF de la web de un diario donde trabajé, pues el director decía que le podría quitar lectores; y en otra oportunidad me hicieron crear un sistema de suscripciones por Internet para la edición impresa de un periódico, que fue un gran fracaso (500 suscriptores anuales, o sea nada).Todas estas eran respuestas rudimentarias ante el difícil problema de la perdida de lectores en los periódicos.

El gran dilema desde la aparición de Internet ha sido el modelo de negocios. ¿Cómo hacer para ganar dinero en la red? En una primera época se creyó que el cobrar por contenido era el camino más viable. El gran ejemplo siempre fue el exitoso modelo de suscripciones del Wall Street Journal. Sin embargo, no se pensó en que en este caso específico los lectores estaban pagando por datos precisos que generan negocios y no por la noticia en sí misma.

Sin embargo, solo fracasos como los de la versión web de El País de España, que pasó al pago por casi dos años y luego tuvo que liberar sus contenidos, demostraron que los usuarios no pagarían por información que podrían encontrar en otros sitios de manera gratuita en la red.

Es así que el modelo de información gratuita y publicidad fue el que se impuso en los últimos años. Sin embargo, este modelo no se resuelve tan fácilmente con colocar Google AdSense a la web de un periódico. La idea no es tan sencilla. Primero la publicidad en la red no tiene el valor que en el papel y además la fórmula de que un lector se transforma en usuario no es tan simple pues la oferta de información en la red es un millón de veces más grande a la que ofrece el kiosco de la esquina.

Con la crisis económica desatada en el 2008, los casos de caídas en la rentabilidad de los periódicos se multiplican (The Chicago Tribune y Los Angeles Times se han declarado en bancarrota y el NYT hipotecó su edificio) y ante esta situación, las versiones en Internet de los periódicos no responden con grandes ganancias que puedan sustituir a lo perdido en las ediciones impresas.

En medio de todo este caos por saber de donde sacar dinero, apareció la revista Time con su provocadora portada de un pescado envuelto en un periódico y su propuesta “Cómo salvar tu periódico”. La idea es simple: realizar “micropagos” por la información. Este modelo propone regresar al pago por noticias, pero de manera más puntual. No pagar por toda la edición sino por cada nota leída, al mejor estilo del iTunes de Apple.

Como decía Juan Varela en su blog “Se puede cobrar (y poco) por algunos contenidos digitales, pero es muy difícil volver a cobrar por las noticias. No hay iTunes para las noticias posible (tampoco iPod), porque la forma de consumo, el valor que les da la audiencia y la multitud de oferta cuando la información es un commodity lo hace inviable”

Los periódicos deben explorar nuevas ideas que puedan generar un modelo de negocio. Inspirarse en Google y cómo le encontró la vuelta al negocio a través de publicidad personalizada (con inspiración de Overture) y la aplicación de la teoría del Long Tale (el valor en la red no está en unos cuantos éxitos sino en los millones de fracasos).

Los periódicos antes de pensar de cobrar por contenidos, deberían pensar más en la personalización de información, en la identificación de sus usuarios, en la creación de algoritmos noticiosos que logren obtener información más precisa, en pensar en el valor que generan su información de archivo en la red, en elevar el costo de la publicidad en Internet, entre otras muchas posibilidades.

Todas estas son algunas ideas que están más allá de solo comprar un pescado envuelto en papel periódico, y más relacionadas en comprar, con conocimiento, exactamente el pescado que te gusta, que lo obtengas fresco, y no congelado, de la manera más rápida posible.

Blog Relacionado:

“Micropagos contra la crisis” en el blog Décima Avenida