You are currently browsing the tag archive for the ‘impreso’ tag.

Acá les dejo la presentación que hice para la clase de titulación que dicto en la PUCP ‘Comunicaciones y Nuevos Medios’. Está gráfica ha sido construida en base al ‘Paréntesis Gutenberg’ de Lars Ole Sauerberg, muy bien explicada en sendos post por Alejandro Piscistelli y Carina Maguregui en sus respectivos blogs. A este esquema se le ha agregado los conceptos del libro ‘Los Bárbaros’ de Alejandro Baricco (por eso el título de mi blog ;) ) y  ‘La Musa Aprende a Escribir’ de Eric A. Havelock. Además se le ha superpuesto un supraesquema creado por Eduardo Zapata y Juan  Biondi, explicado, en parte, en sus libros ‘Derribando Muros‘ y ‘La Palabra Permanente‘.

Ya que WordPress no me permite incrustar el Prezi acá les paso el url: http://prezi.com/zj9urmwiwclg/barbaros-post-gutenberg/

En esta parte me tocó preguntar a mí y la pregunta a Pepe Cervera fue alrededor de si la prensa en papel va a desaparecer, tal y como la conocemos. Mi planteamiento va por el lado de que si en la red se está buscando crear contenidos de calidad para cobrar por ellos, dejando atrás la etapa de información común y compartida en la web (commodities), entonces ¿qué lugar en el mercado van a ocupar los diarios impresos?

La respuesta de Pepe, ex director adjunto del diario gratuito español 20 Minutos, me pareció genial: “A largo plazo el papel deberá hacer valer sus puntos fuertes: el papel es económico, funciona en el trasporte público, se puede distribuir de manera muy económica, y mira, que cosa más tonta, el papel lo dejas caer y no se rompe”.

Este punto que toca Pepe me parece trascendental para entender el futuro de la prensa en papel, tal y como se le conoce. El impreso deberá buscar su nuevo sitio en el mercado en base a sus características físicas, mientras la Internet se hará cargo de la información generalista, dado su alcance global.

blogmariogarcia
Gracias a José Kusunoki (@jkusunoki) comencé a seguir a Mario García, uno de los consultores y diseñadores de diarios más importantes del mundo, a través de su espacio The Mario Blog.

Quienes dirigen medios impresos en el país deberían tomar nota de su último post Online First but Print Surprises.

Les dejo este extracto:

This phrase continues to resonate in my head. And I am so happy that editors worldwide consider it their mantra as they transition from a world in which the newspaper is king in terms of content flow, newsroom logistics and tradition, to a world where NEWS is what matters, then comes a consideration of the medium thru which it will be presented.

Esta frase continúa resonando en mi cabeza. Y estoy muy feliz que editores alrededor del mundo lo consideren su mantra mientras ellos hacen una transición de un mundo en el que el diario es rey en términos de flujo de contenidos, logística de redacciones y tradición, a un mundo en el que la NOTICIA es lo que importa y luego viene a consideración el medio en el que será presentada.

y este otro que, como bien dice Mario, debería estar como un gran aviso presente en algunas redacciones:

It is, to me, the final realization that we are in the news business, NOT in the newspaper business

Es, para mí, la comprensión final que estamos en el negocio de las noticias, NO en el negocio de los diarios.

1101090216_400

Más de una vez he tenido que discutir con periodistas, publicistas y administradores sobre el tema del cobro por las noticias en la red. Los directores y gerentes de diarios siempre quieren defender la rentabilidad de su edición impresa con el pago por sus noticias en Internet.

Alguna vez me hicieron levantar el crucigrama en PDF de la web de un diario donde trabajé, pues el director decía que le podría quitar lectores; y en otra oportunidad me hicieron crear un sistema de suscripciones por Internet para la edición impresa de un periódico, que fue un gran fracaso (500 suscriptores anuales, o sea nada).Todas estas eran respuestas rudimentarias ante el difícil problema de la perdida de lectores en los periódicos.

El gran dilema desde la aparición de Internet ha sido el modelo de negocios. ¿Cómo hacer para ganar dinero en la red? En una primera época se creyó que el cobrar por contenido era el camino más viable. El gran ejemplo siempre fue el exitoso modelo de suscripciones del Wall Street Journal. Sin embargo, no se pensó en que en este caso específico los lectores estaban pagando por datos precisos que generan negocios y no por la noticia en sí misma.

Sin embargo, solo fracasos como los de la versión web de El País de España, que pasó al pago por casi dos años y luego tuvo que liberar sus contenidos, demostraron que los usuarios no pagarían por información que podrían encontrar en otros sitios de manera gratuita en la red.

Es así que el modelo de información gratuita y publicidad fue el que se impuso en los últimos años. Sin embargo, este modelo no se resuelve tan fácilmente con colocar Google AdSense a la web de un periódico. La idea no es tan sencilla. Primero la publicidad en la red no tiene el valor que en el papel y además la fórmula de que un lector se transforma en usuario no es tan simple pues la oferta de información en la red es un millón de veces más grande a la que ofrece el kiosco de la esquina.

Con la crisis económica desatada en el 2008, los casos de caídas en la rentabilidad de los periódicos se multiplican (The Chicago Tribune y Los Angeles Times se han declarado en bancarrota y el NYT hipotecó su edificio) y ante esta situación, las versiones en Internet de los periódicos no responden con grandes ganancias que puedan sustituir a lo perdido en las ediciones impresas.

En medio de todo este caos por saber de donde sacar dinero, apareció la revista Time con su provocadora portada de un pescado envuelto en un periódico y su propuesta “Cómo salvar tu periódico”. La idea es simple: realizar “micropagos” por la información. Este modelo propone regresar al pago por noticias, pero de manera más puntual. No pagar por toda la edición sino por cada nota leída, al mejor estilo del iTunes de Apple.

Como decía Juan Varela en su blog “Se puede cobrar (y poco) por algunos contenidos digitales, pero es muy difícil volver a cobrar por las noticias. No hay iTunes para las noticias posible (tampoco iPod), porque la forma de consumo, el valor que les da la audiencia y la multitud de oferta cuando la información es un commodity lo hace inviable”

Los periódicos deben explorar nuevas ideas que puedan generar un modelo de negocio. Inspirarse en Google y cómo le encontró la vuelta al negocio a través de publicidad personalizada (con inspiración de Overture) y la aplicación de la teoría del Long Tale (el valor en la red no está en unos cuantos éxitos sino en los millones de fracasos).

Los periódicos antes de pensar de cobrar por contenidos, deberían pensar más en la personalización de información, en la identificación de sus usuarios, en la creación de algoritmos noticiosos que logren obtener información más precisa, en pensar en el valor que generan su información de archivo en la red, en elevar el costo de la publicidad en Internet, entre otras muchas posibilidades.

Todas estas son algunas ideas que están más allá de solo comprar un pescado envuelto en papel periódico, y más relacionadas en comprar, con conocimiento, exactamente el pescado que te gusta, que lo obtengas fresco, y no congelado, de la manera más rápida posible.

Blog Relacionado:

“Micropagos contra la crisis” en el blog Décima Avenida

 

impresoweb1

Hoy leí en Perú21.pe un informe de Esther Vargas, que escribió para Tinta Digital, sobre el documental “Redacciones On Line” de Alvaro Liuzzi. A su vez me enteré de la separación de las redacciones de 20minutos.es (están siguiendo el camino inverso) y poco después leí los alcances que hizo Marco Sifuentes sobre el tema en su recientemente estrenado blog en Perú.21, Perú2.1.

La guerra entre los integracionistas y desintegracionistas está sobre la mesa y parece que vivirá una de sus batallas más cruentas. Una guerra que seguramente estará documentada en el trabajo audiovisual de Liuzzi, y en donde se podrán ver todos los muertos y heridos de estos enfrentamientos.

Cuando empecé a trabajar en Internet, allá por el año 2000 en Peru.com, la creación de una redacción de noticias en un portal surgió como una necesidad. La creación de los procesos de trabajo se organizaron sobre la marcha, en base al sentido común de los periodistas que trabajábamos allí (publicar online, linkear enlaces y tener fotos y videos).

Dos años después, arribé a Perú.21 y si bien el director y su equipo sabían de la importancia de contar con una web, ellos solo le daban valor al alcance mundial de Internet, antes que a las repercusiones de las mismas noticias publicadas en la red. Para ellos la web era un complemento del diario ¡Qué error! Eran épocas en las cuales, para gran parte de la redacción, yo era un ingeniero de Sistemas (que no lo soy) antes que un periodista (que siempre lo seré).

Durante mis épocas de editor de la web de Perú.21, cree una pequeña redacción digital de 5 periodistas que trabajaban notas propias en paralelo del impreso. Épocas en que me negaba a ser solo un periodista 1.0 que pasaba el impreso en la web. Los redactores publicaban on line teniendo como fuente la radio, la tv y los cables y no la información que manejaba la propia redacción.

Era casi una utopía pedirle una nota a algún redactor del impreso, a pesar de que ellos estaban a solo centímetro de distancia de nuestras computadoras. En mis sueños siempre existía el gran proyecto de cambiar algunas costumbres de la redacción, para lograr que ellos me entregaran algunas de sus notas, fotos o audios para publicarlas inmediatamente en la web.

Tras esta experiencia, en el 2006 caí en la redacción, exclusivamente digital, de Clarín de Argentina, que se encontraba físicamente a varios kilómetros de distancia del diario impreso. Todos trabajaban en exclusiva para la web, con algunas coordinaciones con el diario impreso. Todo este equipo había logrado consolidar muchos procesos periodísticos exclusivos para Internet, gracias a su independencia (slideshows, especiales multimedia, audios propios).

No existían redactores asustados por quemar su primicia en la web, ni discusiones bizantinas sobre si se debería publicar o no una nota. Sin embargo, una nube con mucha lluvia estaba por llegar a Clarín y lo entendí cuando arribó Jean Francois Fogel de LeMonde.fr  (autor del gran libro ‘La prensa sin Gutenberg’).  Se reunió a todos los editores de la web y el impreso en un salón para que Fogel explicara, durante tres días, las ventajas y desventajas de unir las redacciones online.

La conclusión, después de múltiples ejercicios periodísticos, fue tener redacciones separadas, con los procesos que demandan las plataformas y con coordinaciones editorial sobre temas específicos. Respiré tranquilo y pensé que viviría feliz en mi mundo de redacciones apartadas en sus procesos, pero unidas por la noticia. Meses después de dejar de laborar en Clarin.com, me enteré a través de mis ex compañeros que toda la sección de noticias (denominada Ultimo Momento) pasó a integrarse a las distintas secciones del diario impreso. La batalla en esa redacción se había perdido.

Ahora que estoy en El Comercio, vivimos una realidad particular, pues como alguna vez me explicó Salaverría (cuando estuvo en Lima en el 2007), cada redacción tiene su propio mundo.

En El Comercio se tienen redacciones separadas en sus procesos de trabajo pero vinculadas físicay editorialmente. Se hacen trabajos coordinados con el diario papel de manera permanente. Asimismo, existe un equipo de noticias en la Gerencia de Medios Digitales, en donde se trabajan contenidos periodísticos exclusivos para Internet, como son todas las piezas en video y notas con audio que aparecen en las web de El Comercio (multiplayer).

En mi opinión existen productos periodísticos que tiene que desarrollarse de manera exclusiva y por separado, con un equipo de trabajo que labore inmune para la plataforma de Internet. La red sigue siendo un lugar de ensayo y error y no un espacio, como el del impreso, en donde todos los géneros están desarrollados y consolidados.  Muchas de las labores de una redacción online son nuevas y diferentes a las que se realizan en el papel. En un periódico no se encontrará un editor flujos noticiosos de home, un facilitador de interactividad,  un documentalista de enlaces, un videoreportero – editor, un infografista interactivo o un indexador de buscadores, entre otras muchas funciones nuevas.  

El redactor de un diario impreso tiene una rutina de trabajo acuñada durante más de 500 años, desde  la creación de la imprenta.  No se le puede pedir que derrumbe todos sus paradigmas para que se transforme en un ser digital capas de entender el valor de lo virtual.

Hay nuevas generaciones de periodistas nativos digitales (y grandes barbaros)  que serán capaces de trabajar noticias para cualquier plataforma y en cualquier formato, y serán ellos los grandes protagonistas de las integraciones de las redacciones (al mejor estilo del Newsplex). 

 Dibujo: Ramón Rodriguez Ramos, de la presentación de Mario Tascón “Cómo acabar con los periódicos de una vez por todas

Adelanto ABC.es from alvaro liuzzi on Vimeo.

Sigue a Pedro “El Barbaro”

Sigue a Diego “El Invasor”

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores